Are­nas mo­ve­di­zas

El torero y el de la boi­na

La Voz de Galicia (A Coruña) - XL Semanal - - Magazine Firmas - Por Carlos He­rre­ra www.xlse­ma­nal.com/he­rre­ra carlos@car­los­he­rre­ra.net/www.car­los­he­rre­ra.com

a Dipu­tación de Cá­diz, que pre­si­de Ire­ne Gar­cía, en su día al­cal­de­sa de San­lú­car de Ba­rra­me­da, tu­vo la idea de pro­mo­cio­nar su pro­vin­cia una cam­pa­ña pu­bli­ci­ta­ria pro­ta­go­ni­za­da por ga­di­ta­nos ilus­tres y po­pu­la­res que reivin­di­ca­ran su con­di­ción de ta­les. La pro­vin­cia de Cá­diz, to­do hay que de­cir­lo, tie­ne muy buenos ele­men­tos tan­to hu­ma­nos co­mo cul­tu­ra­les y geo­grá­fi­cos de los que sen­tir­se or­gu­llo­so, pai­sa­jes in­su­pe­ra­bles, ciu­da­des me­mo­ra­bles y cos­tum­bres fe­li­ces. Pa­re­ce ra­zo­na­ble que ello se ex­pon­ga a los ojos de los de­más me­dian­te una cam­pa­ña bien di­se­ña­da, co­mo es la que nos ocu­pa. Cá­diz en su con­jun­to co­mo pro­vin­cia y la ca­pi­tal en con­cre­to tran­si­tan por un lar­go pa­seo lleno de pro­ble­mas, pe­ro ello no de­be ha­cer­nos ol­vi­dar sus vir­tu­des y bel­da­des, que tam­bién exis­ten. Se con­vo­có a ciu­da­da­nos ilus­tres de la pro­vin­cia, se los fo­to­gra­fió y se les ad­ju­di­có una fra­se reivin­di­ca­ti­va y ex­po­si­ti­va a ca­da uno. Has­ta ahí, nor­mal. Pe­ro la in­clu­sión en ese lis­ta­do del torero Juan Jo­sé Padilla, je­re­zano de fi­lia­ción san­lu­que­ña, desató las iras de los in­to­le­ra­bles his­té­ri­cos de siem­pre, em­pe­ci­na­dos en ra­bie­tas y la­men­tos de neu­ró­ti­cos. La con­di­ción de torero de Padilla ha he­cho que gru­pos po­lí­ti­cos de­di­ca­dos a de­cir­nos a los de­más có­mo te­ne­mos que ser y có­mo te­ne­mos que com­por­tar­nos de­nos­ta­ran la cam­pa­ña y afir­ma­ran sen­tir­se aver­gon­za­dos por la pre­sen­cia de un «ase­sino» de ani­ma­les, en con­so­nan­cia con la po­bre ar­gu­men­ta­ción que ex­hi­ben a dia­rio los muy vio­len­tos e in­sul­tan­tes mo­vi­mien­tos 'ani­ma­lis­tas', o por tal te­ni­dos. Con­vie­ne re­cor­dar al­gu­nas co­sas. Ya qui­sie­ra cual­quie­ra de esos vo­ci­fe­ran­tes san­dios te­ner un ápi­ce de la gran­de­za que mues­tra a dia­rio Juan Jo­sé Padilla. Padilla, un hom­bre sen­ci­llo, tra­ba­ja­dor, res­pe­tuo­so, pru­den­te y mu­chas co­sas más, ate­so­ra un va­lor y una no­ble­za que ja­más en la vi­da ha co­no­ci­do nin­gún su­je­to miem­bro del gru­po po­lí­ti­co que le ha se­ña­la­do con los ojos in­yec­ta­dos en san­gre. Po­de­mos y al­guno más ha ini­cia­do el gri­te­río ha­bi­tual, la­men­tan­do que un torero pue­da sen­tir­se or­gu­llo­so de de­cir «soy Cá­diz». Ha exi­gi­do, co­mo