"LA FI­NAN­CIA­CIÓN NO HA SI­DO UN HÁN­DI­CAP, NI DU­RAN­TE LA CRI­SIS"

Ca­te­drá­ti­ca de De­re­cho, 63 años. Az­nar le en­co­men­dó una ley edu­ca­ti­va que sus­ti­tu­ye­ra a la LOGSE. Su ley tu­vo una vi­da efí­me­ra, Za­pa­te­ro la des­ac­ti­vó na­da más lle­gar al Go­bierno.

La Voz de Galicia (A Coruña) - XL Semanal - - Especial Educación -

Xlse­ma­nal. ¿Có­mo fue su ate­rri­za­je en el Mi­nis­te­rio? Pi­lar del Cas­ti­llo. Me en­con­tré con un da­to alar­man­te: tres de ca­da diez alum­nos aban­do­na­ban el sis­te­ma edu­ca­ti­vo en su eta­pa obli­ga­to­ria sin ob­te­ner el cer­ti­fi­ca­do de se­cun­da­ria. La LOGSE lle­va­ba 10 años apli­cán­do­se. Por tan­to, ha­bía una evi­den­cia de que esa nor­ma es­ta­ba fra­ca­san­do. Y ha­bía que cam­biar­la. XL. ¿A qué atri­bu­ye ese fra­ca­so? P.C. Se es­ta­ba con­fun­dien­do la igual­dad de opor­tu­ni­da­des con la igual­dad de re­sul­ta­dos aca­dé­mi­cos. La úni­ca ma­ne­ra pa­ra que ha­ya igual­dad de re­sul­ta­dos es que los alum­nos pa­sen de cur­so sin que im­por­te si aprue­ban o si sus­pen­den. Que las no­tas den igual y pue­das pa­sar tran­qui­la­men­te con un ca­rro de sus­pen­sos. XL. La pro­mo­ción au­to­má­ti­ca. P.C. Exac­to. No ha­bía nin­gún fil­tro, nin­gu­na eva­lua­ción, nin­gu­na con­se­cuen­cia del ren­di­mien­to del alumno. Y eso era le­tal pa­ra el sis­te­ma. XL. ¿Por qué? P.C. Por­que des­apa­re­cía el va­lor del es­fuer­zo y de la res­pon­sa­bi­li­dad y de la exi­gen­cia en el apren­di­za­je. Y es­to ha­cía que un por­cen­ta­je ele­va­dí­si­mo de alum­nos se fue­sen des­co­nec­tan­do del sis­te­ma, de­sin­te­re­sán­do­se. ¿Pa­ra qué es­tu­diar si vas a pa­sar igual­men­te? Fue un error, un in­men­so error. En es­pe­cial pa­ra los más des­fa­vo­re­ci­dos. Como no se les fa­ci­li­ta­ba una for­ma­ción de ca­li­dad, aca­ba­ron pa­gán­do­lo. XL. Pe­ro su Ley de Ca­li­dad tam­bién fue muy con­tes­ta­da en la ca­lle... P.C. Los que se ma­ni­fes­ta­ban eran so­bre to­do sin­di­ca­tos y es­tu­dian­tes, pe­ro ma­yo­res de 16 años, no los de se­cun­da­ria. Des­gra­cia­da­men­te, la opi­nión pú­bli­ca en Es­pa­ña es­tá muy po­la­ri­za­da en el te­ma de la edu­ca­ción. Pe­ro la in­men­sa ma­yo­ría de los pro­fe­so­res fue­ron gran­des alia­dos

