"La ca­pa­ci­dad mé­di­ca pa­ra man­te­ner a una per­so­na con vi­da no es ili­mi­ta­da, pe­ro sí pro­lon­ga­da"

La Voz de Galicia (A Coruña) - XL Semanal - - Conocer -

El doc­tor Rop­per de­ta­lla en su li­bro el du­ro mo­men­to de po­ner fin a un tra­ta­mien­to mé­di­co. Un cen­tro pa­ra en­fer­me­da­des res­pi­ra­to­rias es un mun­do apar­te, una suer­te de purgatorio, un lu­gar en el que las ma­ña­nas se su­ce­den a rit­mo len­tí­si­mo y mez­quino. Sen­ta­do en una si­lla, dán­do­le la es­pal­da a la ca­ma, el ma­ri­do de Loui­se de­ja de mi­rar por la ven­ta­na y se gi­ra ha­cia mí len­ta­men­te.

«Doc­tor, mi mu­jer quie­re que es­to se aca­be de una vez». «Loui­se, ¿ha pen­sa­do en lo que to­dos van a sen­tir cuan­do us­ted se ha­ya ido?». Asien­te con la ca­be­za, sin ras­tro de lá­gri­mas es­ta vez. Veo que tie­ne la mi­ra­da cla­ra y en­tien­do que tie­ne la men­te cla­ra.

«Loui­se, ¿se sien­te de­pri­mi­da?». Ha­ce aco­pio de ener­gía y res­pi­ra hon­do, su­peran­do el mo­vi­mien­to pec­to­ral pro­vo­ca­do por el ven­ti­la­dor. Sus ojos van al ta­ble­ro de ple­xi­glás que es­tá so­bre la si­lla. Co­jo el ta­ble­ro y lo le­van­to en el ai­re. Al mo­men­to va a se­ña­lar la le­tra 'N'.

«¿Es­tá di­cién­do­me que no se sien­te de­pri­mi­da?». Vuel­ve a res­pi­rar hon­do. Y a con­ti­nua­ción, sub­ra­yan­do sus ges­tos con unos mo­vi­mien­tos de los ojos rá­pi­dos y en­fá­ti­cos, va de una le­tra a la otra: N-O-E-ST-O-Y-D-E-P-R-I-M-I-D-A. «Muy bien».

Al día si­guien­te de­le­trea: HE TE­NI­DO BAS­TAN­TE. Y des­pués: NUN­CA PEN­SÉ QUE SE PU­DIE­RA SU­FRIR TAN­TO.

La ca­pa­ci­dad mé­di­ca pa­ra man­te­ner a una per­so­na con vi­da no es ili­mi­ta­da, pe­ro sí que es pro­lon­ga­da. Hay una se­rie de me­di­das ex­tre­mas a dis­po­si­ción del pa­cien­te que su­fre una en­fer­me­dad de las neu­ro­nas mo­to­ras [tras­tor­nos que des­tru­yen las cé­lu­las que con­tro­lan la ac­ti­vi­dad mus­cu­lar que per­mi­te ha­blar, ca­mi­nar, res­pi­rar y tra­gar], pe­ro nin­gu­na de ellas cam­bia el he­cho de la en­fer­me­dad. Y la cues­tión pa­sa a ser la si­guien­te: si de­nie­gas a una pa­cien­te to­do cuan­to la me­di­ci­na pue­de ofre­cer­le, ¿es­tás ayu­dán­do­la a mo­rir?

Lo que Loui­se y su es­po­so ha­bían de­ci­di­do era que le qui­tá­ra­mos el tu­bo de la tra­queos­to­mía. Loui­se te­nía ese de­re­cho. A fin de evi­tar la re­sul­tan­te ho­rro­ro­sa an­sia de ai­re, yo iba a ad­mi­nis­trar­le su­ce­si­vas do­sis de mor­fi­na an­tes y des­pués de qui­tar­le el tu­bo. un um­bral en el que es­tu­vie­ra lo bas­tan­te des­pier­ta pa­ra ha­blar, pe­ro sin su­frir. Po­dría pro­nun­ciar unas po­cas pa­la­bras mien­tras si­guie­ra te­nien­do alien­to. Y de­cir­le unas úl­ti­mas pa­la­bras a su ma­ri­do, que es­ta­ba sen­ta­do en una si­lla al la­do de la ca­ma, con las ma­nos en las sá­ba­nas, uni­das co­mo si es­tu­vie­ra re­zan­do.

Asen­tí con la ca­be­za, y ella par­pa­deó pa­ra dar­me su con­sen­ti­mien­to. Ce­rró los ojos. Au­men­té la do­sis de mor­fi­na, pa­ra que se ale­tar­ga­ra un po­co. Mo­vió las pestañas arri­ba y aba­jo. frases. Pe­ro no voy a de­jar que su­fra. Si ten­go la im­pre­sión de que le cues­ta de­ma­sia­do res­pi­rar, in­cre­men­ta­ré la do­sis, y en tal ca­so es po­si­ble que no ten­ga la opor­tu­ni­dad».

El ven­ti­la­dor in­di­ca­ba que es­ta­ba in­ha­lan­do una pe­que­ña can­ti­dad de ai­re cuan­do lo des­co­nec­té del tu­bo y cor­té el su­mi­nis­tro. Oí que al­go de ai­re se mo­vía a tra­vés de sus cuer­das vo­ca­les. Qui­té el tu­bo po­co a po­co.

Cuan­do al­guien es­tá a pun­to de mo­rir, te das cuen­ta. Los va­sos san­guí­neos se com­pri­men a me­di­da que va ba­jan­do la pre­sión ar­te­rial. Las ro­di­llas se tor­nan un po­co azu­la­das. Loui­se sol­tó unas to­se­ci­tas fur­ti­vas, que ape­nas re­so­na­ron. Y en­ton­ces oí un rui­do, un sil­bi­do, y su­su­rró: «Yo... te quie­ro. Adiós».

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.