sue­le ser ha­bi­tual, la re­ti­ra­da de la cam­pa­ña en la que han par­ti­ci­pa­do Sa­ra Ba­ras, An­ne Hidalgo, Alejandro Sanz y otros más, y ha es­cu­pi­do las ha­bi­tua­les idio­te­ces que se di­cen cuan­do uno se trans­for­ma en un in­to­le­ran­te Tor­que­ma­da de­di­ca­do a prohi­bir una tra­di­ción cul­tu­ral y so­cial de am­plio arrai­go co­mo es la tau­ro­ma­quia. Esos cha­va­les de Po­de­mos son los mis­mos que han es­ta­do de­fen­dien­do has­ta el úl­ti­mo alien­to a un ma­ma­rra­cho con boi­na de ton­to de pue­blo con­de­na­do a pri­sión por pa­tear po­li­cías, des­tro­zar ne­go­cios no par­ti­da­rios de se­guir una huel­ga y agre­dir gra­ve­men­te a un con­ce­jal del PSOE. El tal Bó­da­lo, ma­la ver­sión de un matón cam­pu­zo, muy va­lien­te cuan­do agre­día a los de­más siem­pre muy acom­pa­ña­do, aca­bó llo­ri­quean­do cuan­do la Po­li­cía lo pren­dió y lo lle­vó a la cár­cel, don­de de­be­rá per­ma­ne­cer por un tiem­po. Los ar­gu­men­tos de los mis­mos ti­pos que in­sul­tan a Padilla son que Bó­da­lo es un hé­roe de la li­ber­tad, cuan­do es­te se­gun­do no ha he­cho na­da pro­ve­cho­so pa­ra los de­más en su exis­ten­cia mien­tras que el pri­me­ro ha da­do tra­ba­jo a mu­chas per­so­nas de su al­re­de­dor y ha tras­la­da­do un men­sa­je de co­ra­je y su­pera­ción ex­tra­or­di­na­rio pa­ra to­do aquel que ten­ga ojos y oí­dos. Uno no ha da­do un pa­lo al agua en su vi­da –es del Sin­di­ca­to An­da­luz de Tra­ba­ja­do­res, con lo que ya que­da to­do di­cho– y el otro lle­va ju­gán­do­se la vi­da y tra­ba­jan­do des­de cha­val. Otra ga­di­ta­na, la lí­der de Po­de­mos en la re­gión, lle­gó a com­pa­rar –en un ejer­ci­cio de bu­rri­cie in­su­pe­ra­ble– al tal Bó­da­lo con el poe­ta Mi­guel Her­nán­dez, lo cual no re­quie­re de co­men­ta­rio

Esos cha­va­les de Po­de­mos son los mis­mos que han de­fen­di­do has­ta el úl­ti­mo alien­to a un ma­ma­rra­cho con boi­na con­de­na­do a pri­sión

al­guno, ya que se co­men­ta por sí so­lo. Ca­be aña­dir que se­me­jan­te sim­ple ha si­do pro­fe­so­ra de Len­gua y Literatura, lo cual ex­pli­ca por sí so­lo el fe­nó­meno de fra­ca­so es­co­lar y ba­jo ni­vel de edu­ca­ción en Es­pa­ña sin ne­ce­si­dad de mu­chas más elu­cu­bra­cio­nes. En po­cas pa­la­bras, pue­de sen­tir­se or­gu­llo­so Padilla de ser ga­di­tano y pue­de sen­tir­se Cá­diz or­gu­llo­so de que ese ejem­plo de tan­tas co­sas sea hi­jo de su tie­rra. Y los in­to­le­ran­tes gri­to­nes, las pro­fe­so­ras ig­no­ran­tes y los 'ani­ma­lis­tas' que quie­ren aca­bar con el toro bravo que se va­yan tran­qui­li­zan­do.

Q

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.