Ani­ma­les de com­pa­ñía

Pa­la­bras des­fi­gu­ra­das

La Voz de Galicia (A Coruña) - XL Semanal - - Magazine Firmas - Por Juan Ma­nuel de Prada www.xlse­ma­nal.com/prada www.juan­ma­nuel­de­pra­da.com

en el epi­so­dio bí­bli­co de la torre de Ba­bel, Dios cas­ti­ga­ba con la dis­per­sión de len­guas la so­ber­bia de los hom­bres que so­ña­ban con al­can­zar el cie­lo ele­van­do una gran torre, sím­bo­lo de su en­dio­sa­mien­to. Tal vez por­que des­de ni­ño tu­ve gran amor a las pa­la­bras, aquel cas­ti­go di­vino de­jó en mi al­ma una hue­lla muy hon­da, mu­cho más que el di­lu­vio uni­ver­sal o las sie­te pla­gas de Egip­to; pues siem­pre he creí­do que no hay ca­la­mi­dad más gran­de que la ca­la­mi­dad de no po­der en­ten­der­se, la ca­la­mi­dad de que nues­tras pa­la­bras de­jen de ex­pli­car el mun­do, la ca­la­mi­dad to­da­vía más in­quie­tan­te de que las pa­la­bras sean uti­li­za­das pa­ra fal­si­fi­car las co­sas. Y co­mo el hom­bre, pe­se al cas­ti­go de Ba­bel, no ha de­ja­do des­de en­ton­ces de en­dio­sar­se, se­gui­mos su­frien­do la mis­ma ca­la­mi­dad. A na­die se le es­ca­pa que ca­da vez usa­mos me­nos pa­la­bras pa­ra ex­pre­sar­nos. An­ta­ño (no hay más que leer a nues­tros clá­si­cos) la len­gua era un ameno pai­sa­je en el cual nos de­lei­tá­ba­mos, per­si­guien­do la ma­ri­po­sa de un epí­te­to, as­pi­ran­do el perfume de tal o cual pa­la­bra so­no­ra, re­to­zan­do en el pra­do lu­ju­rian­te de la sin­ta­xis. Po­co a po­co, sin em­bar­go, la len­gua se fue con­vir­tien­do en el pai­sa­je rau­do que de­ja­mos atrás, sin re­pa­rar si­quie­ra en él, cuan­do via­ja­mos en tren. Las pa­la­bras que an­tes nos gus­ta­ban co­mo nos gus­tan las jo­yas o las ca­ri­cias aho­ra las em­plea­mos de un mo­do pu­ra­men­te uti­li­ta­rio, pa­ra que nos lle­ven en cuan­to an­tes a nues­tro des­tino. Es­te uso 'fun­cio­nal' de las pa­la­bras pa­re­ce, a sim­ple vis­ta, inocen­te y has­ta be­né­fi­co (y al que se re­sis­te a em­plear las pa­la­bras co­mo si fue­sen una ba­ye­ta de cocina se le lla­ma 'pe­dan­te'); pe­ro en el fon­do en­cu­bre una reali­dad pa­vo­ro­sa, que es el agos­ta­mien­to de nues­tro vo­ca­bu­la­rio. Las ra­zo­nes de es­te agos­ta­mien­to son muy di­ver­sas: el ale­ja­mien­to de la na­tu­ra­le­za, don­de es­tá­ba­mos obli­ga­dos a de­sig­nar los ár­bo­les y los pá­ja­ros; la des­truc­ti­va om­ni­pre­sen­cia de los mass me­dia, que im­po­nen un len­gua­je es­que­má­ti­co y re­ga­do de tó­pi­cos; la su­mi­sión a la tec­no­lo­gía, que cie­ga las fuen­tes del co­no­ci­mien­to (des­de la con­tem­pla­ción a la trans­mi­sión oral, pa­san­do por la lec­tu­ra y el es­tu­dio) y las sus­ti­tu­ye por un aco­pio de in­for­ma­cio­nes mos­tren­cas a las que po­de­mos ac­ce­der apre­tan­do una te­cla, et­cé­te­ra. Que na­die pien­se que es­te agos­ta­mien­to del len­gua­je es ino­cuo: la pa­la­bra es vehícu­lo