Se­gún don­de me pi­lle

La Voz de Galicia (A Coruña) - XL Semanal - - Ella & Él -

«En In­gla­te­rra to­mo tres ga­lle­tas de ce­real, fru­ta y un bol de le­che de so­ja con copos de ave­na. En Es­pa­ña: un ca­fé y dos crua­sa­nes o tos­ta­das con acei­te y to­ma­te».

QXL. Un día di­jo que que­ría ir a Lon­dres pa­ra ha­cer allí su ca­rre­ra mu­si­cal... M.M.B. El pri­mer año fui sin beca y mi ma­dre, que es au­xi­liar de en­fer­me­ría, se en­deu­dó con el ban­co pa­ra que yo cum­plie­ra mi sue­ño. El se­gun­do año ya me be­có el Per­for­mers Co­lle­ge de Es­sex. Ha­ce tiem­po mi pa­dre se fue por su la­do y to­do lo que soy se lo de­bo a mi ma­dre. XL. ¿Van las mon­jas a ver Sis­ter Act? M.M.B. ¡Sí! Y se lo pa­san fe­no­me­nal y aplau­den un mon­tón. Una de nues­tras me­jo­res fans es sor Lu­cía Ca­ram. XL. A lo me­jor vuel­ven al con­ven­to y lo re­vo­lu­cio­nan to­do, como en el mu­si­cal. M.M.B. Se­ría es­tu­pen­do que no se que­da­ran con las ga­nas. Es po­si­ble que mu­cha más gen­te fue­se a los con­ven­tos si las mon­jas se pa­re­cie­ran a es­tas. XL. Oi­ga, ¿có­mo se pue­den dar tan­tos sal­tos con esos há­bi­tos has­ta los pies? M.M.B. Yo me res­ba­lo mu­cho y al­gún incidente hu­bo. Bai­lo mu­cho y me no­to ca­da vez más fi­bro­sa: haz una De­lo­ris [su per­so­na­je] y pon­te en for­ma. XL. En ci­ne, Whoo­pi Gold­berg fue De­lo­ris. M.M.B. Sí, vino al es­treno y fue ge­nial. Nos di­jo: «Te­néis el tra­ba­jo más bo­ni­to del mun­do: emo­cio­nar al pú­bli­co». Me pa­re­ció in­men­sa, con una gra­cia, una per­so­na­li­dad y un sa­ber es­tar enor­mes. XL. En el West End ya la co­no­cen (Rag­ti­me, Sue­ño de una no­che de ve­rano, Pe­ter Pan y Char­lie y la fá­bri­ca de cho­co­la­te), ¿aho­ra to­ca Broad­way? M.M.B. ¡Se­ría ge­nial, un sue­ño! Tam­bién he pen­sa­do mu­chas ve­ces lle­gar a ser como Rihan­na o Beyoncé [ríe].

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.