¿Por qué el ISIS pi­de la ca­be­za de es­te hom­bre?

La Voz de Galicia (A Coruña) - XL Semanal - - Sumario - POR DA­MIEN WHITWORTH / FO­TO­GRA­FÍA: KAI MÜ­LLER

Es­te jo­ven si­rio se de­fi­ne como un pe­rio­dis­ta-ciu­da­dano. Cuen­ta al mun­do có­mo los yiha­dis­tas im­po­nen el te­rror en su ciu­dad: Raq­qa. Li­cen­cia­do en Bio­lo­gía, ha lo­gra­do sal­var su vi­da hu­yen­do a Ber­lín. Pe­ro en Si­ria mu­chos com­pa­ñe­ros si­guen plan­tán­do­le ca­ra a ISIS con las re­des so­cia­les y una página web.

"MIS COM­PA­ÑE­ROS Y YO SO­LO VA­MOS A DE­JAR­LO SI NOS MA­TAN. ISIS Y NO­SO­TROS ES­TA­MOS EN GUE­RRA"

ES­TE CHI­CO ES TAL IN­COR­DIO PA­RA EL ES­TA­DO IS­LÁ­MI­CO QUE LOS YIHA­DIS­TAS Y SUS SE­GUI­DO­RES LO BOM­BAR­DEAN CON­TI­NUA­MEN­TE CON AME­NA­ZAS DE MUER­TE. Ab­del-aziz al-ham­za es el co­fun­da­dor de Raq­qa Is Being Slaugh­te­red Si­lently (RBSS, si­glas de 'Raq­qa es­tá sien­do ma­sa­cra­da en si­len­cio'). Se tra­ta de un gru­po de pe­rio­dis­tas vo­lun­ta­rios que ope­ra en la clan­des­ti­ni­dad y cuen­ta có­mo es la vi­da en la au­to­de­no­mi­na­da ca­pi­tal de Es­ta­do Is­lá­mi­co en Si­ria. In­for­man de to­do, ya sea eje­cu­cio­nes, cru­ci­fi­xio­nes o las lar­gas co­las pa­ra com­prar ali­men­tos. Ha­ce po­co de­ja­ron al des­cu­bier­to nue­vos ni­ve­les de lo­cu­ra y bar­ba­rie al pu­bli­car la his­to­ria de Ali Saqr, un yiha­dis­ta que ma­tó a ti­ros a su pro­pia ma­dre por­que es­ta­ba con­ven­ci­do de que era una após­ta­ta. ISIS no tar­dó en res­pon­der. Col­gó un ví­deo pro­pa­gan­dís­ti­co en In­ter­net en el que se veía có­mo ase­si­na­ban a cin­co «es­pías» bri­tá­ni­cos a ba­la­zos; dos de ellos «con­fe­sa­ron» an­tes de mo­rir que tra­ba­ja­ban con Ha­moud al-mou­sa, otro de los fun­da­do­res de RBSS. Se­gún Ham­za, los cin­co ase­si­na­dos no te­nían na­da que ver con RBSS, pe­ro ISIS es­tá fu­rio­so por la efec­ti­vi­dad de es­tos va­lien­tes pe­rio­dis­tas-ciu­da­da­nos y apro­ve­chan cual­quier opor­tu­ni­dad pa­ra de­jar cla­ro que eje­cu­ta­rán a quie­nes los apo­yen. De he­cho, va­rios de sus co­la­bo­ra­do­res sí han si­do ase­si­na­dos, y el mie­do a una ejecución atroz ha em­pu­ja­do a Ham­za, de 24 años, a es­ca­par de Raq­qa pri­me­ro, y de Tur­quía des­pués, has­ta lle­gar a Ber­lín. Sen­ta­dos en un ho­tel en el cen­tro de la ca­pi­tal ale­ma­na, le pre­gun­to si te­me que el bra­zo eje­cu­tor de ISIS pue­da lle­gar has­ta aquí. Sí, res­pon­de con na­tu­ra­li­dad. «Di­cen que voy a ser el pró­xi­mo. Que pron­to me van a ma­tar. Que van a cor­tar­me la ca­be­za». Ham­za ha­bla in­glés con di­fi­cul­tad –«lo apren­dí en la ca­lle»–, bebe un vod­ka a sor­bi­tos, se me­sa la bar­ba y se mues­tra fle­má­ti­co an­te la po­si­bi­li­dad de la muer­te. «Pa­ra no­so­tros, los si­rios, es al­go nor­mal. Per­der la vi­da no es ni tan ex­tra­ño ni tan im­por­tan­te. No ha­blo por mí, sino por to­dos no­so­tros. Tras ha­ber per­di­do a tan­tos ami­gos y fa­mi­lia­res, sa­be­mos que to­do es po­si­ble. Di­je a mis com­pa­ñe­ros que, si al­go me sucedía, si­guie­ran lu­chan­do. Y ellos me di­je­ron otro tan­to. So­lo va­mos a de­jar­lo si nos ma­tan a to­dos o si vol­ve­mos a nues­tros ho­ga­res. ISIS y no­so­tros es­ta­mos en gue­rra».

