Tres per­li­tas ca­ta­la­nas.

La Voz de Galicia (A Coruña) - XL Semanal - - Sumario - Por Car­los He­rre­ra.

en po­co tiem­po se me amon­to­nan asun­tos re­la­cio­na­dos con el de­ve­nir de la ca­ta­la­ni­dad más in­ten­sa y fe­bril; no dar­les sa­li­da es trai­cio­nar el de­re­cho a ex­plo­tar to­da co­lec­ción pu­ru­len­ta fren­te a la al­ter­na­ti­va de la reab­sor­ción. Tres per­las en sí mis­mas, sal­va­jes, es­plén­di­das, sin el ar­ti­fi­cial pu­li­do de la in­dus­tria. La pri­me­ra tie­ne que ver con un gru­po de fi­ló­lo­gos (y su­pues­tos fi­ló­lo­gos) que ha ela­bo­ra­do un ma­ni­fies­to de esos tan del gus­to de la tra­di­ción lu­ga­re­ña en el que se re­cha­za ta­jan­te­men­te el bi­lin­güis­mo en Ca­ta­lu­ña. Ya sa­ben que en la Ar­ca­dia In­de­pen­dien­te por la que tra­ba­jan los im­pues­tos de los ca­ta­la­nes am­bas len­guas, ca­ta­lán y cas­te­llano, ha­brán de ser ofi­cia­les, di­cen. Los aba­jo fir­man­tes de ese tex­to, em­pe­ro, desechan tal idea y ma­ni­fies­tan que el ori­gen de to­dos los pro­ble­mas es­tá en la im­po­si­ción del cas­te­llano me­dian­te las ar­te­ras ma­ne­ras de la dic­ta­du­ra an­te­rior y los si­glos, su­pon­go, en los que el Prin­ci­pa­do era Co­ro­na de Ara­gón. Prohi­bi­do ha­blar en cas­te­llano, es­cri­bir en cas­te­llano y, su­pon­go, pen­sar en cas­te­llano. La se­gun­da se ins­cri­be en la lu­cha fe­roz y exi­to­sa que la po­lí­ti­ca ca­ta­la­na desa­rro­lló con­tra la pre­sen­cia de la fiesta tau­ri­na en Ca­ta­lu­ña, que aho­ra quie­re ex­ten­der­se al res­to de Es­pa­ña. Una pro­po­si­ción le­gis­la­ti­va del su­do­ro­so dipu­tado de Es­que­rra Al­fred Bosch abo­ga por su­pri­mir cual­quier ayu­da pú­bli­ca a los fes­te­jos tau­ri­nos, amén de otras ini­cia­ti­vas, e ins­ta se­ve­ra­men­te a la Real Aca­de­mia de la Len­gua pa­ra que re­vi­se las ex­pre­sio­nes de ori­gen tau­rino que son de uso co­mún en la len­gua co­ti­dia­na de los es­pa­ño­les. Fas­ci­nan­te. Lo que en­cie­rra la pro­pues­ta de Bosch y sus gra­sien­tos co­la­bo­ra­do­res es el vie­jo sue­ño de una po­li­cía lin­güís­ti­ca: tíos que van por los ba­res pe­gan­do la ore­ja y es­pe­ran­do el mo­men­to en el que us­ted di­ce: «Me­nu­do pu­lla­zo me han pe­ga­do», pa­ra des­cu­brir­se y de­cir: «¡Aa­já! ¡Le he­mos pi­lla­do! ¡Qui­nien­tos eu­ros de mul­ta por mal­tra­tar a los ani­ma­les!». Ima­gi­nen a la RAE bo­rran­do de la cos­tum­bre es­pa­ño­la los cien­tos de fra­ses ba­sa­das en la cul­tu­ra tau­ri­na, tan fron­do­sa­men­te be­lla. Me­nu­dos ca­bes­tros. La ter­ce­ra es la sín­te­sis del