De­por­te 'fas­hion'.

La Voz de Galicia (A Coruña) - XL Semanal - - Sumario - Por Da­vid Gistau.

mis hi­jos no ido­la­tran a fut­bo­lis­tas de los que pa­sio­nes ins­pi­ran, como CR7 o Mes­si. El ma­yor eli­gió a Mo­dric por­que es to­ca­yo su­yo (por Lu­ca, no por Mo­dric) y, par­tien­do de esa ca­sua­li­dad, su de­vo­ción al­can­zó co­tas ta­les que una vez le di­je que ha­bía vis­to a Mo­dric cru­zan­do una ca­lle y, sie­te ho­ras des­pués, me hi­zo ir a ese mis­mo se­má­fo­ro por si aca­so Mo­dric se­guía ahí: «Si fue­ra Is­co, a lo me­jor con­ti­nua­ría cru­zan­do, pe­ro Mo­dric es rá­pi­do, de­ci­de y pa­sa, ya se ha­brá ido». La ido­la­tría del se­gun­do tie­ne un ori­gen más ca­sual. Su fut­bo­lis­ta es Kroos des­de que lo lle­vé a la tien­da del Ber­na­béu a com­prar­le una equipación y, al es­co­ger nom­bre pa­ra es­tam­pár­se­lo en la es­pal­da, des­cu­bri­mos que aún no te­nía un fa­vo­ri­to ofi­cial y ape­nas dis­po­nía de unos se­gun­dos pa­ra tan tras­cen­den­tal de­ci­sión. La to­mé yo des­pués de ave­ri­guar que, al ha­cer el es­tam­pa­do, co­bran por le­tras. Por lo cual no era cues­tión de que em­pe­za­ra a ido­la­trar a un Je­re­mías de Guz­mán y Biz­na­gas, sino a un fut­bo­lis­ta de nom­bre cor­to e in­clu­so mo­no­si­lá­bi­co. Kroos. A ti te mo­la Kroos. Y to­da­vía le dis­cu­tí al em­plea­do si es­ta­ba se­gu­ro de que Kroos se es­cri­bía con dos oes, por­que ello me cos­ta­ría unos eu­ros más. Mi ta­ca­ñe­ría ha si­do la cau­san­te de una be­lla his­to­ria de ad­mi­ra­ción, de mo­men­to no re­cí­pro­ca, en­tre Kroos y mi hi­jo se­gun­do, que me pre­gun­ta si es­tá sa­lien­do en la te­le ca­da vez que la ve en­cen­di­da, aun­que es­tén dan­do el par­te me­teo­ro­ló­gi­co. Mi ta­ca­ñe­ría tie­ne un exi­men­te: la ro­pa de­por­ti­va es ca­ra, y ha al­can­za­do una im­por­tan­cia en cuan­to a con­cep­to de mo­da que nun­ca de­ja­rá de sor­pren­der a al­guien de mi ge­ne­ra­ción. Los run­ners más o me­nos fas­hion sa­len a co­rrer lle­van­do en­ci­ma más di­ne­ro que el que an­ta­ño in­ver­tía­mos en una No­che­vie­ja o una bo­da. Y en­ci­ma tie­nen que ir con­jun­ta­di­tos y con un dis­po­si­ti­vo en el bra­zo pa­ra in­ser­tar el ipod. Lo ha­blá­ba­mos el otro día en el bo­xeo. La com­ba del pre­ca­len­ta­mien­to es como un men­ti­de­ro en el que ha­bla­mos de to­do y nos cru­za­mos chan­zas y desafíos. El otro día le afea­mos a uno su ves­ti­men­ta: chán­dal pi­ja­me­ro roí­do, unas za­pa­ti­llas ve­tus­tas que igual eran de mar­ca Pa­re­des y una ca­mi­se­ta como de Con­ge­la­dos Me­nén­dez. A su al­re­de­dor ha­bía gen­te muy ma­quea­da de pú­gil: Lons­da­le, Ever­last, bo­tas, su­da­de­ras con las man­gas re­cor­ta­das, en fin, la ver­sión bo­xís­ti­ca del run­ner que an­tes de sa­lir a co­rrer com­prue­ba en el es­pe­jo si es­tá mono. Bueno, pues el de la ca­mi­se­ta de Con­ge­la­dos Me­nén­dez fue el que nos hi­zo no­tar que éra­mos to­dos, como ab­sur­dos fas­hion vic­tims de gim­na­sio, los es­cla­vos de un mer­ca­do que nos ha­ce pa­gar por una ne­ce­si­dad que no sa­bía­mos que te­nía­mos. Por­que, cuan­do éra­mos jó­ve­nes, a ha­cer de­por­te se iba con la ro­pa más vie­ja y desas­tro­sa que hu­bie­ra en ca­sa, la que no im­por­ta­ra rom­per o man­char, la que po­día ir di­rec­ta­men­te a la ba­su­ra, co­sa que no pue­de ha­cer­se con una de esas pie­zas con ca­pu­cha de Ni­ke, con una te­la im­permea­ble pro­ba­da por la NASA o po­co me­nos, por la que te cas­can de dos­cien­tos eu­ros pa­ra arri­ba. ¡Pa­ra co­rrer por un par­que! A los vein­te años, íbamos al gim­na­sio con la ca­mi­se­ta de los Con­ge­la­dos Me­nén­dez. Pe­ro aho­ra, pa­ra ir a en­tre­nar a la última, hay que ha­cer una in­ver­sión que ni Gam­bar­de­lla en sas­tres. ¿Qué ha ocu­rri­do? Yo creo que lo que ha pa­sa­do es que el ad­ve­ni­mien­to de los clu­bes so­fis­ti­ca­dos de de­por­te, de los gim­na­sios pa­ra ur­ba­ni­tas, que en Ma­drid tam­po­co es de ha­ce tan­to tiem­po –aún

Los 'run­ners' más o me­nos 'fas­hion' sa­len a co­rrer lle­van­do en­ci­ma más di­ne­ro que el que an­ta­ño in­ver­tía­mos en una No­che­vie­ja

re­cuer­do cuan­do aquí se de­nos­ta­ba el de­por­te y a quien lo prac­ti­ca­ba–, ha con­ver­ti­do esos lu­ga­res en un ám­bi­to de ex­po­si­ción so­cial y de li­gue. En un lu­gar que ca­si sus­ti­tu­ye a los ba­res pa­ra co­no­cer gen­te que con­ven­ga pro­fe­sio­nal­men­te y pa­ra con­se­guir nú­me­ros de te­lé­fo­nos con po­si­bi­li­da­des se­xua­les. Eso des­car­ta, cla­ro, la ca­mi­se­ta de Con­ge­la­dos Me­nén­dez y obli­ga a un fon­do de ar­ma­rio como el de ir a la dis­co­te­ca. Aho­ra pue­den pre­gun­tar­se por qué pa­sa tam­bién en un gim­na­sio de bo­xeo en el que só­lo hay mas­tuer­zos que sal­tan a la com­ba an­tes de liar­se a pi­ñas, por­que yo me lo es­toy pre­gun­tan­do.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.