Pa­ten­te de cor­so

Una his­to­ria de Es­pa­ña (LXII)

La Voz de Galicia (A Coruña) - XL Semanal - - Magazine Firmas - Por Ar­tu­ro Pé­rez-re­ver­te www.xl­se­ma­nal.com/pe­rez­re­ver­te

aho­ra hay que ha­blar de Ma­rrue­cos, que ya va sien­do ho­ra; por­que si al­go pe­só en la po­lí­ti­ca y la so­cie­dad es­pa­ño­las de prin­ci­pios del si­glo XX fue la cues­tión marroquí. La gue­rra de Áfri­ca, co­mo se la iba lla­man­do. El Ma­greb era nues­tra ve­cin­dad na­tu­ral, y los con­flic­tos eran vie­jos, con raí­ces en la Re­con­quis­ta, la pi­ra­te­ría ber­be­ris­ca, las ex­pe­di­cio­nes militares es­pa­ño­las y las pla­zas de so­be­ra­nía si­tua­das en la zo­na. Ya en 1859 ha­bía ha­bi­do una gue­rra se­ria con 4.000 muer­tos es­pa­ño­les, el ge­ne­ral Prim y sus vo­lun­ta­rios ca­ta­la­nes y vas­cos, y las vic­to­rias de Cas­ti­lle­jos, Te­tuán y Wad Ras. Pe­ro los mo­ros, so­bre to­do los del Rif marroquí, que eran chu­los y te­nían de so­bra lo que hay que te­ner, no se de­ja­ban tra­ji­nar por las bue­nas, y en 1893 se lió otro pi­fos­tio en torno a Me­li­lla que nos cos­tó una pi­la de muer­tos, en­tre ellos el ge­ne­ral Mar­ga­llo, que cas­có en com­ba­te –en aquel tiem­po, los ge­ne­ra­les to­da­vía cas­ca­ban en com­ba­te–. Nue­ve años des­pués, por el tra­ta­do de Fez, Fran­cia y Es­pa­ña se re­par­tie­ron Ma­rrue­cos por la ca­ra. La co­sa era que, co­mo en Eu­ro­pa to­do hi­jo de ve­cino an­da­ba ha­cién­do­se un im­pe­rio co­lo­nial, Es­pa­ña, em­pe­ña­da en que la res­pe­ta­ran un po­qui­to des­pués del 98, no que­ría ser me­nos. Así que Ma­rrue­cos era la úni­ca oca­sión pa­ra qui­tar­se la es­pi­na: por una par­te se man­te­nía ocu­pa­dos a los militares, que po­dían po­ner­se me­da­llas y ha­cer ol­vi­dar las hu­mi­lla­cio­nes y des­pres­ti­gio de la pér­di­da de Cu­ba y Fi­li­pi­nas; por otra, par­ti­ci­pá­ba­mos jun­to a In­gla­te­rra y Fran­cia en el con­trol del es­tre­cho de Gi­bral­tar; y en ter­cer lu­gar se re­for­za­ban los ne­go­cios del rey Al­fon­so XIII y la oli­gar­quía fi­nan­cie­ra con la ex­plo­ta­ción de las mi­nas de hie­rro y plo­mo marroquí. En cuan­to a la mo­ris­ma de allí, pues bueno. Aru­mi is­sén, o sea. El cris­tiano sa­be más. No se les su­po­nía mu­cha ener­gía fren­te a un ejér­ci­to es­pa­ñol que, aun­que an­ti­cua­do y co­rrup­to has­ta los ga­lo­nes, se­guía sien­do má­qui­na mi­li­tar más o me­nos po­ten­te, a la eu­ro­pea, aun­que ocu­pá­ra­mos ahí el hu­mi­llan­te fur­gón de co­la. Pe­ro sa­lió el go­rrino mal ca­pa­do, por­que el Rif, con gen­te be­li­co­sa y fla­men­ca, cul­tu­ra y len­gua pro­pias, se pa­sa­ba por el fo­rro los pac­tos del sul­tán de Ma­rrue­cos con Es­pa­ña. Ve­te a ma­mar­la a Fez, de­cían. En mo­ro. Y una su­ce­sión de le­van­ta­mien­tos de las ca­bi­las lo­ca­les con­vir­tió la ocu­pa­ción es­pa­ño­la en una pe­sa­di­lla. Pri­me­ro, en 1909, fue el desas­tre del Ba­rran­co del Lo­bo, don­de la es­tu­pi­dez po­lí­ti­ca y la in­com­pe­ten­cia mi­li­tar cos­ta­ron dos cen­te­na­res de sol­da­di­tos muer­tos y me­dio mi­llar de he­ri­dos. Y do­ce años más tar­de vi­nie­ron el desas­tre de An­nual y la lla­ma­da gue­rra del Rif, pri­me­ro con­tra el ca­be­ci­lla El Rai­su­ni (al que Sean Con­nery en­car­nó muy pe­li­cu­le­ra­men­te en El vien­to y el león) y lue­go con­tra el du­ro de pe­lar Abd el Krim. Lo del Ba­rran­co del Lo­bo y An­nual iba a re­sul­tar de­ci­si­vo en la opi­nión pú­bli­ca, crean­do una gran des­con­fian­za ha­cia los militares y un des­con­ten­to na­cio­nal enor­me, so­bre to­do en­tre las cla­ses des­fa­vo­re­ci­das que pa­ga­ban el pa­to. Mien­tras los hi­jos de los ri­cos, que an­tes sol­ta­ban pas­ta pa­ra que fue­ra un po­bre en su lu­gar, pa­ga­ban aho­ra pa­ra que­dar­se en des­ti­nos se­gu­ros en la Pe­nín­su­la, al ma­ta­de­ro iban los po­bres. Y su­ce­día que el in­fe­liz cam­pe­sino que ha­bía da­do un hi­jo pa­ra Cu­ba y otro pa­ra Ma­rrue­cos, aún veía su hu­mil­de ca­sa –cuan­do era su­ya– em­bar­ga­da por los te­rra­te­nien­tes y los ca­ci­ques del pue­blo. Así que ima­gi­nen el am­bien­te. So­bre to­do des­pués de lo de An­nual, que fue el col­mo del dis­pa­ra­te mi­li­tar, la co­bar­día y la in­com­pe­ten­cia. Su­ble­va­das en 1921 las ca­bi­las ri­fe­ñas, ca­ye­ron so­bre los pues­tos es­pa­ño­les de Igue­ri­ben, pri­me­ro, y An­nual, des­pués. Allí se dio la im­pru­den­te or­den de sál­ve­se quien pue­da, y 13.000 sol­da­dos ate­rro­ri­za­dos, sin dis­ci­pli­na ni pre­pa­ra­ción, sin pro­vi­sio­nes, agua ni ayu­da de nin­gu­na cla­se –ex­cep­to las he­roi­cas car­gas del re­gi­mien­to de ca­ba­lle­ría Alcántara, que se sa­cri­fi­có pa­ra pro­te­ger la re­ti­ra­da–, hu­ye­ron en co­lum­na ha­cia Me­li­lla, sien­do ma­sa­cra­dos por só­lo 3.000 ri­fe­ños que

