Pa­ten­te de cor­so

Imá­ge­nes muy du­ras

La Voz de Galicia (A Coruña) - XL Semanal - - Magazine Firmas - Por Ar­tu­ro Pérez-re­ver­te www.xlse­ma­nal.com/pe­rez­re­ver­te

es ca­da vez más fre­cuen­te que los in­for­ma­ti­vos de la te­le, so­bre to­do TVE, an­tes de mos­trar al­gu­na ima­gen re­la­cio­na­da con al­gu­na tra­ge­dia, dis­pon­gan que el pre­sen­ta­dor o pre­sen­ta­do­ra pon­gan ca­ra muy se­ria, ha­gan una pau­sa dra­má­ti­ca, y ac­to se­gui­do di­gan: «Les ad­ver­ti­mos que las imá­ge­nes que van a ver son muy du­ras». Y cuan­do en ca­sa, alar­ma­do por la ad­ver­ten­cia, el es­pec­ta­dor se apre­su­ra a sa­car a los ni­ños de la ha­bi­ta­ción, ta­par los ojos de su es­po­sa y re­te­ner ai­re en los pul­mo­nes él mis­mo, apar­tan­do la vis­ta de la pan­ta­lla o po­nien­do a mano una ca­ja de klee­nex, o bien, en otro ti­po de sen­si­bi­li­da­des, to­do cris­to en la ca­sa se agol­pa an­te el te­le­vi­sor, expectantes, dis­fru­tan­do de an­te­mano con lo que su­po­nen una or­gía de vio­len­cia y san­gre, el te­le­dia­rio de turno va y mues­tra des­de muy le­jos, en un vi­deo de afi­cio­na­do, có­mo un po­li­cía ma­ta a un de­lin­cuen­te, o al re­vés, pe­gán­do­le un ti­ro, con la pre­cau­ción pre­via de ha­ber pi­xe­la­do, o em­bo­rro­na­do, o como se di­ga, la pis­to­la del po­li­cía y la fi­gu­ra del fiam­bre. O pa­san las imá­ge­nes de ca­sas re­ven­ta­das por un aten­ta­do te­rro­ris­ta con só­lo una man­chi­ta de san­gre en el sue­lo. O un ni­ño llo­ran­do an­te una alam­bra­da tur­ca. Co­sas así. Y des­pués de ha­ber emi­ti­do tan du­ras y bes­tia­les imá­ge­nes, a sal­vo ya la con­cien­cia so­cial de la te­le de turno, pa­sa el te­le­dia­rio y ya se pue­den emi­tir, sin pro­ble­mas ni sen­si­bi­li­da­des he­ri­das de na­die, una pe­lí­cu­la de zom­bies an­tro­pó­fa­gos, la se­cuen­cia ini­cial de Sal­van­do al sol­da­do Ryan o a la he­roi­ca chus­ma lan­ce­ra de Tor­de­si­llas acu­chi­llan­do im­pu­ne­men­te al des­am­pa­ra­do to­ro de la Ve­ga. No voy a pre­gun­tar­me si nos he­mos vuel­to gi­li­po­llas, por­que la res­pues­ta ya la co­noz­co. Y bue­na par­te de us­te­des, tam­bién. En efec­to, nos he­mos vuel­to gi­li­po­llas. Y va­mos a más. Pe­ro in­clu­so en la gi­li­po­llez hay gra­dos y ma­ti­ces. Y en es­to de la du­re­za de las imá­ge­nes te­le­vi­sa­das, como en tan­tas otras co­sas, nos es­ta­mos pa­san­do va­rios pue­blos y una ga­so­li­ne­ra. Por­que la vi­da –y me re­fie­ro a la vi­da real, no a la que al­gu­nos ton­tos del ci­rue­lo se em­pe­ñan en ven­der­nos como tal– es bron­ca de co­jo­nes. A lo me­jor no es así en el me­tro de Bar­ce­lo­na, o en las te­rra­zas de la Cas­te­lla­na, ni en la to­ma­ti­na de Bu­ñol. Va­le. Yo me re­fie­ro a los si­tios don­de la vi­da es­tá ver­da­de­ra­men­te pró­xi­ma a lo que es: un lu­gar in­cier­to de ho­rror y azar don­de a ca­da mo­men­to pue­de sa­lir tu nú­me­ro. Ese lu­gar, o sea, la vi­da tal como es, se en­cuen­tra lleno de imá­ge­nes du­ras, o muy du­ras, como di­cen los de la te­le. Lo que pa­sa es que no que­re­mos ver­las. Pre­fe­ri­mos man­te­ner­nos en la nu­be asép­ti­ca mien­tras po­da­mos, ce­rran­do los ojos, o en­tor­nán­do­los, pa­ra no acep­tar el he­cho con­tun­den­te de en qué mun­do de mier­da vi­vi­mos. Pa­ra no he­rir nues­tra de­li­ca­da sen­si­bi­li­dad. Y así va­mos tram­pean­do día tras día, em­pe­ña­dos en pa­sear por Dis­ney­lan­dia. Has­ta que el ra­tón Mic­key se le­van­ta el re­fa­jo, gri­ta Alá Ak­bar y nos va­mos to­dos a to­mar por sa­co. Y to­do eso, se­ño­ras y se­ño­res, ni­ños, ni­ñas y mi­li­ta­res sin gra­dua­ción, con­vie­ne sa­ber­lo. Con­vie­ne re­cor­dar­lo. Por­que re­cor­dán­do­lo vi­vi­mos pre­ve­ni­dos, aten­tos al pa­ja­ri­to, pre­pa­ra­dos in­te­lec­tual­men­te pa­ra pa­gar el pre­cio que la vi­da, a ve­ces, o ca­si siem­pre, aca­ba por pa­sar­nos como fac­tu­ra. Y sa­ber que las bom­bas des­cuar­ti­zan, que con los ti­ros se san­gra, que el ros­tro del do­lor y la an­gus­tia po­seen tal o cual ma­tiz, que el cuer­po hu­mano tie­ne den­tro cin­co li­tros de san­gre que se va­cían a to­da le­che, es fun­da­men­tal pa­ra la con­cien­cia del ser hu­mano. Otra co­sa es que los hi­jos de la gran­dí­si­ma pu­ta que vi­ven del es­cán­da­lo, de res­tre­gar por la ca­ra el es­pan­to pa­ra con­ver­tir­lo en cling-clang de ca­ja re­gis­tra­do­ra, de­ban ser con­tro­la­dos y vi­tu­pe­ra­dos cuan­do se pa­san en su ca­tá­lo­go de ba­su­ra ba­ra­ta. Pe­ro es­ta­mos ha­blan­do de dos co­sas dis­tin­tas: del pe­rio­dis­mo ve­raz, ne­ce­sa­rio, que obli­ga a mi­rar el ho­rror ca­ra a ca­ra, fren­te al opor­tu­nis­mo mer­ce­na­rio que só­lo bus­ca ren­ta­bi­li­zar cas­que­ría sin re­pa­ro (es­toy au­to­ri­za­do a de­cir es­to, pues en 1994 di­mi­tí pú­bli­ca­men­te de un pro­gra­ma de TVE cuan­do pa­só de ser una co­sa

