Ani­ma­les de com­pa­ñía.

La pa­ra­do­ja de la li­ber­tad

La Voz de Galicia (A Coruña) - XL Semanal - - Sumario - Por Juan Ma­nuel de Pra­da www.xl­se­ma­nal.com/pra­da www.juan­ma­nuel­de­pra­da.com

La pa­ra­do­ja de la li­ber­tad. Por Juan Ma­nuel de Pra­da.

re­sul­ta muy alec­cio­na­dor so­me­ter a re­vi­sión crí­ti­ca las en­se­ñan­zas que nos trans­mi­tie­ron en la es­cue­la. Re­cuer­do, por ejem­plo, có­mo en cla­se de His­to­ria nos pre­sen­ta­ban siem­pre a Rous­seau co­mo uno de los más gran­des prohom­bres que vie­ron los si­glos; y su obra El con­tra­to so­cial co­mo una de las pie­dras an­gu­la­res de la de­mo­cra­cia. Con el pa­so del tiem­po, uno en­tien­de que mu­chas de aque­llas en­se­ñan­zas que re­ci­bía­mos eran una amal­ga­ma fé­ti­da de lu­ga­res co­mu­nes y afir­ma­cio­nes mos­tren­cas, hi­jas de la pe­re­za men­tal y sa­zo­na­das por el pres­ti­gio des­me­su­ra­do que de­ter­mi­na­dos mo­vi­mien­tos his­tó­ri­cos y co­rrien­tes fi­lo­só­fi­cas tie­nen en­tre las gen­tes gre­ga­rias. Mu­chos años des­pués me de­ci­dí a leer a Rous­seau; y me to­pé, pa­ra mi sor­pre­sa y ho­rror, con una obra lle­na de abe­rra­cio­nes y per­fi­dias de la peor ca­la­ña, des­de la in­sal­va­ble es­ci­sión en­tre so­cie­dad ci­vil y so­cie­dad política has­ta la con­si­de­ra­ción del hom­bre co­mo un ser bueno por na­tu­ra­le­za (que lo con­vier­te, inevi­ta­ble­men­te, en un ser irres­pon­sa­ble e in­ca­paz de asumir las con­se­cuen­cias de sus ac­cio­nes, dis­la­te que lue­go Freud re­afir­ma­ría me­dian­te la crea­ción del «in­cons­cien­te»). En otro ar­tícu­lo pu­bli­ca­do en es­tas mis­mas pá­gi­nas ya se­ña­lá­ba­mos a Rous­seau co­mo pa­dre de la in­ge­nie­ría so­cial y de las ma­ni­pu­la­cio­nes de la 'opi­nión pú­bli­ca'. Pe­ro si tu­vié­ra­mos que ele­gir un pa­sa­je es­pe­cial­men­te sór­di­do de El con­tra­to so­cial de­be­ría­mos aso­mar­nos a su ca­pí­tu­lo VII: «A fin de que el pac­to so­cial no sea una fór­mu­la va­na, en­cie­rra tá­ci­ta­men­te el com­pro­mi­so, que por sí so­lo pue­de dar fuer­za a los otros, de que cual­quie­ra que rehú­se obe­de­cer la vo­lun­tad ge­ne­ral se­rá obli­ga­do a ello por to­do el cuer­po; lo cual no sig­ni­fi­ca otra co­sa sino que se le obli­ga­rá a ser li­bre». Ve­mos aquí có­mo Rous­seau es­ta­ble­ce la ti­rá­ni­ca in­fa­li­bi­li­dad de la vo­lun­tad ge­ne­ral; y tam­bién la so­bre­co­ge­do­ra ne­ce­si­dad de «obli­gar» a las per­so­nas a «ser li­bres», ajus­tan­do su pen­sa­mien­to al de la vo­lun­tad ge­ne­ral. Lo que Rous­seau de­fien­de, a la pos­tre, es que el di­si­den­te de la vo­lun­tad ge­ne­ral sea re­edu­ca­do y for­za­do a co­mul­gar con la vo­lun­tad ge­ne­ral. En reali­dad, Rous­seau pos­tu­la lo mis­mo que los ab­so­lu­tis­tas a los que di­ce com­ba­tir, li­mi­tán­do­se a des­pla­zar la ti­tu­la­ri­dad de esa so­be­ra­nía ab­so­lu­ta del mo­nar­ca a la ma­yo­ría, que pue­de la­var el ce­re­bro al