Are­nas mo­ve­di­zas

La fe­ria de Co­lau

La Voz de Galicia (A Coruña) - XL Semanal - - Magazine - Por Car­los He­rre­ra www.xl­se­ma­nal.com/he­rre­ra car­los@car­los­he­rre­ra.net/www.car­los­he­rre­ra.com

cree­mos que he­mos lle­ga­do al bor­de de to­das las de­ca­den­cias po­lí­ti­cas y no nos da­mos cuen­ta de que siem­pre se pue­de dar un pa­so al fren­te, ha­cia cual­quier abis­mo, ha­cia el em­peo­ra­mien­to ines­pe­ra­do. La siem­pre ex­qui­si­ta ciu­dad de Bar­ce­lo­na es un ejem­plo de ello. No es el úni­co, evi­den­te­men­te, pe­ro es­tá muy acu­sa­do el sen­de­ro des­cen­den­te ha­cia el de­cli­ve más in­sos­pe­cha­do. Bar­ce­lo­na siem­pre pa­re­ce ha­cer­te el fa­vor de le­gi­ti­mar­te, bien seas vi­si­tan­te o nue­vo po­bla­dor: la pá­ti­na de ciu­dad 'di­fe­ren­te', ami­ga de la mo­der­ni­dad, tra­za­da por di­se­ños que no es­tán al al­can­ce del res­to de las ur­bes es­pa­ño­las –siem­pre tan pue­ble­ri­nas–, to­ca­da por el ai­re co­ol de la mejor Eu­ro­pa, tan young, tan chilly, tan nippy, tan le­vel-hea­ded… A la Bar­ce­lo­na que bien co­no­ce­mos quie­nes he­mos mo­ra­do en ella, le ha caí­do co­mo un ani­llo al de­do su al­cal­de­sa, una po­bre ig­no­ran­te sin ofi­cio ni be­ne­fi­cio ele­gi­da por sus con­ciu­da­da­nos co­mo un ejer­ci­cio más de en­si­mis­ma­mien­to en la fri­vo­li­dad de creer­se la ca­ri­ca­tu­ra en la que se ha con­ver­ti­do. Ada Co­lau, una pa­ya­sa ca­lle­je­ra con ín­fu­las de jus­ti­cie­ra fi­ni­se­cu­lar, es­tá que­man­do eta­pas a dia­rio pa­ra aca­bar de ha­cer de Bar­ce­lo­na lo que tan­tos bar­ce­lo­ne­ses mar­gi­na­les han so­ña­do y tan­tos otros se me­re­cen por ha­ber aban­do­na­do la de­cen­te cos­tum­bre de pe­lear por la sen­sa­tez. Pre­sa de un te­rri­ble com­ple­jo po­lí­ti­ca­men­te co­rrec­to, Bar­ce­lo­na es­tá vien­do có­mo una ti­pa ex­traí­da de lo peor de sus con­tra­dic­cio­nes co­mo ciu­dad va, fi­nal­men­te, a mo­mi­fi­car la ur­be. De mo­men­to va con­si­guien­do que de­ter­mi­na­dos ne­go­cios que de­tes­ta ca­mi­nen más cer­ca de la rui­na que de la ren­ta­bi­li­dad, que aca­ben ce­rran­do los ho­te­les, que los okupas cam­pen a sus an­chas, que los ven­de­do­res ile­ga­les se sien­tan con más de­re­chos que El Cor­te In­glés, que los ca­tó­li­cos sal­gan a la ca­lle sin­ce­ra­men­te ofen­di­dos y que to­do re­sen­ti­mien­to sea po­co me­nos que un pa­sa­por­te pa­ra ejer­cer la política, gran­de o pe­que­ña. Co­lau es de ese gé­ne­ro cre­tino que con­si­de­ra que su gran tra­ba­jo es­tri­ba en con­ver­tir su ciu­dad en un per­fec­to ejem­plo de la an­ti­pa­tía. No se en­tien­de de otra ma­ne­ra que ha­ce un par de se­ma­nas, con mo­ti­vo de la Fe­ria de En­se­ñan­za, se di­ri­gie­ra de for­ma des­a­bri­da e im­pro­ce­den­te a dos mi­li­ta­res que pre­ten­dían sa­lu­dar­la. Es ya sa­bi­do –es­te ti­po de he­roi­ci­da­des es­tú­pi­das aca­ban sien­do muy di­fun­di­das– que la mu­cha­cha les di­jo a los mi­li­ta­res que si por ella fue­ra no es­ta­rían allí, ya que aque­llo era un sa­lón pa­ra en­se­ñar y no un lu­gar pa­ra las ar­mas. Los mi­li­ta­res re­co­gie­ron ve­las y se vol­vie­ron a su es­tand, mien­tras que la ti­pa en cues­tión si­guió su re­co­rri­do pe­ro­nis­ta por la sa­la. El Ejér­ci­to es­ta­ba en esa fe­ria, co­mo es sa­bi­do, a con­se­cuen­cia de las mu­chas opor­tu­ni­da­des que ofre­ce a jó­ve­nes de am­bos se­xos en for­ma de cur­sos y pues­tos de tra­ba­jo. La al­cal­de­sa, que es una in­do­cu­men­ta­da fe­roz y una sec­ta­ria cer­ca­na a la náu­sea, pre­fie­re ig­no­rar lo que los ejér­ci­tos es­pa­ño­les ofre­cen a la ju­ven­tud, en for­ma de pues­tos de tra­ba­jo, suel­dos y for­ma­ción. Pa­ra eso, de he­cho, es­ta­ban allí. Al ha­cer­lo y al evi­den­ciar­lo con cá­ma­ras de­lan­te, la su­je­ta con­si­guió pre­ci­sa­men­te que se pro­du­je­se el efec­to con­tra­rio: au­tén­ti­co za­fa­rran­cho, cer­cano al co­lap­so. Los jó­ve­nes bar­ce­lo­ne­ses acu­die­ron en alu­vión a com­pro­bar qué era aque­llo que tan­to de­tes­ta­ba su al­cal­de­sa y que po­día ofre­cer­le al­gún ti­po de sa­li­da a su si­tua­ción in­cier­ta. Mu­chos de los que allí acu­die­ron hoy es­ta­rán so­pe­san­do se­ria­men­te la po­si­bi­li­dad de alis­tar­se en una de las ins­ti­tu­cio­nes más pres­ti­gio­sas del

Bar­ce­lo­na es­tá vien­do có­mo una ti­pa ex­traí­da de lo peor de sus con­tra­dic­cio­nes co­mo ciu­dad va, fi­nal­men­te, a mo­mi­fi­car la ur­be

Es­ta­do, don­de tra­ba­ja­rán du­ro, ga­na­rán un suel­do digno, apren­de­rán va­lo­res ci­vi­les y mi­li­ta­res na­da des­pre­cia­bles y ma­ne­ja­rán los ru­di­men­tos de al­gu­na pro­fe­sión que en el fu­tu­ro les po­drá sig­ni­fi­car una sa­li­da. De no ser por la es­tú­pi­da in­ter­ven­ción de su al­cal­de­sa, mu­chos de ellos no se hu­bie­ran per­ca­ta­do de la exis­ten­cia de ese es­tand. Con lo que hay que con­si­de­rar que, en oca­sio­nes, una ne­cia con al­ta­voz pue­de ser so­cial­men­te muy ren­ta­ble. En di­cho even­to, es evi­den­te que los mi­li­ta­res pu­sie­ron la edu­ca­ción y la al­cal­de­sa pu­so la fe­ria. Y así le va a ca­da uno.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.