TU­VO QUE HUIR CON LO PUES­TO AN­TE LAS AME­NA­ZAS.

An­tes de la gue­rra ci­vil en Si­ria, po­cos ha­bían oí­do ha­blar de Raq­qa, ciu­dad de unos 220.000 ha­bi­tan­tes al nor­te del país. La po­bla­ción era pre­do­mi­nan­te­men­te su­ní, pe­ro te­nía al­gu­nas mez­qui­tas chiíes y una mi­no­ría cris­tia­na. Cuan­do se ini­ció el le­van­ta­mien­to con­tra el ré­gi­men del pre­si­den­te As­sad, Ham­za –es­te li­cen­cia­do en Bio­lo­gía por la Uni­ver­si­dad de Raq­qa que has­ta en­ton­ces nun­ca se ha­bía me­ti­do en po­lí­ti­ca– se im­pli­có en la re­be­lión. «El ré­gi­men no per­mi­tía la en­tra­da de los me­dios de co­mu­ni­ca­ción, así que nos con­ver­ti­mos en ciu­da­da­nos-pe­rio­dis­tas». Ham­za y sus com­pa­ñe­ros in­for­ma­ron so­bre los ata­ques y bom­bar­deos del ré­gi­men de As­sad. Más tar­de, cuan­do el Ejér­ci­to de Si­ria Li­bre se en­fren­tó por el con­trol de la ciu­dad con el emer­gen­te gru­po de ISIS, pa­sa­ron a ha­blar de los se­cues­tros y eje­cu­cio­nes lle­va­dos a ca­bo por es­te gru­po nue­vo y des­pia­da­do. ISIS ter­mi­nó por con­quis­tar Raq­qa ha­ce dos años; a esas al­tu­ras, los yiha­dis­tas sa­bían lo bas­tan­te so­bre el tra­ba­jo de Ham­za como pa­ra si­tuar­lo en su pun­to de mi­ra. «Se pre­sen­ta­ron en mi ca­sa. Por suer­te no es­ta­ba allí. Tu­ve que es­ca­par de la ciu­dad». Co­rría enero de 2014. Un ami­go que se le pa­re­ce fí­si­ca­men­te le en­tre­gó su do­cu­men­to de iden­ti­dad; se mar­chó sin de­cir adiós a sus fa­mi­lia­res o ami­gos. «No pu­de lle­var­me el or­de­na­dor ni nin­gu­na otra co­sa. No lle­va­ba más que la ro­pa pues­ta y el te­lé­fono mó­vil». Se es­ca­bu­lló por la frontera con Tur­quía. Una vez allí se reunió con va­rios ami­gos que tam­bién ha­bían es­ca­pa­do. De­ci­die­ron crear RBSS va­lién­do­se de las re­des so­cia­les pa­ra trans­mi­tir las no­ti­cias que otros ami­gos en Raq­qa les da­ban so­bre las ac­ti­vi­da­des de ISIS. «Las or­ga­ni­za­cio­nes de

