Ani­ma­les de com­pa­ñía

'Sex­tor­sión'

La Voz de Galicia (A Coruña) - XL Semanal - - Magazine Firmas - Por Juan Manuel de Pra­da www.xlse­ma­nal.com/pra­da www.juan­ma­nuel­de­pra­da.com

un reportaje de In­for­me se­ma­nal me des­cu­bre la exis­ten­cia de unas re­des de ex­tor­sión que se de­di­can a echar el la­zo a pri­mos que se mas­tur­ban an­te el or­de­na­dor. El ti­mo, al pa­re­cer, exi­ge que el pa­je­ro se ex­hi­ba an­te su web­cam, mien­tras se sa­cu­de el ma­nu­brio, pa­ra que la se­ño­ri­ta za­la­me­ra que lo in­ci­ta pue­da gra­bar­lo; y, una vez re­ma­ta­da la fae­na, la se­ño­ri­ta en cues­tión (tal vez un ma­cho pi­ru­lo con pe­lu­ca) manda al pri­mo un gua­sá, ad­vir­tién­do­le que ha si­do gra­ba­do y que, si no pa­ga al ins­tan­te tal can­ti­dad, el vi­deo se­rá en­via­do a sus alle­ga­dos. En el reportaje, sin em­bar­go, se lan­za­ba un men­sa­je de tran­qui­li­dad a la au­dien­cia, anun­cian­do que ya exis­te en la Po­li­cía es­pa­ño­la una uni­dad en­car­ga­da de pro­te­ger a los in­ter­nau­tas pa­je­ros de es­tas ex­tor­sio­nes. Me sor­pren­dió que se anun­cia­ra tan ale­gre­men­te la crea­ción de es­ta uni­dad en un país de ali­ma­ñas don­de, por ejem­plo, hu­bo gen­te que pro­tes­tó ai­ra­da­men­te cuan­do un mi­sio­ne­ro es­pa­ñol fue eva­cua­do de Sierra Leo­na, pa­ra po­der re­ci­bir en Es­pa­ña tra­ta­mien­to con­tra el ébo­la. Pe­ro vi­vi­mos en una épo­ca que con­si­de­ra más in­dig­nan­te su­fra­gar con di­ne­ro pú­bli­co la re­pa­tria­ción de un en­fer­mo gra­ve que crear una uni­dad po­li­cial en­car­ga­da de evi­tar que los in­ter­nau­tas pa­je­ros sean ex­tor­sio­na­dos. Es­ta pa­ra­do­ja vuel­ve a pro­bar­nos que la in­mo­ra­li­dad pri­me­ra­men­te as­pi­ra a con­ver­tir­se en un uso so­cial­men­te ad­mi­ti­do, pa­ra re­cla­mar des­pués amparo le­gal y por úl­ti­mo exi­gir que la mo­ra­li­dad sea arrin­co­na­da como con­duc­ta in­de­sea­ble. Es un ca­mino de ida y vuel­ta inevi­ta­ble, por­que la in­mo­ra­li­dad, una vez que lo­gra ser ad­mi­ti­da en so­cie­dad, an­he­la que na­die la se­ña­le como lo que es; lo que, a la lar­ga, exi­ge pros­cri­bir la con­duc­ta de los hom­bres mo­ra­les, que po­co a po­co se va tor­nan­do odio­sa. Por el mo­men­to, quie­nes uti­li­zan su or­de­na­dor pa­ra co­nec­tar con se­ño­ri­tas a tra­vés de su web­cam ya han con­se­gui­do que una uni­dad po­li­cial los pro­te­ja con­tra po­si­bles ex­tor­sio­na­do­res; y, pa­ra­le­la­men­te, los re­cla­mos pu­bli­ci­ta­rios que in­ci­tan a los usua­rios de in­ter­né a imi­tar a los pa­je­ros pro­te­gi­dos po­li­cial­men­te son ca­da vez ma­yo­res. Se cal­cu­la que más de un trein­ta por cien­to de las pá­gi­nas de in­ter­né que dia­ria­men­te se vi­si­tan en to­do el mun­do son de na­tu­ra­le­za por­no­grá­fi­ca; y en es­te por­cen­ta­je no se in­clu­yen las nu­me­ro­sí­si­mas pá­gi­nas que ofre­cen en­la­ces y pu­bli­ci­dad de es­ta ín­do­le, to­das ellas de ma­ne­ra per­fec­ta­men­te le­gal, ni las 'agencias de con­tac­tos' que in­ci­tan ale­gre­men­te al adulterio. Aquí siem­pre el fa­ri­seo ase­gu­ra que «na­die nos obli­ga a mi­rar por­no­gra­fía en in­ter­né»; pe­ro se tra­ta de un so­fis­ma del ta­ma­ño de un cas­ti­llo, pues lo cier­to es que la por­no­gra­fía y las in­ci­ta­cio­nes se­xua­les en in­ter­né son om­ni­pre­sen­tes; y pre­ten­der que quien mi­ra por­no­gra­fía en in­ter­né lo ha­ce «li­bre­men­te» es tan cí­ni­co como afir­mar que el se­ñor que vi­ve en­ce­rra­do en una tien­da de dul­ces es dia­bé­ti­co por­que quie­re. El reportaje de In­for­me se­ma­nal me re­sul­tó per­tur­ba­dor, so­bre to­do, por­que se de­di­ca­ba a des­en­mas­ca­rar una la­cra me­nor (las re­des de ex­tor­sio­nes de pa­je­ros) a cos­ta de ocul­tar unas la­cras in­fi­ni­ta­men­te ma­yo­res, cua­les son la adic­ción com­pul­si­va a la por­no­gra­fía o la plaga de adul­te­rios vir­tua­les que in­ter­né ha desata­do en ape­nas un par de dé­ca­das. So­bre es­ta cues­tión se ca­lla de ma­ne­ra opro­bio­sa: los que man­dan por­que, ade­más de en­ri­que­cer­se con la por­no­gra­fía, sa­ben que su con­su­mo es uno de los mé­to­dos de con­trol y so­me­ti­mien­to so­cial más ba­ra­tos y efi­ca­ces ja­más in­ven­ta­dos; los que no man­dan, pe­ro creen ha­cer­lo, por­que la ban­de­ra de la li­be­ra­ción se­xual es un ca­ra­me­li­to ve­ne­no­so al que no pien­san re­nun­ciar tan fá­cil­men­te, pues les per­mi­te po­sar de des­pre­jui­cia­dos an­te la ga­le­ría (ade­más de pro­por­cio­nar­les la ca­ri­cia pa­ter­na­lis­ta de los que man­dan); y los que no man­da­mos na­da (o sea, el grue­so de la po­bla­ción) por­que no so­por­ta­mos que nues­tras la­cras sean se­ña­la­das como ta­les (pues na­da hay tan hu­mano como pre­ten­der que la pro­pia en­fer­me­dad sea con­si­de­ra­da ino­cua). Pe­ro la du­ra y tris­te reali­dad es que el con­su­mo de por­no­gra­fía en

