Una his­to­ria de Es­pa­ña (LXI).

La Voz de Galicia (A Coruña) - XL Semanal - - Sumario - Por Ar­tu­ro Pérez-re­ver­te.

yde esa tris­te ma­ne­ra, se­ño­ras y ca­ba­lle­ros, des­pués de per­der Cu­ba, Fi­li­pi­nas, Puer­to Ri­co y has­ta la ver­güen­za, re­du­ci­da a lo pe­nin­su­lar y a un par de tro­ci­tos de Áfri­ca, nin­gu­nea­da por las gran­des po­ten­cias que un par de si­glos an­tes to­da­vía le lle­va­ban el bo­ti­jo, Es­pa­ña en­tró en un si­glo XX que iba a ser te­la ma­ri­ne­ra. El hi­jo de la rei­na María Cris­ti­na de­jó de ser Al­fon­si­to pa­ra con­ver­tir­se en Al­fon­so XIII. Pe­ro tam­po­co ahí tu­vi­mos suer­te, por­que no era hom­bre ade­cua­do pa­ra los tiem­pos tur­bu­len­tos que es­ta­ban por ve­nir. Al­fon­so era un chi­co cam­pe­chano –co­sa de fa­mi­lia, des­de su abue­la Isa­bel has­ta su nieto Juan Car­los– y un pa­trio­ta que ama­ba sin­ce­ra­men­te a Es­pa­ña. El pro­ble­ma, o uno de ellos, era que te­nía po­ca per­so­na­li­dad pa­ra li­diar en es­ta com­pli­ca­da pla­za. Como di­ce el escritor Juan Es­la­va Ga­lán, «te­nía gus­tos de se­ño­ri­to»: co­ches, ca­ba­llos, lu­jo so­cial re­fi­na­do y mu­je­res gua­pas, con las que tu­vo unos cuan­tos hi­jos ile­gí­ti­mos. Pe­ro en lo de go­ber­nar con me­su­ra y pru­den­cia no an­du­vo tan vi­go­ro­so como en el ca­tre. Lo co­ro­na­ron en 1902, jus­to cuan­do ya se iba al ca­ra­jo el sis­te­ma de tur­nos por el que ha­bían es­ta­do go­ber­nan­do li­be­ra­les y con­ser­va­do­res. Iban a su­ce­der­se trein­ta y dos go­bier­nos en vein­te años. Ha­bía nue­vos par­ti­dos, nue­vas am­bi­cio­nes, nue­vas es­pe­ran­zas. Y me­nos re­sig­na­ción. El mun­do era más com­ple­jo, el cam­po arrui­na­do y ham­brien­to se­guía en ma­nos de te­rra­te­nien­tes y ca­ci­ques, y en las ciu­da­des las ma­sas pro­le­ta­rias apo­ya­ban ca­da vez más a los par­ti­dos de iz­quier­da. Re­su­mien­do mu­cho la co­sa: los re­pu­bli­ca­nos cre­cían, y los pro­ble­mas del Es­ta­do –lo mis­mo les sue­na a us­te­des el detalle– alen­ta­ban el opor­tu­nis­mo po­lí­ti­co, cuan­do no se­ce­sio­nis­ta, de na­cio­na­lis­tas ca­ta­la­nes y vas­cos, cons­cien­tes de que el ne­go­cio de ser es­pa­ñol ya no da­ba los mis­mos be­ne­fi­cios que an­tes. A ni­vel pro­le­ta­rio, los anar­quis­tas so­bre to­do, de los que Es­pa­ña era fér­til en du­ros y pu­ros, te­nían pri­sa, de­ses­pe­ra­ción y unos co­jo­nes como los del ca­ba­llo de Es­par­te­ro. Uno, ita­liano, ya se ha­bía ce­pi­lla­do a Cá­no­vas en 1897. Así que, pa­ra desa­yu­nar­se, otro lla­ma­do Mateo Mo­rral le re­ga­ló al jo­ven rey, el día mis­mo de su bo­da, una bom­ba que hi­zo una ma­tan­za en mi­tad del cor­te­jo, en la ca­lle Ma­yor de Ma­drid. En las si­guien­tes tres dé­ca­das, sus co­le­gas de­ja­rían una hue­lla pro­fun­da en la vi­da es­pa­ño­la, en­tre otras co­sas