de­fen­sa de los de­re­chos hu­ma­nos no sa­bían lo que es­ta­ba pa­san­do. Qui­si­mos ex­pli­cár­se­lo al mun­do en­te­ro pa­ra ver si al­guien po­día ha­cer al­go pa­ra cam­biar las co­sas». RBSS re­co­pi­ló fo­tos, ví­deos y tes­ti­mo­nios de pri­me­ra mano pro­ce­den­tes de sus con­tac­tos en la ciu­dad. El gru­po se con­vir­tió en una fuen­te pri­mor­dial pa­ra los me­dios in­ter­na­cio­na­les a me­di­da que iban sur­gien­do his­to­rias so­bre de­ca­pi­ta­cio­nes, cru­ci­fi­xio­nes y mu­je­res trans­for­ma­das en es­cla­vas se­xua­les. Re­cu­rrie­ron a Twit­ter y a Fa­ce­book pa­ra es­cri­bir so­bre el cie­rre de las es­cue­las y la aper­tu­ra de cen­tros edu­ca­ti­vos de ISIS en las mez­qui­tas, y col­ga­ron fo­tos de las lar­gas co­las pa­ra com­prar ali­men­tos.

NO PUE­DE HA­BLAR DE SU FA­MI­LIA POR SE­GU­RI­DAD.

Las ame­na­zas con­tra Ham­za se in­cre­men­ta­ron. Así que de­ci­dió po­ner aún más tie­rra de por medio. Con la ayu­da de un con­tra­ban­dis­ta y un pa­sa­por­te hún­ga­ro fal­so, Ham­za se em­bar­có rum­bo a Gre­cia, des­de don­de vo­ló a un lu­gar en Fran­cia; una vez allí con­ven­ció a un ta­xis­ta pa­ra que lo lle­va­ra a Ber­lín. Unos fa­mi­lia­res que vi­vían en el ex­te­rior de Si­ria lo ayu­da­ron a cos­tear los 13.000 eu­ros que le cos­tó to­do el pe­ri­plo. Una vez en Ale­ma­nia, los fun­cio­na­rios pen­sa­ron que sus afir­ma­cio­nes de que co­rría pe­li­gro de muer­te por su con­di­ción de pe­rio­dis­ta vo­lun­ta­rio eran «una ba­su­ra que me ha­bía in­ven­ta­do». Pe­ro fi­nal­men­te le con­ce­die­ron asi­lo, y aho­ra tie­ne ga­ran­ti­za­da la es­tan­cia por tres años. Mien­tras coor­di­na la cam­pa­ña de RBSS, ne­ce­si­ta en­con­trar un em­pleo. No tie­ne pa­re­ja y vi­ve so­lo en Ber­lín. Tie­ne fa­mi­lia­res en Eu­ro­pa, pe­ro no pue­de ha­blar so­bre ellos por se­gu­ri­dad. Las ame­na­zas no han he­cho más que em­peo­rar des­de que RBSS ha lo­gra­do ma­yor vi­si­bi­li­dad y un pre­mio concedido por pe­rio­dis­tas de Nue­va York. «La ver­dad, me da igual que me ame­na­cen. A mí me da lo mis­mo. Nues­tros com­pa­ñe­ros de Raq­qa es­tán ju­gán­do­se la vi­da, mien­tras yo es­toy aquí, en Eu­ro­pa». Las in­for­ma­cio­nes pro­ce­den­tes de Raq­qa in­di­can que ISIS ha pues­to pre­cio a la ca­be­za de Ham­za... y a las de sus co­la­bo­ra­do­res. «Han pro­me­ti­do re­com­pen­sar a quie­nes nos ma­ten. No sa­be­mos cuán­to les han pro­me­ti­do, pe­ro se­gu­ro que es una su­ma con­si­de­ra­ble».