Quie­nes uti­li­zan su or­de­na­dor pa­ra co­nec­tar con se­ño­ri­tas a tra­vés de su 'web­cam' ya han con­se­gui­do que una uni­dad po­li­cial los pro­te­ja

Qin­ter­né es­tá ge­ne­ran­do adic­cio­nes y pa­to­lo­gías ca­da vez más in­trin­ca­das y de­vas­ta­do­ras. La du­ra y tris­te reali­dad es que la por­no­gra­fía ani­qui­la nues­tra afec­ti­vi­dad y nos in­ca­pa­ci­ta pa­ra las re­la­cio­nes se­xua­les sa­nas, lle­nán­do­nos el al­ma de fan­ta­sías pu­ru­len­tas y te­ne­bro­sas que po­co a po­co in­fec­tan nues­tra al­ma, des­tru­yen in­fi­ni­dad de ma­tri­mo­nios y con­de­nan a la an­gus­tia y a la so­le­dad a mi­llo­nes de per­so­nas. Pe­ro a es­ta for­ma mu­cho más pa­vo­ro­sa de 'sex­tor­sión' ja­más se de­di­ca­rán es­pa­cios en In­for­me se­ma­nal, ni se des­ti­na­rán fon­dos pú­bli­cos pa­ra su com­ba­te.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.