«Bien. Aho­ra voy a qui­tar­le el tu­bo y se­gu­ra­men­te po­drá mu­si­tar unas cuan­tas

La Voz de Galicia (A Coruña) - XL Semanal - - Conocer -

ple­na­men­te cons­cien­te du­ran­te la in­ter­ven­ción: al ca­bo de cua­tro ho­ras, el ci­ru­jano le pi­dió que re­pro­du­je­ra el tem­blor de su bra­zo iz­quier­do. «Vi­si­ble­men­te frus­tra­do, Michael res­pon­dió: 'No pue­do' –es­cri­be Rop­per–. Al día si­guien­te Michael se mar­chó an­dan­do del hos­pi­tal, cu­brién­do­se la ca­be­za con la capucha de una su­da­de­ra, y vol­vió a Nue­va York con­ver­ti­do en un hom­bre nue­vo». Tras aque­lla in­ter­ven­ción le llo­vie­ron las crí­ti­cas de sus co­le­gas. Se­gún Rop­per, es­te es el pro­ble­ma de tra­tar a los fa­mo­sos: sus en­fer­me­da­des ter­mi­nan por con­ver­tir­se en pro­pie­dad pú­bli­ca. Se­gún agre­ga, la ope­ra­ción, jun­to con la sos­te­ni­da re­cep­ti­vi­dad de Fox a la me­di­ca­ción, re­sul­tó de­ci­si­va pa­ra que el ac­tor pu­die­ra se­guir tra­ba­jan­do en el mun­do del es­pec­tácu­lo. Y bien, ¿dón­de es­tá el Fe­rra­ri? «Aquí lo tie­ne», di­ce, echan­do

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.