La car­ta de la se­ma­na

Por qué la he pre­mia­do… No qui­so ol­vi­dar.

La Voz de Galicia (A Coruña) - XL Semanal - - Correo - RA­MÓN GO­ROS­TI­ZA. BIL­BAO

Por esa ex­hi­bi­ción he­roi­ca de la me­mo­ria, como mo­do de ajus­tar cuen­tas no con lo ma­lo, sino con lo her­mo­so del mun­do. El otro día, un ami­go me con­tó una his­to­ria pre­cio­sa que yo des­co­no­cía. Re­sul­ta que su pa­dre –va­mos a lla­mar­le aquí Juan– se ha­lla­ba pos­tra­do en ca­ma, aba­ti­do por el alz­héi­mer. En es­ta si­tua­ción, un día, al­guien co­men­ta en la ha­bi­ta­ción del en­fer­mo que ha­bía muer­to Car­men, per­so­na muy co­no­ci­da de la fa­mi­lia. In­clu­so co­men­tan cuán­do y dón­de va a ser el fu­ne­ral. Al oír el nom­bre de Car­men, una luz se en­cien­de en el mal­tre­cho cerebro de Juan y em­pie­za a re­cor­dar co­sas del pa­sa­do. Cuan­do se acer­ca la ho­ra del fu­ne­ral, Juan bur­la in­clu­so la vi­gi­lan­cia del cui­da­dor del hos­pi­tal, se po­ne unas za­pa­ti­llas y un abri­go en­ci­ma del pi­ja­ma, sa­le a la ca­lle y se va a mi­sa pa­ra dar­le a Car­men el úl­ti­mo adiós. Ima­gi­nen la ca­ra de la mu­jer de Juan cuan­do lo vio lle­gar a la igle­sia en pi­ja­ma y abri­go. To­dos se que­da­ron sor­pren­di­dos de có­mo él, en su es­ta­do, pu­do ha­cer al­go como aque­llo. Juan era de la cua­dri­lla ju­ve­nil de Al­gor­ta y no qui­so ol­vi­dar a Car­men­ci­ta. Igual me pa­sa a mí. Un be­so, ma­má.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.