di­si­den­te has­ta con­ver­tir­lo en una ove­ja más del re­ba­ño. Quien se des­vía de es­ta vo­lun­tad ge­ne­ral es­ta­ría, a jui­cio del cí­ni­co Ros­seau, re­cha­zan­do la li­ber­tad; y por ello la so­cie­dad de­be obli­gar­lo a so­me­ter­se a la ma­yo­ría (por su­pues­to, es­ta coac­ción no se con­si­de­ra­ría re­pro­ba­ble, sino por el con­tra­rio sa­lu­da­bi­lí­si­ma). La li­ber­tad en Rous­seau ya no es un va­lor in­trín­se­co de la pro­pia na­tu­ra­le­za hu­ma­na, li­ga­do a la ra­zón (de tal mo­do que el hom­bre, cuan­to más ra­cio­nal­men­te ac­túa, más li­bre es), sino que se­ría un me­ro aca­ta­mien­to de la vo­lun­tad ge­ne­ral, que es so­be­ra­na pa­ra de­ci­dir lo bueno y lo ma­lo, lo jus­to y lo in­jus­to, con un po­der ili­mi­ta­do. Es­te con­cep­to de li­ber­tad es, exac­ta­men­te, el que tie­nen los re­gí­me­nes to­ta­li­ta­rios, don­de en efec­to al di­si­den­te se le «obli­ga» a ser li­bre. Tris­te­men­te, es­te con­cep­to co­rrom­pi­do y mons­truo­so es tam­bién el que ha triun­fa­do en nues­tra épo­ca. Pe­ro el to­ta­li­ta­ris­mo ya no se ejer­ce al mo­do bru­tal de an­ta­ño, sino al mo­do que el gran Toc­que­vi­lle (del que, en cam­bio, no nos ha­bla­ban en cla­se ni de co­ña, va­ya por Dios) pre­lu­dió en La de­mo­cra­cia en Amé­ri­ca: «Ca­de­nas y ver­du­gos eran los ins­tru­men­tos gro­se­ros que an­ta­ño em­plea­ba la ti­ra­nía, pe­ro en nues­tros días la ci­vi­li­za­ción ha per­fec­cio­na­do has­ta el mis­mo des­po­tis­mo. Los prín­ci­pes ha­bían, por así de­cir­lo, ma­te­ria­li­za­do la vio­len­cia; pe­ro las re­pú­bli­cas de­mo­crá­ti­cas de nues­tros días la han he­cho tan in­te­lec­tual co­mo la vo­lun­tad hu­ma­na que quie­ren re­du­cir. Ba­jo el go­bierno ab­so­lu­to de uno so­lo, el des­po­tis­mo, pa­ra lle­gar al al­ma, gol­pea­ba vi­go­ro­sa­men­te el cuer­po; y el al­ma, es­ca­pan­do a sus gol­pes, se ele­va­ba glo­rio­sa por en­ci­ma de él. Pe­ro en las re­pú­bli­cas de­mo­crá­ti­cas la ti­ra­nía de­ja el cuer­po y va de­re­cha al al­ma. El amo ya no di­ce: 'Pen­sad co­mo yo o mo­ri­réis', sino: 'Sois li­bres de no pen­sar co­mo yo. Vues­tra vi­da, vues­tros

Me to­pé, pa­ra mi sor­pre­sa y ho­rror, con una obra lle­na de abe­rra­cio­nes y per­fi­dias de la peor ca­la­ña

bie­nes, to­do lo con­ser­va­réis, pe­ro a par­tir de ese día se­réis un ex­tra­ño en­tre no­so­tros. Per­ma­ne­ce­réis en­tre los hom­bres, pe­ro per­de­réis vues­tros de­re­chos de hu­ma­ni­dad. Cuan­do os acer­quéis a vues­tros se­me­jan­tes, hui­rán de vo­so­tros co­mo de apes­ta­dos e in­clu­so aque­llos que crean en vues­tra inocen­cia os aban­do­na­rán. Os de­jo la vi­da, pe­ro la que os de­jo es peor que la muer­te'». Bien mi­ra­do, aque­llos pro­fe­so­res que nos pre­sen­ta­ban a Rous­seau co­mo un gran prohom­bre de la de­mo­cra­cia es­ta­ban for­mu­lan­do una ver­dad sar­cás­ti­ca y pa­ra­dó­ji­ca.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.