No voy a pre­gun­tar­me si nos he­mos vuel­to gi­li­po­llas, por­que la res­pues­ta ya la co­noz­co. Y bue­na par­te de us­te­des, tam­bién

Qa ser la otra). De mis tiem­pos de re­por­te­ro re­cuer­do las lar­gas dis­cu­sio­nes que, tan­to en las gue­rras como en las re­dac­cio­nes, te­nía­mos so­bre es­te asun­to. Y siem­pre pre­va­le­ció la ne­ce­si­dad de in­for­mar, sa­cu­dir con­cien­cias, es­tre­me­cer al es­pec­ta­dor con la ver­dad de lo que ocu­rría; con el no siem­pre fá­cil equi­li­brio en­tre in­for­mar y mos­trar, sin que eso fue­ra, o va­ya, más allá de lo es­tric­ta­men­te ne­ce­sa­rio pa­ra que el es­pec­ta­dor se­pa, asu­ma y com­pren­da. Por­que, a me­nu­do, pa­ra re­fle­jar el ho­rror ni si­quie­ra ha­cen fal­ta ca­dá­ve­res. Bas­ta un plano de las bo­tas de un re­por­te­ro, des­pués de un bom­ba­zo, de­jan­do hue­llas de san­gre en el as­fal­to.

Opinions

Comments

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.