Días fe­rian­tes

La Voz de Galicia (A Coruña) - XL Semanal - - Magazine Firmas - Www.xlse­ma­nal.com/he­rre­ra car­los@car­los­he­rre­ra.net/www.car­los­he­rre­ra.com

las tres fes­ti­vi­da­des más in­ter­na­cio­na­les de las que ce­le­bran to­das las ciu­da­des y pue­blos de Es­pa­ña son, con po­cas du­das, San Fer­mín, las Fa­llas y la Fe­ria de Abril de Se­vi­lla. Se acep­tan ma­ti­ces, pe­ro más allá de la emo­ti­vi­dad que pro­vo­can las fies­tas pa­tro­na­les de la lo­ca­li­dad de ca­da uno, las tres an­te­rio­res son fo­to­gra­fia­das en por­ta­das de pe­rió­di­cos de medio mun­do. Tam­bién, si quie­ren, ca­brían los Car­na­va­les de San­ta Cruz de Te­ne­ri­fe, los de Cá­diz y la fiesta pro­pia de su te­rru­ño, pe­ro las fies­tas de pam­plo­ni­cas, va­len­cia­nos y se­vi­lla­nos son las que más ciu­da­da­nos de Es­pa­ña y el mun­do con­vo­can como vi­si­tan­tes. No quie­re eso de­cir que la Se­ma­na Gran­de de Bil­bao, la Fe­ria de Má­la­ga o las ho­gue­ras ali­can­ti­nas no ten­gan im­por­tan­cia o tras­cen­den­cia, que la tie­nen en gran in­ten­si­dad, quie­re de­cir que re­por­tan le­yen­da y di­ne­ro en can­ti­dad muy con­si­de­ra­ble a sus ciu­da­des. Tan­to los san­fer­mi­nes como las Fa­llas tie­nen fe­cha fi­ja: ya sa­be­mos que 7 de julio y 19 de mar­zo son los días se­ña­la­dos, pase lo que pase, pa­ra con­cu­rrir en Pam­plo­na y Va­len­cia. Pe­ro no así Se­vi­lla, cu­yo ci­clo fe­rial es­tá en fun­ción de la Se­ma­na San­ta y su calendario cam­bian­te. Dos se­ma­nas acos­tum­bran a me­diar en­tre una y otra, más o me­nos, tiem­po en el que los se­vi­lla­nos guar­dan su tú­ni­ca de na­za­reno y des­em­pol­van los tra­jes de fla­men­ca y las cha­que­tas de pri­ma­ve­ra. No obs­tan­te, son tan­tas las ga­nas de Fe­ria que los días pre­vios (¡ay!, las eter­nas vís­pe­ras se­vi­lla­nas...) se han in­cor­po­ra­do a la fiesta me­dian­te el me­ca­nis­mo po­pu­lar de jun­tar­se en su ca­se­ta al ob­je­to de re­to­car los úl­ti­mos de­ta­lles y go­zar de un fin de se­ma­na fe­rian­te vestido de fae­na. Los úl­ti­mos días, en cam­bio, vi­ven un cier­to ai­re de­caí­do, a de­cir de al­gu­nos: se ha he­cho le­yen­da, ya que mu­chos lu­ga­re­ños se van a la pla­ya y aban­do­nan sus pues­tos in­ten­sa­men­te es­tru­ja­dos en una se­ma­na en la glo­ria. Ya que la fe­cha fi­ja no se con­tem­pla –en su tiem­po la hu­bo–, el Ayun­ta­mien­to ha te­ni­do la idea de ajus­tar los días y op­ti­mi­zar las cos­tum­bres. Si el lu­nes se 'alum­bra' y en­cien­de el Real de la Fe­ria, pe­ro sá­ba­do y do­min­go an­te­rior ya es­tá to­do el per­so­nal, su­gie­re el al­cal­de ins­ti­tu­cio­na­li­zar el 'alum­bra­do' el vier­nes por la no­che y aca­bar la fe­ria sie­te días des­pués, cuan­do ya los se­vi­lla­nos mues­tren cier­to de­cai­mien­to. Eso ofi­cia­li­za­ría la ya ins­ta­la­da tra­di­ción, ga­ran­ti­za­ría ser­vi­cios y per­mi­ti­ría dis­fru­te en días no la­bo­ra­bles. No es ma­la idea, cier­ta­men­te. Al­gu­nos se­vi­lla­nos tie­nen una cier­ta ten­den­cia a la reac­ción un tan­to tea­tral cuan­do de va­riar 'tra­di­cio­nes' se re­fie­re. Es­ta nues­tra es la ciu­dad en la que de for­ma más ve­loz se crea una tra­di­ción: con que se ha­ya he­cho dos ve­ces ya bas­ta. A pe­sar de ello, la re­fle­xión ge­ne­ral no ha im­pli­ca­do un in­me­dia­to re­cha­zo; pa­re­ce in­clu­so que se so­me­te­rá a re­fe­rén­dum. No vo­ta­rán mu­chos, pe­ro pue­de que di­gan que sí: va­rios de los que han si­do son­dea­dos, aque­llos que se pa­san to­das las ho­ras que pue­den en­tre una ca­se­ta y otra, en­cuen­tran sen­sa­ta la pro­pues­ta del al­cal­de Juan Es­pa­das, que en­tre otras co­sas fa­vo­re­ce­ría la vi­si­ta de tu­ris­tas y co­no­ci­dos en fin de se­ma­na ple­tó­ri­co, no en el de­ca­den­te, que, por cier­to, po­dría ser uti­li­za­do por los más 'jar­ti­bles', que los hay. Más in­gre­sos y más ra­cio­na­li­dad, en po­cas pa­la­bras. Ex­pli­co to­do ello por­que hay ocasiones en las que se to­pa uno con de­ci­sio­nes mu­ni­ci­pa­les ima­gi­na­ti­vas y sen­sa­tas que no di­na­mi­tan cos­tum­bres,

A ve­ces se to­pa uno con de­ci­sio­nes mu­ni­ci­pa­les ima­gi­na­ti­vas y sen­sa­tas que no di­na­mi­tan cos­tum­bres, sino que se amol­dan a ellas

Qsino que se amol­dan a ellas –tam­bién el uso de va­llas me­tá­li­cas en al­gu­nos pun­tos ca­lien­tes de la Se­ma­na San­ta ha si­do un éxi­to–, y lo­gran ha­cer más óp­ti­ma la ten­den­cia que va to­man­do la ciu­da­da­nía de for­ma li­bre y co­lec­ti­va. A quien es­to sus­cri­be, to­do sea di­cho, cuan­do em­pie­ce o aca­be ni le va ni le vie­ne por­que es bien sa­bi­do que uno no es fe­rian­te, es de­cir, que lo que más ha­go es lle­var a mis hi­jos a los ca­cha­rri­tos –ca­ba­lli­tos, au­tos de cho­que, el tren de la bru­ja y tal– y ver de le­jos el ful­gor de lu­ces y so­ni­do. Pe­ro me ale­gra que las co­sas se or­de­nen con ca­be­za y sin ha­cer ro­tos.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.