ISIS ya ha ase­si­na­do a tres miem­bros de RBSS. Dos de ellos fue­ron cap­tu­ra­dos en Si­ria; el otro, Ibrahim Ab­dul Qa­der, fue de­ca­pi­ta­do al otro la­do de la frontera tur­ca en oc­tu­bre del año pa­sa­do. Un ci­neas­ta y sim­pa­ti­zan­te del gru­po, Na­ji Jerf, fue ase­si­na­do en Tur­quía en di­ciem­bre. ISIS tam­bién ha ido a por sus fa­mi­lia­res: el ve­rano pa­sa­do ma­tó al pa­dre de uno de los fun­da­do­res. Hay otros co­la­bo­ra­do­res de RBSS que vi­ven en Eu­ro­pa de for­ma anó­ni­ma, pe­ro Ham­za re­nun­ció a ha­cer lo mis­mo. Es­tá con­ven­ci­do de que la or­ga­ni­za­ción ne­ce­si­ta con­tar con un ros­tro pú­bli­co. «Soy el por­ta­voz. Si me man­tu­vie­ra en el ano­ni­ma­to, nos acu­sa­rían de es­tar a suel­do de los ser­vi­cios de in­te­li­gen­cia o del Go­bierno si­rio». Ham­za ase­gu­ra que RBSS tie­ne 70 in­for­man­tes en Raq­qa. «Han atra­pa­do a va­rios, pe­ro he­mos se­gui­do ade­lan­te». Sin em­bar­go, la lo­gís­ti­ca pa­ra sa­car las no­ti­cias al ex­te­rior se ha vuel­to más com­pli­ca­da. «Han de­ja­do la ciu­dad sin co­ne­xión a In­ter­net. Tan so­lo que­dan cua­tro ci­ber­ca­fés, to­dos ellos pro­pie­dad de ISIS. Pe­ro siem­pre en­con­tra­mos me­dios de sa­car in­for­ma­ción. Lo más di­fí­cil de sa­car son los ví­deos, pe­ro nos las arre­gla­mos. No po­de­mos de­cir­le có­mo. Y bueno... los de ISIS se vuel­ven lo­cos».

"TE­NE­MOS 70 IN­FOR­MAN­TES. LO MÁS DI­FÍ­CIL DE SA­CAR DE LA CIU­DAD SON LOS VÍ­DEOS, PE­RO NOS LAS ARRE­GLA­MOS" "PA­RA LOS SI­RIOS, PER­DER LA VI­DA NO ES AL­GO EX­TRA­ÑO AHO­RA. HE­MOS PER­DI­DO A TAN­TOS AMI­GOS..."

EL MA­YOR PE­LI­GRO ES­TÁ EN LOS NI­ÑOS.

