RE­GRE­SÓ PA­RA LU­CHAR.

La Voz de Galicia (A Coruña) - XL Semanal - - Conocer -

El es­cri­tor Günt­her Wei­sen­born re­gre­só de Es­ta­dos Uni­dos pa­ra mi­li­tar en la re­sis­ten­cia. Se li­bró in ex­tre­mis de la con­de­na a muer­te. en el cam­po de con­cen­tra­ción de Ra­vens­brück en unas cel­das se­mi­sub­te­rrá­neas. «Me subía has­ta la ven­ta­na y veía so­bre mí a las mu­je­res del cam­po pa­ra­das du­ran­te ho­ras in­ter­mi­na­bles», cuen­ta la hi­ja de Han­nah. Las tras­la­da­ron pa­ra juz­gar­las. El juez ha­bía muer­to en un bom­bar­deo; su ex­pe­dien­te ha­bía ar­di­do, pe­ro las iban a eje­cu­tar. El 23 de abril, un ami­go con­si­guió una ba­ja mé­di­ca pa­ra ellas y que las sa­ca­ran de aque­lla pri­sión. Al día si­guien­te eje­cu­ta­ron al res­to de las re­clu­sas. Han­nah Solf y su hi­ja, su­per­vi­vien­tes de lo que se lla­mó 'la cons­pi­ra­ción del té', tes­ti­fi­ca­ron en Nú­rem­berg. El es­cri­tor Günt­her Wei­sen­born, con­de­na­do a muer­te por per­te­ne­cer a una or­ga­ni­za­ción an­ti­na­zi, tam­bién se sal­vó in ex­tre­mis. Con­si­guió co­mu­ni­car­se a ba­se de gol­pe­ci­tos en la pa­red con el pre­so de la cel­da que ha­bía tes­ti­fi­ca­do con­tra él. Tar­da­ron una no­che an­gus­tio­sa en lle­gar a un có­di­go pa­ra en­ten­der­se. Lo en­con­tra­ron: la 'a', un gol­pe­ci­to; la 'b', dos; la 'c', tres... Günt­her con­ven­ció al otro de que cam­bia­ra su tes­ti­mo­nio. Con­mu­ta­ron su pe­na de muer­te por la de tra­ba­jos for­za­dos. Y so­bre­vi­vió.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.