Ani­ma­les de com­pa­ñía

Pí­ca­ros y cri­mi­na­les

La Voz de Galicia (A Coruña) - XL Semanal - - Magazine Firmas - Por Juan Ma­nuel de Pra­da www.xl­se­ma­nal.com/pra­da www.juan­ma­nuel­de­pra­da.com

la re­per­cu­sión me­diá­ti­ca lo­gra­da por la de­ten­ción de los di­ri­gen­tes de Aus­banc y Ma­nos Lim­pias, acu­sa­dos de ex­tor­sión, nos sir­ve pa­ra ilus­trar el gra­do de des­pis­te que pue­de al­can­zar­se en las so­cie­da­des de ma­sas. A na­die se le es­ca­pa que es­tas dos aso­cia­cio­nes, al pa­re­cer ca­pi­ta­nea­das por pí­ca­ros (a los que me­dios de adoc­tri­na­mien­to de ma­sas ca­li­fi­can ma­cha­co­na­men­te de «ul­tra­de­re­chis­tas», co­mo si en la ca­rac­te­ri­za­ción de un pí­ca­ro im­por­ta­se mu­cho su ideo­lo­gía), ha­bían pi­sa­do en los úl­ti­mos años ca­llos de­ma­sia­do de­li­ca­dos, pre­sen­tán­do­se co­mo acu­sa­ción par­ti­cu­lar en pro­ce­sos que han le­van­ta­do gran pol­va­re­da me­diá­ti­ca (des­de los chan­chu­llos de la Jun­ta de An­da­lu­cía has­ta las tar­je­ti­tas ne­groi­des de Ca­ja Ma­drid, pa­san­do por los en­jua­gues de Gé­no­va), pa­ra aca­bar con un ór­da­go tal vez de­ma­sia­do atre­vi­do, al lle­var al ban­qui­llo a un miem­bro de la fa­mi­lia real y po­ner en ja­que a la ban­ca con sus de­man­das con­tra la ini­cua 'cláu­su­la sue­lo' de los prés­ta­mos hi­po­te­ca­rios. Pues bien, aho­ra se des­cu­bre que tan ac­ti­vos li­ti­gan­tes no lo ha­cían mo­vi­dos por el al­truis­mo o por aver­sión a los ge­ri­fal­tes co­rrup­tos que tan­to abun­dan, sino por pi­lle­ría, pa­ra chan­ta­jear a los ge­ri­fal­tes en cues­tión, a los que ame­na­za­ban con de­nun­cias si no se re­sig­na­ban a apo­qui­nar. De in­me­dia­to, los pi­llos (¡y ul­tra­de­re­chis­tas!) se han con­ver­ti­do en la atrac­ción prin­ci­pal de los te­le­dia­rios y en los pro­ta­go­nis­tas in­dis­cu­ti­bles de la pren­sa, que ha apar­ca­do con di­li­gen­cia uná­ni­me otros la­tro­ci­nios in­fi­ni­ta­men­te más grue­sos per­pe­tra­dos, a cos­ta del era­rio pú­bli­co, por cho­ri­zos de los más di­ver­sos pe­la­jes ideo­ló­gi­cos (¡sal­vo ul­tra­de­re­chis­tas, jo­li­nes!). No re­pe­ti­re­mos el ar­chi­sa­bi­do tó­pi­co que ca­li­fi­ca las de­ten­cio­nes de es­tos pí­ca­ros de 'cor­ti­nas de hu­mo'. Tam­po­co adu­ci­re­mos que, co­mo re­za la sa­bi­du­ría po­pu­lar (tan vi­li­pen­dia­da hoy, por sa­bi­du­ría y por po­pu­lar), «quien ro­ba a un la­drón, me­re­ce cien años de per­dón». Re­sal­ta­re­mos, en cam­bio, un he­cho gi­gan­tes­co que el es­truen­do me­diá­ti­co ve­la: es­tos pí­ca­ros siem­pre ame­na­za­ban a per­so­nas e ins­ti­tu­cio­nes (a ve­ces muy po­de­ro­sas) con ai­rear sus por­que­rías ocul­tas; de don­de se de­du­ce que quie­nes ac­ce­dían a pa­gar era por­que te­nían más por­que­ría en­ci­ma que los es­ta­blos de Au­gias (pues quien es­tá lim­pio nun­ca ce­de a la ex­tor­sión). El mé­to­do em­plea­do por es­tos