La úl­ti­ma vez que la en­tre­vis­té, en 2001, ha­blá­ba­mos, en­tre otras sor­pren­den­tes co­sas, de có­mo re­clu­tar a mon­jas pa­ra el con­tra­ban­do de dro­gas.

La Voz de Galicia (A Coruña) - XL Semanal - - Magazine En Portada -

A los ca­ma­re­ros se les caían los pla­tos de las ma­nos. Be­bía­mos y Mi­rren ha­bla­ba con des­pre­cio de Holly­wood y sol­ta­ba una pa­la­bro­ta tras otra. Es­ta vez me en­cuen­tro con ella en Be­verly Hills, tan so­lo hay agua pa­ra be­ber, y Mi­rren ha­ce lo po­si­ble por ser di­plo­má­ti­ca y se cor­ta a la ho­ra de de­cir un ta­co. En nues­tra an­te­rior en­tre­vis­ta ape­nas era co­no­ci­da. Su mo­men­to es­te­lar lle­ga­ría cin­co años des­pués, en 2006, con The queen y su trans­for­ma­ción en la rei­na de In­gla­te­rra. Hoy sen­ci­lla­men­te es He­len Mi­rren, dio­sa de la pan­ta­lla, he­roí­na de las mu­je­res ma­yo­res, gran se­ño­ra de L'oréal pa­ra quien no pa­san los años y Da­ma Co­man­dan­te de la Or­den del Im­pe­rio Bri­tá­ni­co. De he­cho, lo úni­co que no ha cam­bia­do des­de nues­tro an­te­rior en­cuen­tro son sus pier­nas. «Ojo, que no son sus pier­nas de ver­dad», avi­só mi mu­jer an­tes de me fue­ra a la en­tre­vis­ta. Lo que era más o me­nos cier­to. En la te­le es­ta­ban pa­san­do un anun­cio su­yo y las vis­to­sas pier­nas que apa­re­cían en un plano cor­to en reali­dad eran de una mo­de­lo. Co­sa que Mi­rren re­co­no­ce, con la apos­ti­lla de que sus pier­nas más bien se pa­re­cen a las de un fut­bo­lis­ta. «Mi ma­ri­do y yo siem­pre ha­bla­mos de mis pier­nas co­mo de las de un fut­bo­lis­ta. De he­cho, hu­bie­ra si­do una bue­na fut­bo­lis­ta. Por­que ten­go la cons­ti­tu­ción ade­cua­da... y nun­ca me gus­ta­ron los de­por­tes pa­ra jovencitas co­mo el hoc­key o el voleibol. Pe­ro, por des­gra­cia, en mi épo­ca no era de re­ci­bo que una mu­jer ju­ga­ra al fút­bol». Mi­rren lle­va pues­to un ves­ti­do mo­ra­do ajus­ta­do que le lle­ga a la ro­di­lla, y es ver­dad que tie­ne pier­nas ro­bus­tas co­mo las de un fut­bo­lis­ta, aun­que fe­me­ni­nas. Tie­ne el pe­lo se­do­so y pla­tea­do, y lu­ce bas­tan­te me­nos ma­qui­lla­je que en los anun­cios de L'oréal.

Xlse­ma­nal. En ju­lio va a cum­plir 71 años, y su as­pec­to se ha con­ver­ti­do en un mo­de­lo de ele­gan­cia y gla­mour pa­ra las abue­li­tas del mun­do entero. He­len Mi­rren. Al­guien de­be­ría in­ven­tar una nue­va pa­la­bra pa­ra des­cri­bir es­te fe­nó­meno. Soy cons­cien­te de que me he con­ver­ti­do en una fuen­te de es­pe­ran­za pa­ra mu­chas mu­je­res. Y es fan­tás­ti­co... Por­que es­ta­mos aquí, con­ti­nua­mos sien­do atrac­ti­vas y se­gui­mos te­nien­do una pre­sen­cia pú­bli­ca. To­do ello es muy desea­ble. XL. Siem­pre se ha mos­tra­do sar­cás­ti­ca con la gen­te que se de­ses­pe­ra al en­ve­je­cer. En 2001 es­tu­vo ha­blán­do­me de las es­tre­llas de Holly­wood co­mo De­mi Moo­re que se le­van­ta­ban a las cua­tro de la ma­ña­na pa­ra pa­sar­se cin­co ho­ras en el gim­na­sio. H.M. ¡Y yo si­go sin ir al gim­na­sio! Aun­que sí que ha­go gimnasia, de for­ma oca­sio­nal. Cuan­do te ha­ces ma­yor, se con­vier­te en una ne­ce­si­dad. Si­go sin ser una ac­triz de Holly­wood, pe­ro qui­zá lo que ha su­ce­di­do es que Holly­wood ha cam­bia­do. XL. Le re­cuer­do que du­ran­te nues­tra an­te­rior en­tre­vis­ta me di­jo que los ac­to­res de Holly­wood es­ta­ban «in­fan­ti­li­za­dos por la gen­te que los ro­dea, una gen­te que a la vez los des­de­ña». H.M. Si­gue sien­do un po­co cier­to, pe­ro hoy hay mu­chos ac­to­res que to­man sus pro­pias de­ci­sio­nes. Por po­ner un ejem­plo, en es­ta úl­ti­ma pe­lí­cu­la [Eye in the sky, es­treno en Es­pa­ña: 13 de ma­yo], uno de los pro­duc­to­res es Co­lin Firth. Y fue Co­lin quien me ofre­ció el pa­pel. XL. Da la sen­sa­ción de que le im­pre­sio­nan los ac­to­res de la úl­ti­ma ge­ne­ra­ción. H.M. ¡Jennifer Law­ren­ce! ¡Saoir­se Ro­nan! No sé có­mo se las arre­glan pa­ra te­ner se­me­jan­te do­mi­nio de su pro­pia per­so­na... Es­ta­mos ha­blan­do de unos ac­to­res ma­ra­vi­llo­sos, her­mo­sos. Y no me li­mi­to a ha­blar de la her­mo­su­ra fí­si­ca. Lo que en­cuen­tro más her­mo­so es el do­mi­nio que tie­nen so­bre sí mis­mos, su in­te­li­gen­cia y su na­tu­ra­li­dad. Me que­do asom­bra­da.

He­len Mi­rren ac­túa en dos de los gran­des es­tre­nos del mo­men­to. Una pe­lí­cu­la es la ci­ta­da, Eye in the sky, la otra es Trum­bo [es­treno en Es­pa­ña: 26 de abril], don­de in­ter­pre­ta

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.