Are­nas mo­ve­di­zas

La des­me­di­da cla­se de Van­ne­lli

La Voz de Galicia (A Coruña) - XL Semanal - - Magazine Firmas - Por Carlos He­rre­ra www.xl­se­ma­nal.com/he­rre­ra carlos@car­los­he­rre­ra.net/www.car­los­he­rre­ra.com

e si­do un gran se­gui­dor de Gino Van­ne­lli, ar­tis­ta ca­na­dien­se que, pro­ba­ble­men­te, só­lo le so­na­rá a los ca­fe­te­ros. Allá por los fruc­tí­fe­ros me­dia­dos de los se­ten­ta, Van­ne­lli gra­bó un dis­co me­mo­ra­ble ti­tu­la­do Po­wer­ful peo­ple, del que des­ta­có una ba­la­da des­creí­da y bur­lo­na ti­tu­la­da Fe­li­cia que re­sul­ta ser to­do un mo­nu­men­to al buen gus­to y la sen­ci­llez. La des­cu­brí, có­mo no, es­cu­chan­do a mi siem­pre maes­tro Jor­di Es­ta­de­lla en la im­pres­cin­di­ble RJ´2 de Bar­ce­lo­na. Es­ta­de­lla, Co­me­llas, Pa­llar­dó, Ro­drí­guez se­lec­cio­na­ban la música más ele­gan­te de to­das las FM de la épo­ca, que po­co te­nían que ver con las fór­mu­las pro­gra­ma­das de ho­ga­ño; di­ga­mos que eran te­rri­to­rios más li­bres. A Es­ta­de­lla le pe­ga­ba, en su in­men­sa cla­se, una can­ción co­mo aque­lla. Ahí me afi­cio­né a Van­ne­lli, ca­na­dien­se co­mo di­go y no ita­liano, com­pa­trio­ta de ex­tra­or­di­na­rios ar­tis­tas: Neil Young, Br­yan Adams, Ce­li­ne Dion, Mi­chael Bu­blé... y tam­bién el cre­tino de Jus­tin Bie­ber, pe­ro no mez­cle­mos. Van­ne­lli es la ele­gan­cia ele­va­da al gra­do su­mo, al des­pa­rra­me. Lo con­fir­mó en un par de dis­cos pos­te­rio­res que son obras de ar­te: Pau­per in pa­ra­di­se y Brot­her to brot­her, ex­plo­sio­nes de crea­ti­vi­dad ca­si sin­fó­ni­ca. No di­go que sea un ar­tis­ta fá­cil, pe­ro sí que me­re­ce la pe­na in­ves­ti­gar­lo: apa­re­cía y des­apa­re­cía y era un tan­to irre­gu­lar, pe­ro exa­ge­ra­da­men­te só­li­do. Al lle­gar los no­ven­ta le so­bre­vino ese inevi­ta­ble ata­que de es­pi­ri­tua­li­dad que les en­tra a al­gu­nos crea­do­res y que los lle­va a ais­lar­se en co­mu­ni­da­des un tan­to ra­ras. An­du­vo cin­co años me­dio ocul­to y des­pués, sol­ven­ta­dos al­gu­nos pro­ble­mas con las dis­que­ras, gra­bó un par de pie­zas –ya di­gi­ta­les– li­bres de to­da sos­pe­cha. En los ochen­ta vi­vió lo mis­mo que vi­vie­ron Geor­ge Mi­chael o Prin­ce: desave­nen­cias y des­en­cuen­tros con las em­pre­sas dis­co­grá­fi­cas que le lle­va­ron a cier­tas tra­ve­sías de de­sier­tos. Al te­ner me­nos en­ver­ga­du­ra que los men­ta­dos, Van­ne­lli lo pa­só re­gu­lar. ¿Y a cuen­ta de qué trai­go hoy a es­te ti­po?: pues a cuen­ta del con­cier­to que ofre­ció en Los Án­ge­les ha­rá un año y me­dio, al que, co­mo po­drán ima­gi­nar, no pu­de ir, pe­ro sí de­di­car una tar­de a ver­lo y es­cu­char­lo en con­di­cio­nes ex­cel­sas: con un va­so y un ha­bano. El con­cier­to, gra­ba­do en DVD, me lo hi­zo lle­gar mi ca­me­llo mu­si­cal Jo­sé Luis Sa­las (aho­ra tam­bién me sur­te Carlos Moreno El Pul­po, otro ago­nías de los ar­chi­vos y los te­so­ros co­mo no­so­tros). Me ad­vir­tió el Sa­las, lo­co de Van­ne­lli co­mo es­te cu­ra, que se tra­ta­ba de una ex­ce­len­cia. Y cier­ta­men­te lo era, lo es. El ca­na­dien­se ha cam­bia­do muy po­co de as­pec­to, si­gue con ese ele­gan­te me­le­nón que lu­cen los que se pei­nan con la yo­gur­te­ra y que ya lu­cía en los se­ten­ta y tie­ne la voz cal­ca­da. La ban­da que le acom­pa­ña, pro­du­ci­da por sus her­ma­nos Clau­de y Ross, es de una ca­li­dad ve­te­ra­na que da la im­pre­sión de ser ca­paz en cual­quier mo­men­to de li­be­rar­se ha­cia el jazz. De he­cho, Van­ne­lli ha co­que­tea­do mu­cho con ese es­ti­lo en su re­co­rri­do pe­ri­pa­té­ti­co por to­das las mú­si­cas. Ven­go a de­cir que el so­ni­do ex­cep­cio­nal de su ban­da y la cla­ri­dad de su voz y de su men­te crea­do­ra co­mo com­po­si­tor no ha de­caí­do: es­cu­chan­do Ap­pa­loo­sa me pa­re­cía es­tar con los au­ri­cu­la­res de mi to­ca­ta de en­ton­ces sa­bo­rean­do ca­da ma­tiz de es­te in­di­vi­duo in­sos­pe­cha­da­men­te bueno. La cla­se que ate­so­ra es de­mo­le­do­ra, y la hon­du­ra de sus crea­cio­nes, tam­bién.

Ha cam­bia­do muy po­co de as­pec­to, si­gue con ese ele­gan­te me­le­nón que ya lu­cía en los se­ten­ta y tie­ne la voz cal­ca­da

QQuie­nes quie­ran ver el con­cier­to co­mo hi­ce yo en una tar­de de sa­bor y olor a la al­tu­ra de los me­jo­res mo­men­tos vi­vi­dos, só­lo tie­nen que aso­mar­se a Youtu­be. Con­cier­to Gino Van­ne­lli Li­ve in L. A. 2014. Es el pri­me­ro de la lis­ta. Ojo: hay otro de 2015, pe­ro es una to­ma de afi­cio­na­do sin ca­li­dad al­gu­na. El pri­me­ro es pro­fe­sio­nal. He con­sul­ta­do su gi­ra de pri­ma­ve­ra-ve­rano y lo más cer­ca que pa­sa es por Roma a pri­me­ros de ju­lio. A me­dia­dos de no­viem­bre an­da por Be­verly Hills, en el Sa­ban Thea­tre; me­nu­do pe­lo­ta­zo acer­car­se a ver­lo... (No de­jen de es­cu­char Fe­li­cia).

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.