La idea de unos ge­ri­fal­tes de ISIS ca­brea­dos por­que las no­ti­cias si­guen fil­trán­do­se le re­sul­ta re­con­for­tan­te, y Ham­za se per­mi­te es­bo­zar una le­ví­si­ma son­ri­sa. Pe­ro en ge­ne­ral se ex­pre­sa con cal­ma y so­brie­dad. Es­te jo­ven de­fi­ne la ciu­dad de Raq­qa como una cár­cel. De acuer­do con sus cálcu­los, en la re­gión si­guen vi­vien­do cer­ca de un mi­llón de per­so­nas, y su vi­da se vuel­ve ca­da día más di­fí­cil si no se unen a ISIS. En cam­bio, el va­rón que abra­za su cau­sa «re­ci­be di­ne­ro, un co­che, una ca­sa, una mu­jer... lo que quie­ra. Vi­vir ba­jo el con­trol de ISIS sin unir­se a ellos es una for­ma de re­sis­ten­cia. Si al­guien cri­ti­ca a ISIS, es eje­cu­ta­do». Tras com­pren­der que no van a po­der con­ver­tir a to­dos los adul­tos, los lí­de­res de ISIS han pa­sa­do a cen­trar­se en los ni­ños. La ma­yo­ría de los pe­que­ños ha­ce vi­da en la ca­lle, ya que no hay es­cue­las a las que asis­tir. «ISIS em­pe­zó a ha­cer­les re­ga­li­tos pa­ra ga­nár­se­los: un dó­lar o un te­lé­fono mó­vil de vez en cuan­do...». Ade­más de tra­ba­jar en las re­des so­cia­les, los co­la­bo­ra­do­res de RBSS en la ciu­dad dis­tri­bu­yen una re­vis­ta cu­ya cu­bier­ta es idén­ti­ca a la de una pu­bli­ca­ción de los yiha­dis­tas, pe­ro cu­yas pá­gi­nas con­tie­nen ma­te­rial sub­ver­si­vo, in­clu­yen­do his­to­rie­tas des­ti­na­das a atraer la aten­ción de los ni­ños. Es un pe­que­ño pa­so, pe­ro a Ham­za le preo­cu­pa que –a pe­sar de to­dos es­tos es­fuer­zos– la ideo­lo­gía del fa­na­tis­mo es­té sien­do im­plan­ta­da en las men­tes de la pró­xi­ma ge­ne­ra­ción. Tam­bién le an­gus­tia el he­cho de que los ha­bi­tan­tes de Raq­qa se sien­tan tan de­ses­pe­ra­dos que al­gu­nos es­tén de­ci­dien­do que la úni­ca for­ma de so­bre­vi­vir sea in­te­grán­do­se en ISIS. «Ten­go un buen ami­go, un mé­di­co... Sé que odia a los de ISIS, pe­ro otro ami­go me di­jo que se ha­bía uni­do a los yiha­dis­tas. Lo lla­mé y me ex­pli­có: 'Es ver­dad que me he uni­do a ellos. Ten­go hi­jos a los que dar de co­mer. Y no iban a de­jar­me tra­ba­jar has­ta que me hi­cie­ra de ISIS'».

SU VER­DA­DE­RO ENEMI­GO ES EL RÉ­GI­MEN DE AS­SAD.

RBSS se ha he­cho fa­mo­sa por in­for­mar so­bre ISIS, pe­ro Ham­za ase­gu­ra que los yiha­dis­tas no son su prin­ci­pal ob­je­ti­vo. «Nues­tro enemi­go nú­me­ro uno es el ré­gi­men de As­sad, que ha ma­ta­do a 100 per­so­nas por ca­da una ase­si­na­da por ISIS». Gran Bre­ta­ña, Es­ta­dos Uni­dos y sus alia­dos oc­ci­den­ta­les «se han ol­vi­da­do de As­sad y se han cen­tra­do en ISIS. Pe­ro ISIS apa­re­ció por cul­pa del ré­gi­men de As­sad». «Cuan­do em­pe­za­mos a ope­rar, sen­ci­lla­men­te pe­día­mos li­ber­tad. Lue­go pe­di­mos un cam­bio de ré­gi­men, y los paí­ses oc­ci­den­ta­les pro­me­tie­ron ayu­dar­nos, pe­ro sus promesas fue­ron pa­pel mo­ja­do. Si al prin­ci­pio nos hu­bie­ran ayu­da­do, aho­ra no ten­dría­mos que vér­nos­las con ISIS». ¿Cree que al­gún día va a vol­ver a su ho­gar en Raq­qa? «Yo soy muy op­ti­mis­ta. Creo que las co­sas van a cam­biar, que nues­tra la­bor va a ayu­dar, que va a fa­ci­li­tar que la si­tua­ción cam­bie». Lue­go mi­ra el mó­vil y du­da. «Es­pe­ro vol­ver, pe­ro no es­toy se­gu­ro. No sa­be­mos si va­mos a se­guir con vi­da pa­ra vol­ver. An­tes de la gue­rra, si al­guien jo­ven mo­ría, to­dos nos sen­tía­mos muy tris­tes y nos se­guía­mos acor­dan­do de esa per­so­na du­ran­te años. Pe­ro aho­ra es tan nor­mal per­der a fa­mi­lia­res y ami­gos que, si te ma­tan por la ma­ña­na, por la no­che ya te han ol­vi­da­do».

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.