El desas­tre de An­nual fue el col­mo del dis­pa­ra­te mi­li­tar, la co­bar­día y la in­com­pe­ten­cia de je­fes y ofi­cia­les

Qlos per­si­guie­ron en­sa­ñán­do­se con ellos. La ma­tan­za fue es­pan­to­sa. El ge­ne­ral Sil­ves­tre, res­pon­sa­ble del es­ca­be­che, se pe­gó un ti­ro en ple­na re­ti­ra­da, no sin an­tes po­ner a su hi­jo, ofi­cial, a sal­vo en un au­to­mó­vil. Así que lo de­jó fá­cil: el rey que an­tes lo aplau­día, el go­bierno y la opi­nión pú­bli­ca le echa­ron las cul­pas a él, y aquí no ha pa­sa­do na­da. Di­je­ron. Pe­ro sí ha­bía pa­sa­do, y mu­cho: mi­les de viu­das y huér­fa­nos re­cla­ma­ban jus­ti­cia. Ade­más, esa gue­rra de Áfri­ca iba a ser lar­ga y san­grien­ta, de tres años de du­ra­ción, con con­se­cuen­cias po­lí­ti­cas y so­cia­les que se­rían de­ci­si­vas. Así que no se pier­dan el pró­xi­mo ca­pí­tu­lo. [Con­ti­nua­rá].

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.