odio con­cen­tra­do. Li­bro ti­tu­la­do Per­les ca­ta­la­nes, de un par de su­je­tos ape­lli­da­dos Aviá y otro re­gis­tra­do como Pas­sa­da. En él se­ña­lan a los ma­los ca­ta­la­nes de an­tes y de aho­ra. Y no de­frau­dan: acu­den a los clá­si­cos. No es de ex­tra­ñar que Pla o Sa­ma­ranch con­fi­gu­ren un nú­cleo in­ten­so: no im­por­ta que uno es­cri­bie­ra en el más pri­mo­ro­so ca­ta­lán ja­más edi­ta­do y otro tra­je­ra unos Jue­gos Olím­pi­cos pa­ra su ciu­dad, no eran na­cio­na­lis­tas y con eso bas­ta. Los co­lo­nia­lis­tas co­la­bo­ra­do­res en la re­pre­sión de los ca­ta­la­nes tie­nen nom­bres muy ca­ta­la­nes: Car­me Chacón, Jo­sep Bo­rrell, Du­ran i Llei­da y así, bes­tias par­das del in­de­pen­den­tis­mo, a lo que se ve. Me sor­pren­de la in­clu­sión de Du­ran, al que siem­pre he te­ni­do por ca­ta­la­ní­si­mo, y de Mi­quel Ro­ca, pa­dre de la Cons­ti­tu­ción, sí, pe­ro me­li­fluo y am­bi­guo na­cio­na­lis­ta de vie­ja ma­de­ra. Ni que de­cir tie­ne que en esa lis­ta es­tán dos de las otras bes­tias ne­gras de la ca­ta­la­ni­dad eruc­tan­te: Boa­de­lla y Es­pa­da. Hu­bie­ran de­frau­da­do muy mu­cho a la afi­ción si es­tos tres gi­li­po­llas no hu­bie­sen co­lo­ca­do en gran­des ca­rac­te­res la fi­gu­ra del tea­tral y re­bel­de Al­bert, el re­mo­ve­dor de es­tó­ma­gos más efi­caz que pue­bla el es­ce­na­rio ca­ta­lán, y la de Es­pa­da, cla­ro, agi­ta­dor in­can­sa­ble des­de la so­li­dez de ar­gu­men­tos den­sos como las pie­dras de la Mon­ta­ña San­ta. No sé quién pa­ga el li­bro ni qué ex­tra­ña sub­ven­ción lo ben­di­ce, pe­ro no me ha­bría de ex­tra­ñar que en po­co tiem­po sea in­cor­po­ra­do a las cla­ses de His­to­ria en la es­cue­la ca­ta­la­na pa­ra que los ni­ños se­pan

Prohi­bi­do ha­blar en cas­te­llano, es­cri­bir en cas­te­llano y, su­pon­go, pen­sar en cas­te­llano

quié­nes de su tri­bu co­me­ten el peor de los pe­ca­dos: ser ma­los ca­ta­la­nes. Cuán­to lo la­men­to por tan­tos ami­gos de aque­lla tie­rra: ser ca­ta­lán de­be de ser ago­ta­dor, to­do el día vi­gi­lan­do si uno se com­por­ta como de­be ha­cer­lo un buen ca­ta­lán y no como un bo­ti­fler o co­lono mi­se­ra­ble, aun­que su fa­mi­lia sea de Ar­gen­to­na de quin­ce ge­ne­ra­cio­nes. Cu­rio­sa­men­te, el li­bro so­bre los ma­los ca­ta­la­nes, so­bre las per­las lu­ga­re­ñas, no in­clu­ye ni una pa­la­bra de Mi­llet o de Pu­jol. Mu­cho glo­sar a aquel po­bre ton­to que se lla­ma­ba Xi­ri­nacs, pe­ro de es­tos otros pá­ja­ros ni una pa­la­bra. Cu­rio­so cri­te­rio se­lec­ti­vo.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.