Pa­ten­te de cor­so

Una his­to­ria de Es­pa­ña (LX)

La Voz de Galicia (A Coruña) - XL Semanal - - Magazine - Por Ar­tu­ro Pé­rez-re­ver­te www.xl­se­ma­nal.com/pe­rez­re­ver­te

ya­sí lle­ga­mos, se­ño­ras y se­ño­res, al año del desas­tre. A 1898, cuan­do la Es­pa­ña que des­de el año 1500 ha­bía te­ni­do al mun­do aga­rra­do por las pe­lo­tas, des­pués de un si­glo y pi­co cre­cien­do y ca­si tres en­co­gien­do co­mo ro­pa de ma­la ca­li­dad muy la­va­da, que­dó re­du­ci­da a ca­si lo que es aho­ra. Le die­ron –nos die­ron– la pun­ti­lla las gue­rras de Cu­ba y Fi­li­pi­nas. En el in­te­rior, con Al­fon­so XII ni­ño y su ma­dre rei­na re­gen­te, las nu­bes ne­gras se iban acu­mu­la­do des­pa­cio, por­que a los obre­ros y cam­pe­si­nos es­pa­ño­les, in­di­vi­dua­lis­tas co­mo la ma­dre que los pa­rió, no les iba mu­cho la or­ga­ni­za­ción so­cia­lis­ta –o pron­to, la co­mu­nis­ta– y pre­fe­rían ha­cer­se anar­quis­tas, con lo que ca­da cual se lo mon­ta­ba apar­te. Eso iba de dul­ce a los po­de­res es­ta­ble­ci­dos, que se­guían to­rean­do al per­so­nal por los dos pi­to­nes. Pe­ro lo de Cu­ba y Fi­li­pi­nas aca­ba­ría re­mo­vien­do el pai­sa­je. En Cu­ba, de nue­vo in­su­rrec­ta, don­de mi­les de es­pa­ño­les man­te­nían con la me­tró­po­li la­zos co­mer­cia­les y fa­mi­lia­res, la re­pre­sión es­ta­ba sien­do bes­tial, muy bien re­su­mi­da por el ge­ne­ral Wey­ler, que era ba­ji­to y con muy ma­la le­che: «¿Que he fu­si­la­do a mu­chos pri­sio­ne­ros? Es ver­dad, pe­ro no co­mo pri­sio­ne­ros de gue­rra sino co­mo in­cen­dia­rios y ase­si­nos». Eso avi­va­ba la ho­gue­ra y te­nía mal arre­glo, en pri­mer lu­gar por­que los Es­ta­dos Uni­dos, que ya es­ta­ban en for­ma, que­rían zam­par­se el Ca­ri­be es­pa­ñol. Y en se­gun­do, por­que las vo­ces sen­sa­tas que pe­dían un es­ta­tus ra­zo­na­ble pa­ra Cu­ba se veían aho­ga­das por la es­tu­pi­dez, la co­rrup­ción, la in­tran­si­gen­cia, los in­tere­ses co­mer­cia­les de la al­ta bur­gue­sía –ca­ta­la­na en par­te– con ne­go­cios cu­ba­nos, y por el pa­trio­te­ris­mo ba­ra­to de una pren­sa ven­di­da e irres­pon­sa­ble. El re­sul­ta­do es co­no­ci­do de so­bra: una gue­rra cruel que no se po­día ga­nar (los hi­jos de los ri­cos po­dían li­brar­se pa­gan­do pa­ra que un des­gra­cia­do fue­ra por ellos), la in­ter­ven­ción de Es­ta­dos Uni­dos, y nues­tra es­cua­dra, al man­do del al­mi­ran­te Cer­ve­ra, blo­quea­da en San­tia­go de Cu­ba. De Ma­drid lle­gó la or­den dis­pa­ra­ta­da de sa­lir y pe­lear a to­da cos­ta por el ho­nor de Es­pa­ña –una Es­pa­ña que aquel do­min­go se fue a los to­ros–; y los ma­ri­nos es­pa­ño­les, aun sa­bien­do que los iban a des­cuar­ti­zar, cum­plie­ron las ór­de­nes co­mo un si­glo an­tes en Tra­fal­gar, y fue­ron sa­lien­do uno tras otro, po­bres in­fe­li­ces en bar­cos de ma­de­ra, pa­ra ser ani­qui­la­dos por los aco­ra­za­dos yanquis, a los que no po­dían opo­ner fuer­za su­fi­cien­te –el Cris­tó­bal Co­lón ni si­quie­ra te­nía mon­ta­da la ar­ti­lle­ría–, pe­ro sí la ben­di­ción que en­vió por te­lé­gra­fo el ar­zo­bis­po de Ma­drid-al­ca­lá: «Que San­tia­go, San Telmo y San Rai­mun­do va­yan de­lan­te y os ha­gan in­vul­ne­ra­bles a las ba­las del enemi­go». A eso se unie­ron, cla­ro, los po­lí­ti­cos y la pren­sa. «Las es­cua­dras son pa­ra com­ba­tir» , la­dra­ba Ro­me­ro Ro­ble­do en las Cor­tes, mien­tras a los par­ti­da­rios de ne­go­ciar, co­mo el mi­nis­tro Mo­ret, les mon­ta­ban es­cra­ches en la puer­ta de sus ca­sas. Po­cas ve­ces en la his­to­ria de Es­pa­ña hu­bo tan­to va­lor por una par­te y tan­ta in­fa­mia por la otra. Des­pués de aque­llo, aban­do­na­da por las gran­des po­ten­cias por­que no pin­tá­ba­mos un ca­ra­jo, Es­pa­ña ce­dió Cu­ba, Puer­to Ri­co –don­de los puer­to­rri­que­ños ha­bían com­ba­ti­do jun­to a los es­pa­ño­les– y las Fi­li­pi­nas, y al año si­guien­te se vio obli­ga­da a ven­der a Ale­ma­nia los ar­chi­pié­la­gos de Carolina y Pa­laos, en el Pa­cí­fi­co. En Fi­li­pi­nas, por cier­to ( «Una co­lo­nia go­ber­na­da por frailes y mi­li­ta­res» , la des­cri­be el his­to­ria­dor Ra­món Vi­lla­res), ha­bía pa­sa­do más o me­nos lo de Cu­ba: una in­su­rrec­ción com­ba­ti­da con vio­len­cia y cruel­dad, la in­ter­ven­ción nor­te­ame­ri­ca­na, la es­cua­dra del Pa­cí­fi­co des­trui­da por los ame­ri­ca­nos en la bahía de Ca­vi­te, y unos com­ba­tes te­rres­tres don­de, co­mo en la ma­ni­gua cu­ba­na, los po­bres sol­da­di­tos es­pa­ño­les, sin me­dios mi­li­ta­res, en­fer­mos, mal ali­men­ta­dos y a mi­les de ki­ló­me­tros de su pa­tria, lu­cha­ron con el va­lor ha­bi­tual de los bue­nos y fie­les sol­da­dos has­ta que ya no pu­die­ron más –mi abue­lo me con­ta­ba el es­pec­tácu­lo de los bar­cos que traían de Ul­tra­mar a aque­llos es­pec­tros es­cuá­li­dos, he­ri­dos y en­fer­mos–. Y

