Are­nas mo­ve­di­zas

Los pro­fe­tas del tiem­po

La Voz de Galicia (A Coruña) - XL Semanal - - Magazine - Por Car­los He­rre­ra www.xl­se­ma­nal.com/he­rre­ra car­los@car­los­he­rre­ra.net/www.car­los­he­rre­ra.com

la de pro­fe­ta es con­si­de­ra­da pro­fe­sión de ries­go. Có­mo va a ser si no. Has­ta el más evi­den­te de los fu­tu­ros pue­de no pro­du­cir­se por el más sim­ple e in­cal­cu­la­ble de los im­pre­vis­tos. Cien ve­ces ju­ga­rá la se­lec­ción más po­ten­te del mun­do con­tra un equi­po de po­bre­ci­tos: cual­quier apues­ta da por he­cha la vic­to­ria, pe­ro ca­be la po­si­bi­li­dad de que una de esas cien pier­da por cual­quier im­pon­de­ra­ble. Si ese es el día en el que he­mos de­ci­di­do apos­tar, nos lle­va­re­mos el chas­co más inex­pli­ca­ble. Así con to­do. La pre­vi­sión del tiem­po, sien­do una ma­te­ria ba­sa­da en evi­den­cias cien­tí­fi­cas, cuen­ta con tal can­ti­dad de va­ria­bles que ha­ce muy di­fí­cil su acier­to pleno. La cien­cia ha avan­za­do de tal ma­ne­ra que los ins­tru­men­tos con los que pue­den tra­ba­jar los pro­fe­sio­na­les de la co­sa son sen­si­ble­men­te me­jo­res que los que uti­li­za­ban los pio­ne­ros en me­teo­ro­lo­gía, pe­ro aun así su in­fa­li­bi­li­dad es im­po­si­ble. Ves que las nu­bes car­ga­das de agua vie­nen di­rec­ta­men­te ha­cia tu ca­be­za, y lo cuen­tas, pe­ro por un im­pre­vis­to gi­ran a úl­ti­ma ho­ra, des­car­gan a dos­cien­tos ki­ló­me­tros y don­de tú ha­bías cal­cu­la­do tor­men­tas in­ten­sas lu­ce un sol es­pec­ta­cu­lar. En Es­pa­ña co­no­ci­mos es­te gé­ne­ro tan te­le­vi­si­vo y ra­dio­fó­ni­co a tra­vés del pri­mer hom­bre del tiem­po, el gran Ma­riano Me­di­na, voz y tem­ple que los es­pa­ño­les de una cier­ta edad te­ne­mos gra­ba­dos a fue­go en la memoria. Co­mo tam­bién la de Eu­ge­nio Mar­tín Ru­bio, gran ti­po que apos­tó –y per­dió– su bi­go­te a cuen­ta de unas llu­vias creo que en Al­me­ría. O co­mo la del in­sus­ti­tui­ble Mal­do­na­do, li­cen­cia­do en Cien­cias Fí­si­cas co­mo los dos an­te­rio­res, que hoy di­ri­ge una es­plén­di­da pá­gi­na en la Red (www.el­tiem­po.es) ca­da día más con­sul­ta­da por mi­les de es­pa­ño­les que quie­ren co­no­cer ho­ra a ho­ra qué va a pa­sar en su pue­blo o en su des­tino. Pe­ro tan­to mi ami­go del al­ma Mal­do­na­do, co­mo mi ad­mi­ra­do Bra­se­ro o Mónica Ló­pez no son in­fa­li­bles. Ven ve­nir la bo­rras­ca, las ba­jas pre­sio­nes, aven­tu­ran que llo­ve­rá un par de ho­ras... y ca­si siem­pre acier­tan, pe­ro en oca­sio­nes la na­tu­ra­le­za no les ha­ce ca­so y ha­ce un sol que te abra­sas. Eso com­por­ta es­pe­cial con­tro­ver­sia en mo­men­tos muy pun­tua­les. Un fin de se­ma­na lar­go, en el que se pre­vén im­por­tan­tes des­pla­za­mien­tos, pue­den es­tos ser al­te­ra­dos en su mo­vi­mien­to ge­ne­ral si una pre­vi­sión ase­gu­ra que en de­ter­mi­na­da zo­na van a caer chu­zos de pun­ta. Ima­gi­nen que se producen anu­la­cio­nes de re­ser­vas ho­te­le­ras y, des­pués, ha­ce un sol de na­ri­ces y no cae ni una go­ta. No fal­ta­rá el po­lí­ti­co lo­cal o el em­pre­sa­rio sus­pi­caz que crea que la gen­te del Tiem­po es­tá un­ta­da por otra zo­na va­ca­cio­nal de Es­pa­ña. Otro mo­men­to de­li­ca­do de su eje­cu­to­ria es la Se­ma­na San­ta. En Se­vi­lla, sin ir más le­jos, el maes­tro Ju­lio Mar­vi­zón, el an­da­luz más cul­to en dé­ca­das, me­teo­ró­lo­go de Ca­nal Sur, era el hom­bre más bus­ca­do de Do­min­go de Ra­mos a Do­min­go de Re­su­rrec­ción, tal co­mo aho­ra le pa­sa a Mal­do­na­do. Po­ner una Co­fra­día en la ca­lle son mu­chos días de tra­ba­jo y mu­cho Pa­tri­mo­nio ex­pues­to al ries­go de la llu­via; si hay una ame­na­za de agua, las Her­man­da­des quie­ren sa­ber de qué ho­ra a qué ho­ra exac­ta­men­te, ya que de esa in­for­ma­ción de­pen­de sa­lir o no sa­lir. Cuan­do los Mar­vi­zón o Mal­do­na­do de turno in­for­man de lo que ven, siem­pre aña­den que eso pue­de cam­biar por las ele­men­ta­les va­ria­cio­nes de una na­tu­ra­le­za que es más o me­nos cal­cu­la­ble, pe­ro que pue­de gi­rar de for­ma im­pre­vis­ta igual que la em­bes­ti­da de un to­ro no­ble pue­de cam­biar en la dé­ci­ma de un se­gun­do y ma­sa­crar­te la fe­mo­ral. No po­cas ve­ces al­guien ha de­ci­di­do ce­der a las pre­sio­nes apa­sio­na­das de su cuer­po de na­za­re­nos y sa­lir con sus Ti­tu­la­res a la ca­lle... y se han en­con­tra­do con un cha­pa­rrón de

En el mun­do co­fra­de hay au­tén­ti­cos ex­per­tos en des­ci­frar pá­gi­nas de pre­vi­sión de tiem­po en In­ter­net

cin­co mi­nu­tos que des­tro­za to­tal­men­te una Co­fra­día. Y al re­vés: hay quien no ha que­ri­do arries­gar­se y ha te­ni­do que su­frir vien­do una tar­de de sol y mos­cas de au­tén­ti­co es­cán­da­lo. En el mun­do co­fra­de hay au­tén­ti­cos ex­per­tos en des­ci­frar pá­gi­nas de pre­vi­sión de tiem­po en In­ter­net. Y quien más quien me­nos co­no­ce una pá­gi­na «de la NASA» que es in­fa­li­ble y tal y tal, pe­ro al fi­nal, creo yo, los hom­bres y mu­je­res del tiem­po son los pri­me­ros sor­pren­di­dos de que aque­lla nu­be que se veía ve­nir car­ga­da de ra­yos y true­nos de­je una tar­de de sol y lu­bri­cán. Es im­po­si­ble ser pro­fe­ta, es­tá cla­ro.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.