EN FOR­MEN­TE­RA NE­CE­SI­TAN TRA­BA­JA­DO­RES.

La Voz de Galicia (A Coruña) - XL Semanal - - Conocer Tecnología -

Con el buen tiem­po a la vuel­ta de la es­qui­na, hos­te­le­ros y res­tau­ran­tes ne­ce­si­tan cu­brir pues­tos de tra­ba­jo. Así que ha­ce unas se­ma­nas pu­sie­ron en mar­cha una bol­sa de em­pleo: se ins­cri­bie­ron 9114 pro­fe­sio­na­les. El equi­po de re­clu­ta­do­res hi­zo una cri­ba, me­dian­te lla­ma­das te­le­fó­ni­cas y con­ver­sa­cio­nes por vi­deo­con­fe­ren­cia, y eli­gie­ron a 400 pro­fe­sio­na­les. De ellos, 130 cu­bri­rán los pues­tos de tra­ba­jo ofer­ta­dos. Han si­do ele­gi­dos me­dian­te en­tre­vis­tas ca­ra a ca­ra en Ma­drid, Bil­bao, Se­vi­lla y Bar­ce­lo­na, rea­li­za­das a pri­me­ros de abril. El pro­ce­so es una bue­na mues­tra de una prác­ti­ca ca­da vez más ha­bi­tual: el re­clu­ta­mien­to de per­so­nal a tra­vés de ser­vi­cios de vi­deo­con­fe­ren­cia como Sky­pe. «Es una he­rra­mien­ta que ofre­ce gran­des ven­ta­jas por la ra­pi­dez y el aho­rro de cos­tes cuan­do tie­nes a gen­te dis­per­sa por el mun­do», ex­pli­ca Síl­via Fo­rés, di­rec­to­ra de re­cur­sos hu­ma­nos de Ba­ker & Mcken­zie Bar­ce­lo­na y au­to­ra del li­bro So­lo pue­de que­dar so­bre los pro­ce­sos de se­lec­ción. «Es una he­rra­mien­ta de fil­tro: sir­ve pa­ra des­car­tar de un mo­do rá­pi­do a aque­llos que no cum­plen con al­gu­nos re­qui­si­tos que ne­ce­si­ta la vacante que se ha de cu­brir, como, por ejem­plo, el idio­ma». Y ase­gu­ra que, si pue­de evi­tar­lo, nun­ca con­tra­ta a na­die sin un en­cuen­tro ca­ra a ca­ra. Pe­se a su uti­li­dad, en la vi­deo­con­fe­ren­cia hay da­tos que se pier­den. Sur­gen pro­ble­mas téc­ni­cos, la per­so­na es­tá más ner­vio­sa por­que la pan­ta­lla im­po­ne… «Es fá­cil que el can­di­da­to pier­da par­te de su en­can­to en una en­tre­vis­ta por Sky­pe», con­clu­ye. ¿Có­mo evi­tar­lo? ¿Có­mo dar lo me­jor de uno mis­mo, tal como ha­ría en una en­tre­vis­ta en per­so­na?

CON­VIE­NE EN­SAY AR. En pri­mer lu­gar, prac­ti­que. Co­noz­ca a fon­do la he­rra­mien­ta, ha­ga prue­bas y se­pa có­mo re­sol­ver los pro­ble­mas téc­ni­cos que pue­dan sur­gir. Si du­ran­te la charla al­go fa­lla, cau­sa­rá una bue­na im­pre­sión el que el can­di­da­to se­pa man­te­ner la cal­ma y bus­que una so­lu­ción. Un «per­dón, ¿pue­de re­pe­tir?» fun­cio­na una vez. Pe­ro si la con­ver­sa­ción se aca­ba re­du­cien­do a la fra­se «¿me oyes aho­ra?», se­rá di­fí­cil re­mon­tar. Y des­de am­bos la­dos de la pan­ta­lla sur­gi­rán los ner­vios. Ma­lo. Pa­ra evi­tar­lo, con­vie­ne ha­cer lla­ma­das de prue­ba. Des­de la pro­pia com­pa­ñía Sky­pe apun­tan al­gu­nos con­se­jos bá­si­cos. Sean Wil­kes tra­ba­ja en el de­par­ta­men­to de re­cur­sos hu­ma­nos de la fir­ma: «Si hay al­gu­na po­si­bi­li­dad de que ten­gas que ha­cer al­gu­na de­mos­tra­ción du­ran­te la en­tre­vis­ta –como es­cri­bir có­di­go in­for­má­ti­co o re­sol­ver un pro­ble­ma–, ase­gú­ra­te de que has prac­ti­ca­do fun­cio­nes como 'Com­par­tir pan­ta­lla' o 'En­viar fo­tos y ar­chi­vos'», apun­ta. Por cier­to, ha­bla­mos de Sky­pe, pe­ro hay mu­chas otras he­rra­mien­tas pa­ra ha­cer vi­deo­lla­ma­da, como Han­gouts o Fa­ceti­me (pa­ra dis­po­si­ti­vos Ap­ple). No se asus­te, no ha­ce fal­ta co­no­cer­las to­das a fon­do, pe­ro sí la que va­ya a em­plear­se du­ran­te la en­tre­vis­ta. Ojo tam­bién al per­fil de usua­rio en la red en cues­tión: es una car­ta de pre­sen­ta­ción, y si el su­yo es ‘Vi­va­la­juer­ga’, va por mal ca­mino. Eli­ja uno asép­ti­co, como su nom­bre y ape­lli­dos, un nom­bre y un año… Al­go pa­re­ci­do ocu­rre con la fo­to de per­fil y las lla­ma­das ‘ac­tua­li­za­cio­nes de es­ta­do’, esas fra­ses que apa­re­cen li­ga­das a nues­tro per­fil. Si tie­ne una web o un blog pro­fe­sio­nal, no es­ta­ría de más en­la­zar­lo. Re­ví­se­lo pa­ra que no ha­ya na­da inopor­tuno. Y no se ha­ga es­pe­rar, del mis­mo mo­do que nun­ca se per­mi­ti­ría lle­gar tar­de a un pro­ce­so de se­lec­ción en per­so­na: co­néc­te­se un cuar­to de ho­ra an­tes de la ho­ra pre­vis­ta.