del pen­sa­mien­to; y cuan­do nos fal­tan las pa­la­bras nues­tro pen­sa­mien­to se tor­na va­go y se agrie­ta, per­mi­tien­do la en­tra­da de los más pe­li­gro­sos asal­tan­tes. Las ideas se tie­nen que ex­pre­sar me­dian­te pa­la­bras; y cuan­do las pa­la­bras es­ca­sean las ideas pier­den so­li­dez y cla­ri­dad, o bien son sus­ti­tui­das por tó­pi­cos y con­sig­nas que re­pe­ti­mos co­mo lo­ri­tos, cre­yen­do que for­mu­la­mos ideas ori­gi­na­lí­si­mas. Des­po­ja­do de las pa­la­bras que nos sir­ven pa­ra ex­pre­sar­nos en ple­ni­tud, nues­tro pen­sa­mien­to que­da se­cues­tra­do y nues­tra ra­zón se va adel­ga­zan­do has­ta tor­nar­se de al­fe­ñi­que, has­ta ser za­ran­dea­da por el ven­ta­rrón de la emo­ti­vi­dad más gro­se­ra, has­ta aco­ger­se al co­bi­jo del gre­ga­ris­mo. Y así, po­co a po­co, ca­si sin dar­nos cuen­ta, nos va­mos con­vir­tien­do en bestias; por­que, sin pa­la­bras, has­ta el amor es un pu­ro in­ter­cam­bio de flui­dos. Pe­ro pe­ca­ría­mos de in­ge­nui­dad si cre­yé­ra­mos que el em­po­bre­ci­mien­to del len­gua­je es el úni­co medio que los mo­der­nos ti­ra­nos em­plean pa­ra con­fun­dir­nos. Otra for­ma ex­tra­or­di­na­ria­men­te efi­caz con­sis­te en di­fu­mi­nar el sen­ti­do de las pa­la­bras con acep­cio­nes im­pre­ci­sas y equí­vo­cas, con­se­cuen­cia en cier­ta me­di­da de la li­ge­re­za con que las em­plea­mos, pe­ro so­bre to­do del em­pe­ño de­li­be­ra­do de que las pa­la­bras os­cu­rez­can la reali­dad: cuan­do se lla­ma «muer­te dig­na» a la eu­ta­na­sia, una vi­da su­frien­te se con­vier­te tá­ci­ta­men­te en una 'vi­da in­dig­na'; cuan­do se lla­ma 'con­sen­so' al con­tu­ber­nio de la gen­te sin prin­ci­pios, quien se man­tie­ne fiel a ellos se con­vier­te ine­vi­ta­ble­men­te en un 'an­ti­sis­te­ma'. Si la men­ti­ra es la pros­ti­tu­ción de la ver­dad, exis­te una for­ma de fal­se­dad más pe­li­gro­sa que la men­ti­ra re­don­da, que es la ex­pre­sión de la ver­dad a me­dias, el em­pleo equí­vo­co

Las pa­la­bras que an­tes nos gus­ta­ban co­mo nos gus­tan las jo­yas o las ca­ri­cias aho­ra las em­plea­mos de un mo­do pu­ra­men­te uti­li­ta­rio

de las pa­la­bras con la pre­ten­sión de di­luir reali­da­des que, de­sig­na­das sin eu­fe­mis­mos, nos so­bre­co­ge­rían: lla­mar 'edu­ca­ción se­xual' a la po­si­bi­li­dad de que nues­tros hi­jos sean per­ver­ti­dos en la es­cue­la; o lla­mar 'de­mo­cra­cia' a pre­sen­tar, me­dian­te arit­mé­ti­ca par­la­men­ta­ria, la iniqui­dad co­mo jus­ti­cia. La pa­la­bra, en fin, des­fi­gu­ra­da y con­ver­ti­da en una más­ca­ra vir­tuo­sa pa­ra es­con­der una reali­dad si­nies­tra, pa­ra ir cam­bian­do po­co a po­co la reali­dad de las co­sas y así mol­dear más fá­cil­men­te a las ma­sas que ya ni si­quie­ra pue­den pen­sar, por­que se han que­da­do sin pa­la­bras. En ésas es­ta­mos.

Q

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.