Pe­que­ñas in­fa­mias

Vi­vir en Dis­ney­lan­dia

La Voz de Galicia (A Coruña) - XL Semanal - - Magazine Firmas - Www.xlse­ma­nal.com/car­men­po­sa­das

se­gui­mos a sal­vo en Dis­ney­lan­dia?» –se pre­gun­ta­ba Ar­tu­ro Pérez-re­ver­te des­pués de los úl­ti­mos aten­ta­dos te­rro­ris­tas. La su­ya ha si­do una de las po­cas vo­ces dis­cor­dan­tes en el mi­rí­fi­co co­ro que sue­le acom­pa­ñar es­te ti­po de ho­rro­res y que se ca­rac­te­ri­za por ri­tua­les de par­te de los bue­nos ciu­da­da­nos como cam­biar su icono de Fa­ce­book o Twit­ter por un la­zo ne­gro; re­pe­tir mu­cho «Yo soy Char­lie», «Yo soy Pa­rís» o «Yo soy Bru­se­las»; o ta­pi­zar los lu­ga­res del aten­ta­do con ra­mos de flo­res, cartas y ve­li­tas. Ha­blan­do de ve­las, tal vez us­te­des re­cuer­den un ví­deo que se hi­zo vi­ral des­pués del 13N. En él, un pa­dre in­ten­ta­ba ex­pli­car a su hi­jo de cua­tro años lo su­ce­di­do en Pa­rís y con­ven­cer­le de que lo im­por­tan­te no son las ar­mas. «Ellos son muy ma­los –ar­gu­men­ta­ba el ni­ño–, no son gen­te agra­da­ble, hay que te­ner mu­cho cui­da­do y cam­biar de ca­sa». «Oh, no, no te preo­cu­pes, no ten­dre­mos que ir­nos; Fran­cia es nues­tra pa­tria» –lo tran­qui­li­za­ba el pa­dre, pe­ro la cria­tu­ra se­guía du­dan­do–: «Son ma­los, pa­pá, tie­nen pis­to­las y nos pue­den dis­pa­rar». «Pe­ro no­so­tros te­ne­mos flo­res» –in­sis­tía el pa­dre, con ai­re tran­qui­li­za­dor, a lo que el ni­ño, des­pués de mi­rar­le como si fue­ra un po­co le­lo, aña­día con sen­ti­do co­mún ad­mi­ra­ble–: «Pe­ro las flo­res no sir­ven pa­ra na­da, pa­pá…». «Cla­ro que sir­ven –por­fia­ba su irre­den­ta­men­te op­ti­mis­ta pro­ge­ni­tor–. Mi­ra to­da esa gen­te po­nien­do flo­res. Son pa­ra com­ba­tir a las pis­to­las». «¿Y las ve­las?» –pre­gun­ta­ba el ni­ño–. «Las ve­las son pa­ra re­cor­dar a los que se han ido». «Ah, las flo­res y las ve­li­tas son pa­ra pro­te­ger­nos» –re­pe­tía la po­bre cria­tu­ra sin mu­cha con­vic­ción–. El ví­deo ha te­ni­do no sé cuán­tos mi­llo­nes de des­car­gas en el mun­do en­te­ro des­de en­ton­ces y ca­si otros tan­tos co­men­ta­rios po­si­ti­vos y en­tu­sias­tas: qué bo­ni­to men­sa­je, qué her­mo­so mo­do de ex­pli­car a los pe­que­ños lo que es­tá pa­san­do

¿Qué ha­ce que dos adul­tos que­den pa­ra ver 'Ca­pe­ru­ci­ta ro­ja', 'Blan­ca­nie­ves' o 'Sh­rek'?, y ¿qué in­di­ca es­te da­to so­bre la so­cie­dad ac­tual?

en el mun­do. Por lo vis­to, na­die se pa­ra a pen­sar si a los ni­ños se les ha­ce o no un fa­vor con­tán­do­les la mi­lon­ga de que las flo­res y las ve­las nos pro­te­gen «de los ma­los». Ha­brá quien ar­gu­men­te que aquel ni­ño era de­ma­sia­do pe­que­ño como pa­ra dar­le otra ex­pli­ca­ción, pe­ro me te­mo que, de ser ma­yor, tam­bién le ha­brían con­ta­do si­mi­lar cuen­to de ha­das. Es lo que hoy ha­ce­mos to­dos, in­ten­tar evi­tar a los ni­ños la vi­sión del la­do más 'feo' de la vi­da. Has­ta los cuen­tos clá­si­cos han si­do tu­nea­dos. El lo­bo ya no se co­me a la abue­la de Ca­pe­ru­ci­ta, la bru­ja de Han­sel y Gre­tel ja­más tu­vo in­ten­ción de zam­pár­se­los, so­lo hi­zo la ca­si­ta de cho­co­la­te pa­ra in­vi­tar­los a me­ren­dar;

QDe­cía Bruno Bet­tel­heim, en su cé­le­bre Psi­coa­ná­li­sis de los cuen­tos de ha­das, que los cuen­tos clá­si­cos en los que es­tán pre­sen­tes la cruel­dad, la vio­len­cia y has­ta la in­jus­ti­cia cum­plen una mi­sión pe­da­gó­gi­ca fun­da­men­tal, como pre­pa­rar al ni­ño pa­ra el mun­do que se en­con­tra­rá cuan­do crez­ca, mien­tras que pin­tar un mun­do idí­li­co e irreal lo úni­co que con­si­gue es criar per­so­nas in­ma­du­ras. ¿Se­rá esa una de las ra­zo­nes por las que de un tiem­po a es­ta par­te vi­vi­mos en esa Dis­ney­lan­dia de la que ha­bla­ba Pérez-re­ver­te? Oja­lá la reali­dad no nos ex­pul­se de un guan­ta­zo de tan lin­do pa­raí­so.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.