por­que le die­ron ma­ta­ri­le a los po­lí­ti­cos Da­to y Canalejas (a es­te úl­ti­mo mi­ran­do el es­ca­pa­ra­te de una li­bre­ría, co­sa que en un po­lí­ti­co ac­tual se­ría ca­si im­po­si­ble), y ade­más de in­ten­tar que pal­ma­ra el rey es­tu­vie­ron a pun­to de con­se­guir­lo con Mau­ra y con el dic­ta­dor Pri­mo de Ri­ve­ra. Des­pués, des­ce­re­bra­dos como eran esos cha­va­les, con­tri­bui­rían mu­cho a car­gar­se la Se­gun­da Re­pú­bli­ca; pe­ro no ade­lan­te­mos acon­te­ci­mien­tos. De mo­men­to, a prin­ci­pios de si­glo, lo que ha­cían los anar­cas, o lo pre­ten­dían, era po­ner­lo to­do pa­tas arri­ba, se­gu­ros de que el sis­te­ma es­ta­ba po­dri­do y de que el úni­co re­me­dio era di­na­mi­tar­lo has­ta los ci­mien­tos. Y bueno. Tu­vie­ran o no ra­zón, el ca­so es que pro­ta­go­ni­za­ron mu­chas pri­me­ras pá­gi­nas de pe­rió­di­cos, con ase­si­na­tos y bom­bas por aquí y por allá, in­clui­da una que le sol­ta­ron en el Li­ceo de Bar­ce­lo­na a la flor y la na­ta de la bur­gue­sía mi­llo­ne­tis lo­cal, que de­jó el pa­tio de bu­ta­cas como el mos­tra­dor de una car­ni­ce­ría. Pe­ro lo que los pu­so de ver­dad en el can­de­le­ro in­ter­na­cio­nal fue la Se­ma­na Trá­gi­ca, tam­bién en Bar­ce­lo­na. En Ma­rrue­cos –del que ha­bla­re­mos otro día– se ha­bía lia­do un no­to­rio pi­fos­tio; y como de cos­tum­bre, a la gue­rra iban los hi­jos de los po­bres, mien­tras los otros se las arre­gla­ban, pa­gan­do a in­fe­li­ces, pa­ra que­dar­se en ca­sa. Un em­bar­que de tro­pas, con unas pías da­mas ca­tó­li­cas que fue­ron al puer­to a re­par­tir es­ca­pu­la­rios y me­da­llas de san­tos, ter­mi­nó en es­ta­lli­do re­vo­lu­cio­na­rio que pu­so la ciu­dad en lla­mas, con que­ma de con­ven­tos in­clui­da, com­ba­tes ca­lle­je­ros y re­pre­sión san­grien­ta. El Go­bierno ne­ce­si­ta­ba que al­guien se co­mie­ra el ma­rrón, así que echó la cul­pa al lí­der anar­quis­ta Fran­cis­co Ferrer Guar­dia, que como se de­cía en­ton­ces fue pa­sa­do

El pro­ble­ma era que Al­fon­so XIII te­nía po­ca per­so­na­li­dad pa­ra li­diar en es­ta com­pli­ca­da pla­za

por las ar­mas. Aque­llo sus­ci­tó un re­vue­lo de pro­tes­tas de la iz­quier­da in­ter­na­cio­nal. Eso hi­zo caer al go­bierno con­ser­va­dor y dio pa­so a uno li­be­ral que hi­zo lo que pu­do; pe­ro aque­llo re­ven­ta­ba por to­das las cos­tu­ras, has­ta el pun­to de que el je­fe de ese go­bierno li­be­ral fue el mis­mo Canalejas al que un anar­quis­ta le pe­ga­ría un ti­ro cuan­do mi­ra­ba li­bros. Lo en­con­tra­ban blan­do. Y así, po­qui­to a po­co y ca­da vez con pa­so más rá­pi­do, nos íbamos acer­can­do a 1936. Pe­ro aún que­da­ban mu­chas co­sas por ocu­rrir y mu­cha san­gre por de­rra­mar. Así que per­ma­nez­can us­te­des aten­tos a la pan­ta­lla. [Con­ti­nua­rá].

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.