EL GRA­FI­TI ES EL MEN­SA­JE

La Voz de Galicia (A Coruña) - XL Semanal - - Conocer Arte -

Los gra­fi­tis de Bansky man­dan un men­sa­je al es­pec­ta­dor; no se pue­de ser grafitero sin un dis­cur­so po­lí­ti­co, sin una vi­sión del mun­do. Pe­ro las imá­ge­nes de Banksy siem­pre ofre­cen un im­pac­to re­fi­na­do. Sus acu­sa­cio­nes son una his­to­ria con­cen­tra­da en una so­la vi­ñe­ta; y, Mues­tra de Banksy en el Mu­seo de Ar­te Con­tem­po­rá­neo de Áms­ter­dam. se­gún lo que quie­ra con­tar, su na­rra­ción adop­ta la for­ma de un cuen­to, de una co­me­dia o de un dra­ma. En Cis­jor­da­nia pro­tes­tó con­tra la cons­truc­ción del mu­ro por par­te de Is­rael. En Dis­ney­land co­lo­có un mu­ñe­co ves­ti­do con el mono na­ran­ja de Guan­tá­na­mo, y no fue de­te­ni­do por un pe­lo. La crea­ti­vi­dad tan desa­rro­lla­das co­mo aho­ra, no exis­tían los al­go­rit­mos que per­mi­ten pro­ce­sar los dis­tin­tos es­ce­na­rios del cri­men pa­ra iden­ti­fi­car a su po­si­ble au­tor. La ve­ri­fi­ca­ción de la in­for­ma­ción con­se­gui­da por Clau­dia Jo­seph que­dó en el ai­re has­ta que los cien­tí­fi­cos de la Queen Mary Uni­ver­sity se pu­sie­ron ma­nos a la obra. Su téc­ni­ca se ba­sa en una asun­ción fun­da­men­tal: las per­so­nas que co­me­ten ac­tos ile­ga­les, ya sea es­con­der ca­dá­ve­res o pin­tar gra­fi­tis, se com­por­tan de for­ma pre­de­ci­ble. No idén­ti­ca, pe­ro sí si­mi­lar. Por ejem­plo, siem­pre sue­le ha­ber una dis­tan­cia pa­re­ci­da en­tre el lu­gar de re­si­den­cia o el es­con­di­te del de­lin­cuen­te y el lu­gar de los he­chos. Es­tos dos pun­tos nun­ca es­tán muy cer­ca, pe­ro tam­po­co de­ma­sia­do de Banksy no se cir­cuns­cri­be so­lo a las pa­re­des. En 2010 ro­dó su pri­mer do­cu­men­tal, Exit th­rough the gift shop, por el que fue no­mi­na­do al Os­car. Y ha crea­do Dismaland, el par­que de atrac­cio­nes más de­pri­men­te del mun­do, en co­la­bo­ra­ción con Damien Hirst y las Pussy Riot. le­jos. Evi­den­te­men­te, siem­pre hay ca­rac­te­rís­ti­cas pro­pias aso­cia­das a ca­da per­so­na, pe­que­ñas des­via­cio­nes… pe­ro sim­ples de­ta­lles que se pue­den in­tro­du­cir en la fór­mu­la fi­nal. De esa ma­ne­ra, y a par­tir de la cua­drí­cu­la que for­man los dis­tin­tos es­ce­na­rios de ca­da ciu­dad, es po­si­ble tra­zar un círcu­lo en torno a la zo­na de don­de pro­ba­ble­men­te ven­ga el au­tor. Los cien­tí­fi­cos es­tu­dia­ron las ca­lles de Bris­tol y Lon­dres don­de Bansky ha­bía pin­ta­do sus obras y vie­ron que Ro­bin Gun­ning­ham ha­bía vi­vi­do en el cen­tro del círcu­lo de­mar­ca­do. Se ha po­di­do re­cons­truir así la his­to­ria de un jo­ven de cla­se me­diaal­ta que ya de es­tu­dian­te dio que ha­blar por su ta­len­to pa­ra el di­bu­jo. Un jo­ven que un buen día des­apa­re­ció an­tes de, muy pro­ba­ble­men­te, vol­ver a re­apa­re­cer co­mo Banksy. Un re­bel­de, sí, pe­ro que lle­va por lo me­nos diez años fir­man­do sus obras y ven­dien­do se­ri­gra­fías y pe­que­ñas obras sin fir­mar, pie­zas que in­tro­du­ce en el mer­ca­do a tra­vés de in­ter­me­dia­rios. Y que in­clu­so dis­po­nen de cer­ti­fi­ca­dos de au­ten­ti­ci­dad. En el ca­so de Bansky siem­pre en­tran en jue­go bue­nas do­sis de iro­nía, siem­pre que­da la du­da de si el que po­si­ble­men­te sea el ar­tis­ta po­lí­ti­co más des­ta­ca­do del mun­do no nos es­ta­rá to­man­do el pe­lo.

UNA CAR­TA EN LA MAN­GA

Q¿A qué jue­ga Banksy? Hay dos po­si­bi­li­da­des. La pri­me­ra, la peor: el mer­ca­do del ar­te lo ha de­vo­ra­do. Banksy se ha aca­ba­do pros­ti­tu­yen­do, se ha ven­di­do aho­ra que su se­cre­to ha sa­li­do a la luz y su mi­to se des­va­ne­ce. Ya era fa­mo­so, aho­ra se ha­rá ri­co, quién lo ha­bría de cul­par por ello. Tie­ne sus obli­ga­cio­nes, una in­fra­es­truc­tu­ra que man­te­ner. Via­ja, ne­ce­si­ta asis­ten­tes, abo­ga­dos, bi­lle­tes de avión, bo­tes de spray. Y los com­pra­do­res que es­tán ad­qui­rien­do sus obras sa­ben que las ven­de­rán al­gún día por diez ve­ces el pre­cio que han pa­ga­do. To­do el mun­do, con­ten­to. Lo úni­co es que Banksy co­mo tal ha­brá de­ja­do de exis­tir. Se­gun­da po­si­bi­li­dad: Banksy es­tá ju­gan­do con el mer­ca­do del ar­te. El hom­bre que me­tía a es­con­di­das sus obras en los mu­seos en vez de lle­var­se las de otros maes­tros, co­mo ha­ría cual­quier de­lin­cuen­te nor­mal, al fi­nal se pro­cla­ma­rá ven­ce­dor. «El ar­te ca­lle­je­ro y el ca­pi­ta­lis­mo no casan bien», di­jo una vez. Qui­zá to­do sea so­lo un tru­co más. Pe­ro to­da­vía que­da una ter­ce­ra po­si­bi­li­dad. Pue­de ser que aún no ha­ya na­da de­ci­di­do y que la his­to­ria con­ti­núe.

EX­PO­SI­CIÓN.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.