EL ES­CE­NA­RIO IM­POR­TA. An­tes de la en­tre­vis­ta con­vie­ne tam­bién pre­pa­rar la es­ce­na don­de va a te­ner lu­gar. La ilu­mi­na­ción es bá­si­ca. «Si la fuen­te de luz es­tá de­trás de ti, pa­re­ce­rá que es­tás en un pro­gra­ma de pro­tec­ción de tes­ti­gos», apun­ta con iro­nía Ja­mes Gould, ma­na­ger glo­bal de per­so­nal de Sky­pe. Una luz la­te­ral

pro­yec­ta­rá som­bras en la ca­ra que ha­rá que pa­rez­ca mu­cho más agre­si­va. Lo me­jor es em­plear una luz di­fu­sa –por ejem­plo, re­bo­ta­da en la pa­red– y, a ser po­si­ble, fron­tal: de­trás de la pan­ta­lla del or­de­na­dor.

AMBIENTE NEU­TRO . Y, por su­pues­to, evi­te to­da in­te­rrup­ción. «Si vi­ves con al­guien, ¡aví­sa­los! –ad­vier­te Síl­via Fo­rés–. A ve­ces te en­cuen­tras con que apa­re­ce al­guien de­trás de la pan­ta­lla. O con que ladra el pe­rro». Aun­que no sean fac­to­res de­fi­ni­ti­vos, sí in­flui­rán en la im­pre­sión que cau­se el can­di­da­to. Tam­bién hay que evi­tar ele­men­tos que den mu­cha in­for­ma­ción so­bre no­so­tros, es­pe­cial­men­te si pue­den ser con­flic­ti­vos. «Cuan­to más neu­tro sea el es­pa­cio, me­jor. Si el en­tre­vis­ta­do tie­ne un pós­ter del Real Ma­drid y el en­tre­vis­ta­dor es del Ba­rça, no le in­va­li­da, cla­ro, pe­ro le va a pre­dis­po­ner en su con­tra», ex­pli­ca. Aun­que in­ci­de Síl­via Fo­rés en des­mi­ti­fi­car su pro­fe­sión: «La gen­te pien­sa que es­ta­mos pen­dien­tes de to­do, pe­ro al fi­nal nos im­por­ta so­bre to­do lo que di­ce el can­di­da­to». In­clu­so re­cuer­da un ca­so re­cien­te, an­tes de Se­ma­na San­ta. «Es­ta­ba en­tre­vis­tan­do a una chi­ca muy jo­ven. Ella, en Bos­ton y yo, en Bar­ce­lo­na. Pa­ra ella eran las sie­te de la ma­ña­na y no ha­bía desa­yu­na­do… Du­ran­te la con­fe­ren­cia ca­si se des­ma­ya. No se lle­gó a caer, pe­ro tu­vi­mos que in­te­rrum­pir la charla. Por cier­to, ¡la he­mos con­tra­ta­do!». Fi­nal fe­liz.