en es­ta re­for­ma. Ten­ga en cuen­ta que es­ta­ban em­pe­zan­do a pa­sar­lo muy mal. Su au­to­ri­dad es­ta­ba muy cues­tio­na­da. Cuan­do el alumno pue­de apro­bar el cur­so sin que im­por­te pa­ra na­da la eva­lua­ción del pro­fe­sor, la ges­tión del au­la ter­mi­na sien­do ca­si in­go­ber­na­ble. Los pro­fe­so­res se veían ca­da vez más arrin­co­na­dos. XL. ¿In­ten­tó que fue­ra una ley con­sen­sua­da? P.C. Por su­pues­to. La opo­si­ción a la ley fue po­lí­ti­ca, no so­cial. Los so­cia­lis­tas di­je­ron «no, no y no». No que­rían acep­tar la reali­dad. Y no hu­bo for­ma de en­con­trar vías de en­ten­di­mien­to. Pe­ro to­da la co­mu­ni­dad edu­ca­ti­va par­ti­ci­pó: pa­dres, pro­fe­so­res, aso­cia­cio­nes, alum­nos... XL. ¿Qué me­di­das pro­po­nía su ley? P.C. Nos cen­tra­mos en la eta­pa que es­ta­ba te­nien­do más pro­ble­mas, en­tre 14 y 16 años. Se es­ta­ble­cie­ron iti­ne­ra­rios en ter­ce­ro y cuar­to de la ESO se­gún los in­tere­ses de los alum­nos. Se re­for­za­ron las ma­te­rias tron­ca­les: Ma­te­má­ti­cas, Len­gua y Len­gua Ex­tran­je­ra... No se po­día pro­mo­cio­nar con más de tres asig­na­tu­ras sus­pen­di­das. Se re­for­zó la au­to­no­mía de los cen­tros, se es­ta­ble­cían con­tro­les en dis­tin­tos ni­ve­les pa­ra eva­luar el ren­di­mien­to. Y una prue­ba ge­ne­ral del ba­chi­lle­ra­to como se ha­ce en otros paí­ses eu­ro­peos. En re­su­men, se dio im­por­tan­cia a los re­sul­ta­dos. Con trans­pa­ren­cia. Ha­bía que eva­luar el sis­te­ma, sen­ci­lla­men­te pa­ra sa­ber si funcionaba. XL. ¿Ha­bía re­cur­sos pa­ra apli­car esas me­di­das? P.C. Yo creo, sin­ce­ra­men­te, que la fi­nan­cia­ción nun­ca ha si­do un hán­di­cap en el sis­te­ma edu­ca­ti­vo es­pa­ñol, in­clu­so años más tar­de, en los peo­res mo­men­tos de la cri­sis. XL. Cam­bió el Go­bierno y pa­ra­li­zó la apli­ca­ción de su ley. P.C. Sí, fue la pri­me­ra me­di­da del pri­mer Go­bierno de Za­pa­te­ro. Al­go in­creí­ble. Una irres­pon­sa­bi­li­dad. Se per­die­ron años pre­cio­sos. El nue­vo Eje­cu­ti­vo ten­dría que ha­ber com­pro­ba­do si los cam­bios que pro­po­nía­mos me­jo­ra­ban lo que ha­bía. XL. ¿Cuál cree que fue su le­ga­do? P.C. La ma­yo­ría de la so­cie­dad es­pa­ño­la en­ten­dió el con­cep­to de ca­li­dad y que el fra­ca­so es­co­lar era un las­tre enor­me pa­ra los alum­nos y la so­cie­dad. De he­cho, ya na­die dis­cu­te que la ca­li­dad es un ele­men­to cen­tral del sis­te­ma edu­ca­ti­vo. XL. Ha llo­vi­do des­de en­ton­ces, ¿có­mo ve aho­ra la si­tua­ción? P.C. Han pa­sa­do 16 años des­de que me hi­ce car­go del Mi­nis­te­rio. Y el mun­do ha cam­bia­do mu­chí­si­mo. Pe­ro lo más in­tere­san­te es la trans­for­ma­ción di­gi­tal. El sal­to cua­li­ta­ti­vo es es­pec­ta­cu­lar. Y se ha ace­le­ra­do en los úl­ti­mos tres años. El cre­ci­mien­to es ex­po­nen­cial. XL. ¿Có­mo afec­ta a la edu­ca­ción? P.C. El im­pac­to es tre­men­do. De dos ma­ne­ras. Por una par­te, va a ha­ber un ti­rón del em­pleo. En un pla­zo muy breve, la eco­no­mía se­rá esen­cial­men­te di­gi­tal y ge­ne­ra­rá ca­si cua­tro mi­llo­nes de nue­vos em­pleos en Eu­ro­pa. La ma­yor de­man­da se con­cen­tra en em­pleos to­tal­men­te nue­vos: ci­ber­se­gu­ri­dad, ro­bó­ti­ca, re­des... Un es­tu­dio se­ña­la que en 2015 se pro­du­je­ron en Es­pa­ña 255.000 con­tra­ta­cio­nes con un per­fil di­gi­tal. Y que es­te año se con­ta­bi­li­za­rán otras 250.000. XL. ¿Y la otra ma­ne­ra? P.C. Van a cam­biar las ma­te­rias y la ma­ne­ra de en­se­ñar. Ma­te­rias como las Ma­te­má­ti­cas, que ha­bían si­do muy ári­das, se­rán mu­cho más ame­nas... Es un tren que no po­de­mos per­der. XL. ¿Es­pa­ña es­tá pre­pa­ra­da pa­ra no per­der ese tren? P.C. Hay paí­ses que han he­cho es­fuer­zos im­pre­sio­nan­tes, los paí­ses nór­di­cos, Ho­lan­da, el Reino Uni­do... Así que de­be­mos po­ner­nos las pi­las. Te­ne­mos una ven­ta­na de opor­tu­ni­dad con la obli­ga­ción que tie­nen aho­ra los par­ti­dos de po­ner­se de acuer­do. Las en­se­ñan­zas di­gi­ta­les de­ben ser una prio­ri­dad de cual­quier pac­to edu­ca­ti­vo.

"La trans­for­ma­ción di­gi­tal de­be ser una prio­ri­dad. La obli­ga­ción que tie­nen aho­ra los par­ti­dos de po­ner­se de acuer­do es una opor­tu­ni­dad pa­ra po­ner­nos las pi­las. "

ASIG­NA­TU­RA PEN­DIEN­TE La Es­pa­ña de la de­mo­cra­cia no ha­bía te­ni­do una ley que re­fle­ja­se la ma­ne­ra de en­ten­der la edu­ca­ción del PP. La LOCE no lle­gó a im­plan­tar­se. Aquí, la mi­nis­tra en un co­le­gio de La Coruña.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.