Sí, pe­ro

La Voz de Galicia (A Coruña) - XL Semanal - - Magazine Firmas - Www.xlse­ma­nal.com/car­men­po­sa­das

soy adic­ta a la ra­dio. Lo pri­me­ro que ha­go por la ma­ña­na, cuan­do ape­nas he abier­to un ojo, es po­ner­la. Me sir­ve pa­ra re­ci­bir in­for­ma­ción ins­tan­tá­nea de lo que es­tá pa­san­do, pe­ro so­bre to­do me co­nec­ta con reali­da­des que no son las mías y que de otro mo­do ja­más lle­ga­ría a co­no­cer. Tam­bién apren­do mu­cho, ca­si tan­to co­mo con los li­bros, mi otro vi­cio irre­den­to. Fue gra­cias a la ra­dio que em­pe­cé a vis­lum­brar una de esas si­tua­cio­nes pa­ra­dó­ji­cas que tan­to me gus­ta co­men­tar con us­te­des en es­tas Pe­que­ñas in­fa­mias. No re­cuer­do su nom­bre. So­lo sé que se tra­ta­ba de un mé­di­co es­pa­ñol que tra­ba­ja en los Es­ta­dos Uni­dos y que ha­bla­ba so­bre có­mo afron­tar la no­ti­cia de su­frir uno (o al­guien muy que­ri­do) una en­fer­me­dad in­cu­ra­ble. El lo­cu­tor, ha­cién­do­se eco de lo que ve­mos y oí­mos a dia­rio, ha­bla­ba de la im­por­tan­cia de una ac­ti­tud po­si­ti­va y del pa­pel fun­da­men­tal del op­ti­mis­mo. «Es bá­si­co, ¿ver­dad, doc­tor? Ve uno ca­da vez más ejem­plos de gen­te que lu­cha sin per­der la es­pe­ran­za, que se com­por­ta con una va­len­tía ad­mi­ra­ble». «En efec­to –res­pon­dió el doc­tor–, la ac­ti­tud es im­por­tan­te, y una per­so­na po­si­ti­va tie­ne mu­chos pun­tos a su fa­vor, pe­ro des­de aquí quie­ro lan­zar un rue­go: no es­tig­ma­ti­ce­mos a aque­llos que no con­si­guen vi­vir su en­fer­me­dad con los as­pa­vien­tos de un cheer­lea­der». Di­jo la pa­la­bra en in­glés y su tra­duc­ción nun­ca es afor­tu­na­da. Se re­fie­re a esos ani­ma­do­res –animadoras por lo ge­ne­ral– de cier­tos de­por­tes que bai­lan y se con­tor­nean agi­tan­do pom­po­nes de co­lo­res o bas­to­nes de ma­jo­ret­tes. En se­gui­da en­ten­dí a qué se re­fe­ría. Hoy cual­quie­ra que su­fre un re­vés de for­tu­na re­la­cio­na­do con la sa­lud, un cán­cer por ejem­plo, o el na­ci­mien­to de un hi­jo con al­gu­na mal­for­ma­ción o en­fer­me­dad ra­ra, de in­me­dia­to tie­ne que dar tes­ti­mo­nio de su ad­mi­ra­ble for­ma de en­fren­tar la ad­ver­si­dad. «Es lo me­jor que me ha pa­sa­do –con­fie­sa la ma­dre de un hi­jo con pa­rá­li­sis ce­re­bral–. Juan es la ale­gría de la ca­sa, no cam­bio mi vi­da por la de na­die». «Te­ner cán­cer me ha he­cho me­jor per­so­na, más fuer­te, más ale­gre» – de­cla­ran otros. To­do un ejem­plo, una ac­ti­tud sin du­da ad­mi­ra­ble. In­te­li­gen­te in­clu­so, por­que así co­mo exis­te el efec­to pla­ce­bo, que, por ejem­plo, ha­ce creer a al­guien que una píl­do­ra que no es más que azú­car pue­de cu­rar­le y en efec­to se cu­ra, exis­te tam­bién el efec­to nocebo. Por él, una per­so­na que se pien­se en­fer­ma aun sin es­tar­lo tie­ne mu­chas pa­pe­le­tas pa­ra en­fer­mar de ver­dad. El ce­re­bro es así de efi­caz, se con­ven­ce de una co­sa ya sea bue­na o ma­la y ha­ce que su­ce­da… Di­cho es­to, to­dos los mé­di­cos es­tán de acuer­do en que, por mu­cha vo­lun­tad que se pon­ga, por mu­cha fe y mu­cho po­si­ti­vis­mo que se de­rro­che, hay co­sas que no se cu­ran. No lo di­go pa­ra aguar­le la fies­ta a los op­ti­mis­tas irre­den­tos, sino por­que me gus­ta­ría ha­blar­les de un efec­to co­la­te­ral de tan in­des­ma­ya­ble vir­tud, uno que mu­chos su­fren en si­len­cio y del que ra­ra vez se ha­bla. «Cuan­do me en­te­ré de que te­nía leu­ce­mia, no po­día pa­rar de llo­rar. En­tré en los fo­ros de per­so­nas afec­ta­das. To­dos pa­re­cían tan ani­mo­sos, tan ab­ne­ga­dos, tan fe­li­ces. ¿Por qué yo no po­día ser co­mo ellos?». Es­ta es la tras­crip­ción de uno de los tes­ti­mo­nios de los que aquel doc­tor se hi­zo eco en la ra­dio an­tes de ex­pli­car que, mu­chas ve­ces, es un ar­ma de do­ble fi­lo ha­cer ver a los en­fer­mos o a sus fa­mi­lia­res que el res­to de los que es­tán en su mis­ma si­tua­ción lo lle­van es­tu­pen­da­men­te cuan­do a ellos se les vie­ne el mun­do en­ci­ma. Lo es por­que, por un la­do lo,s ayu­da a des­dra­ma­ti­zar su si­tua­ción, pe­ro por otro los ha­ce sen­tir co­bar­des, in­ca­pa­ces. Peor aún, con­si­guen que crean que, si no se sa­nan, es so­lo por su cul­pa. Es de­cir, ade­más de

"No es­tig­ma­ti­ce­mos a aque­llos que no con­si­guen vi­vir su en­fer­me­dad con los as­pa­vien­tos de un 'cheer­lea­der'"

en­fer­mos, cul­pa­bles de es­tar­lo. Me im­pre­sio­nó la re­fle­xión. Y me gus­tó tam­bién. Ca­da uno tie­ne su for­ma de en­fren­tar­se a la ad­ver­si­dad y no ayu­da pre­ci­sa­men­te pen­sar que el res­to vi­ve su mis­ma si­tua­ción en­can­ta­do de la vi­da y co­mo unas cas­ta­ñue­las (má­xi­me cuan­do en no po­cos ca­sos ni si­quie­ra es cier­to). Sé que lo que di­go no es­tá de mo­da. En una so­cie­dad don­de las apa­rien­cias im­por­tan más que la reali­dad, el op­ti­mis­mo es una ac­ti­tud a la que atri­bui­mos to­das las vir­tu­des y su­per­po­de­res ima­gi­na­bles, pe­ro re­sul­ta que en es­te mun­do trai­dor, que di­ría el poe­ta, has­ta las más dul­ces vir­tu­des tie­nen sus «sí, pe­ro…».

Q

Opinions

Comments

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.