Quie­nes pe­dían una so­lu­ción ra­zo­na­ble pa­ra Cu­ba se veían aho­ga­dos por la es­tu­pi­dez, la co­rrup­ción y la in­tran­si­gen­cia

al­gu­nos, in­clu­so, pe­lea­ron más allá de lo hu­mano. Por­que en Ba­ler, un pue­ble­ci­to fi­li­pino ais­la­do al que no lle­gó no­ti­cia de la paz, un gru­po de ellos, los úl­ti­mos de Fi­li­pi­nas, ais­la­dos y sin no­ti­cias, si­guie­ron lu­chan­do un año más, cre­yen­do que la gue­rra con­ti­nua­ba, y cos­tó mu­cho con­ven­cer­los de que to­do ha­bía aca­ba­do. Y co­mo es­pa­ño­lí­si­mo co­lo­fón de es­ta his­to­ria, di­re­mos que a uno de aque­llos hé­roes, el úl­ti­mo o pe­núl­ti­mo que que­da­ba vi­vo, un gru­po de mi­li­cia­nos o fa­lan­gis­tas, da igual quié­nes, lo sa­ca­ron de su ca­sa en 1936 y lo fu­si­la­ron mien­tras el po­bre an­ciano les mos­tra­ba sus vie­jas e inú­ti­les me­da­llas. [Con­ti­nua­rá].

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.