pi­llos era, en fin, el mis­mo que la pren­sa 'so­bre-co­ge­do­ra' ha desa­rro­lla­do des­de que el mun­do es mun­do; un mé­to­do que se di­vul­gó so­bre­ma­ne­ra en el Ma­drid «bri­llan­te y ham­brien­to» re­tra­ta­do por Va­lle-in­clán (don­de lle­gó a ha­ber de­ce­nas de pe­rió­di­cos de­di­ca­dos al chan­ta­je) y que sos­pe­cho que hoy ha al­can­za­do un nue­vo au­ge (dis­fra­za­do de con­tra­tos pu­bli­ci­ta­rios), con la mul­ti­pli­ca­ción de chi­rin­gui­tos di­gi­ta­les lam­pan­tes. Nos ha­lla­mos, en fin, an­te el mis­mo mé­to­do que em­plea­ban los pro­ta­go­nis­tas de nues­tras no­ve­las pi­ca­res­cas, con­sis­ten­te en lle­var­se me­dian­te ar­di­des in­ge­nio­sos unas mi­ga­ji­llas de la ho­ga­za que los poderosos se zam­pan, co­mo ha­cía el La­za­ri­llo con aque­llos bo­di­gos que el ca­brón de su amo es­con­día en un ar­ca. Pe­ro aque­llas no­ve­las pi­ca­res­cas no fue­ron es­cri­tas pa­ra po­ner en la pi­co­ta a los pí­ca­ros que se ga­na­ban la vi­da sa­blean­do a los poderosos, sino pa­ra que a par­tir de sus fe­cho­rías y ve­nia­les la­tro­ci­nios el lec­tor, a la vez que se reía, po­sa­ra la aten­ción y la in­te­li­gen­cia en los la­tro­ci­nios mor­ta­les que los poderosos per­pe­tra­ban im­pu­ne­men­te. De al­gún mo­do, aque­llas no­ve­las pi­ca­res­cas de nues­tro Si­glo de Oro, a la vez que agu­za­ban el in­ge­nio de sus au­to­res (que de es­te mo­do con­se­guían se­ña­lar y cen­su­rar la ra­pa­ci­dad de los poderosos ha­cien­do co­mo que se­ña­la­ban y cen­su­ra­ban las tri­qui­ñue­las de los pí­ca­ros), ser­vían pa­ra des­per­tar a sus avis­pa­dos lec­to­res. En nues­tra épo­ca ocu­rre exac­ta­men­te lo con­tra­rio: las mi­ga­jas que los pí­ca­ros se lle­van del ban­que­te de los poderosos no sir­ven pa­ra que el cre­ti­nis­mo am­bien­tal des­pier­te y re­pa­re en el ban­que­te que los poderosos se es­tán pe­gan­do im­pu­ne­men­te, sino que se con­vier­ten en la car­na­za que se arro­ja pa­ra dis­traer nues­tra aten­ción del ban­que­te, en el tra­po ro­jo que se on­dea an­te el to­ro

Se de­du­ce que quie­nes ac­ce­dían a pa­gar era por­que te­nían más por­que­ría en­ci­ma que los es­ta­blos de Au­gias

Qpa­ra que su fuer­za bruta no re­pa­re en la es­to­ca­da que, mien­tras em­bis­te, le van a ases­tar. El pí­ca­ro, que en el Si­glo de Oro des­per­ta­ba sim­pa­tías por­que ayu­da­ba a des­nu­dar la ava­ri­cia del au­tén­ti­co cri­mi­nal, se ha con­ver­ti­do ho­ga­ño en el es­pan­ta­pá­ja­ros que una jun­ta de cri­mi­na­les uti­li­za pa­ra dis­traer de sus ra­pi­ñas la aten­ción de las víc­ti­mas. Pe­ro es que es­tos pí­ca­ros de ho­ga­ño son unos ul­tra­de­re­chis­tas tre­men­dos. «¡Y eso es lo que no se pue­de con­sen­tir!», ex­cla­ma el hom­bre de nues­tro tiem­po, in­dig­na­dí­si­mo, mien­tras pa­ga re­li­gio­sa­men­te los in­tere­ses de su 'cláu­su­la sue­lo'.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.