EL AC­CI­DEN­TE MOR­TAL.

La Voz de Galicia (A Coruña) - XL Semanal - - Conocer Historia -

con­se­gui­das en el via­je del Snark, que con­tó en el li­bro Por los ma­res del sur con Jack Lon­don, aho­ra edi­ta­do en Es­pa­ña. Eso le dio la idea –y los fon­dos– pa­ra pre­pa­rar una ex­pe­di­ción pro­pia a las Nue­vas Hé­bri­das y las is­las Sa­lo­món. Es­ta vez no lle­va­ría una cá­ma­ra de fo­tos, sino una de ci­ne. Osa, su mu­jer, lo ani­mó. Pa­ra una jo­ven pa­re­ja del Medio Oes­te ame­ri­cano de 1917 la aven­tu­ra a la que se iban a en­fren­tar era po­co me­nos que im­pen­sa­ble. to­que­tean­do a su in­vi­ta­da. Mar­tin ma­lin­ter­pre­tó al gran nam­ba, has­ta que se dio cuen­ta de que su in­te­rés no era se­xual, sino gas­tro­nó­mi­co; es­ta­ba so­pe­san­do lo tier­na que es­ta­ba aque­lla ex­tra­ña cria­tu­ra. So­lo la mi­la­gro­sa apa­ri­ción de un bu­que de gue­rra bri­tá­ni­co con­si­guió dis­traer a los nam­bas lo su­fi­cien­te como pa­ra que to­dos hu­ye­ran y se pu­sie­ran a sal­vo. Mar­tin mu­rió en 1937 en un ac­ci­den­te de avia­ción. Osa, en sus me­mo­rias, ter­mi­na re­cor­dan­do: «Se oyó el rui­do de los mo­to­res al en­cen­der­se. El avión avan­zó por la pis­ta de ate­rri­za­je. Mar­tin me mi­ró, to­da­vía son­rien­do. Siem­pre re­cor­da­ré aque­lla son­ri­sa». Des­pués de in­con­ta­bles aven­tu­ras y una pre­pa­ra­ción en la que se vio que era Osa la que se en­car­ga­ría de dis­pa­rar y Mar­tin el que se ocu­pa­ría de las cá­ma­ras, em­pren­die­ron la ex­pe­di­ción y en­con­tra­ron el le­gen­da­rio la­go, al que bau­ti­za­ron Pa­raí­so.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.