LA INDUMENT ARIA. Enrique Dans, pro­fe­sor de sis­te­mas y tec­no­lo­gías de la in­for­ma­ción de IE Bu­si­ness School, apun­ta al­gu­nos ele­men­tos más. Por un la­do, la ves­ti­men­ta. «Aun­que es­tés en tu ca­sa, vís­te­te como ha­rías pa­ra cual­quier en­tre­vis­ta –su­gie­re–. Pe­ro evi­ta un es­tam­pa­do con mo­ti­vos y pa­tro­nes re­pe­ti­ti­vos o pe­que­ños, pue­de pro­vo­car el lla­ma­do efec­to moi­ré, que es in­co­mo­dí­si­mo. Yo ten­go al­gu­nas cor­ba­tas que me en­can­tan, pe­ro que tra­to de evi­tar si voy a rea­li­zar una vi­deo­con­fe­ren­cia. Y cui­da­do con lle­var una ca­mi­sa blan­ca so­bre un fon­do blan­co: pa­re­ce­rá que te­ne­mos una ca­be­za flo­tan­te». Con­vie­ne ele­gir co­lo­res cla­ros, no muy lla­ma­ti­vos y que des­ta­quen so­bre el fon­do. Hay quien su­gie­re que nos fi­je­mos en có­mo van ves­ti­dos los pre­sen­ta­do­res del te­le­dia­rio: los co­lo­res que ellos em­plean fun­cio­nan bien en cá­ma­ra. Si una mu­jer de­ci­de usar ma­qui­lla­je, con­vie­ne que lo re­sal­te un po­co más de lo que ha­ría ha­bi­tual­men­te: a tra­vés de la cá­ma­ra se ve me­nos que en per­so­na. ¡Y vís­ta­se de la ca­be­za a los pies! No dé por he­cho que so­lo se ve­rá el tor­so. ¿Qué ocu­rre si va en pan­ta­lo­nes cor­tos y se tie­ne que le­van­tar du­ran­te la charla? No siem­pre se­rá ne­ce­sa­rio ves­tir de tra­je y cor­ba­ta. Un look ca­sual, aun­que pro­fe­sio­nal, pue­de ser su­fi­cien­te. Con­vie­ne que el can­di­da­to bus­que en In­ter­net da­tos so­bre la em­pre­sa y el pú­bli­co al que se di­ri­ge, igual que ha­ría­mos pa­ra cual­quier en­tre­vis­ta de tra­ba­jo. Bus­car imá­ge­nes o cu­rio­sear el per­fil en re­des so­cia­les del en­tre­vis­ta­dor o al­gu­nos car­gos de la em­pre­sa pue­de dar­nos mu­chas pis­tas so­bre qué es­pe­ran de no­so­tros: des­de có­mo se vis­ten pa­ra acu­dir a tra­ba­jar has­ta có­mo es la de­co­ra­ción que hay en las ofi­ci­nas…

MI­RAR A CÁ­MA­RA. «Otro as­pec­to im­por­tan­te –sub­ra­ya Enrique Dans– es la mi­ra­da». Con­vie­ne mi­rar a la cá­ma­ra cuan­do nos di­ri­ja­mos a nues­tro in­ter­lo­cu­tor. «Es me­jor mi­ni­mi­zar la pan­ta­lla del pro­gra­ma de vi­deo­con­fe­ren­cia y ubi­car­la cer­ca de la cá­ma­ra. Así, cuan­do mi­res al

Qin­ter­lo­cu­tor, es­ta­rás mi­ran­do tam­bién a la cá­ma­ra» y trans­mi­ti­rá ma­yor sen­sa­ción de cer­ca­nía. Otro con­se­jo: si es ne­ce­sa­rio, al­za tu dis­po­si­ti­vo. Si em­plea­mos un por­tá­til, una ta­ble­ta o in­clu­so un te­lé­fono mó­vil (no es la op­ción más acon­se­ja­ble), es me­jor po­ner­lo so­bre unos li­bros pa­ra que la cá­ma­ra que­de a la al­tu­ra de los ojos. La pos­tu­ra del en­tre­vis­ta­do tam­bién es im­por­tan­te. Enrique Dans su­gie­re que ha­ya un li­ge­ro es­cor­zo: no es­tar com­ple­ta­men­te fron­ta­les a la cá­ma­ra. Ni muy pe­ga­dos a ella pa­ra que per­mi­ta ob­ser­var nues­tro len­gua­je cor­po­ral. Que se vea, apro­xi­ma­da­men­te, has­ta el ter­cer bo­tón de la ca­mi­sa. Pe­ro, ade­más, sién­te­se con la es­pal­da rec­ta. No se de­je lle­var por la co­mo­di­dad del ho­gar y re­cuer­de que es­tá en una en­tre­vis­ta de tra­ba­jo. Si se man­tie­ne li­ge­ra­men­te in­cli­na­do ha­cia de­lan­te, trans­mi­ti­rá sen­sa­ción de in­te­rés. No exa­ge­re, pe­ro mués­tre­se al­go más en­tu­sias­ta y son­rien­te de lo que ha­ría en un en­cuen­tro ca­ra a ca­ra. Al­ce bien la voz: que se le oi­ga al­to y cla­ro. Pe­ro cui­da­do con las in­te­rrup­cio­nes. Es muy ha­bi­tual que el so­ni­do lle­gue con un li­ge­ro re­tra­so. Es­pe­re unos se­gun­dos an­tes de res­pon­der, pa­ra ase­gu­rar­se de que el en­tre­vis­ta­dor ha ter­mi­na­do la fra­se. To­dos es­tos as­pec­tos ayu­da­rán a lle­var la en­tre­vis­ta a buen tér­mino. Pe­ro ¿y des­pués? Mos­trar in­te­rés es bueno, pe­ro eli­ja con aten­ción la vía. ¿No se­rá me­jor man­dar un e-mail que rea­li­zar una lla­ma­da por Sky­pe, mu­cho más in­tru­si­vo? En re­su­men: ac­túe como ha­ría du­ran­te cual­quier pro­ce­so de se­lec­ción. No per­mi­ta que el es­trés tec­no­ló­gi­co sea un obs­tácu­lo.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.