Neu­tral corner

Pe­da­zo de hie­rro

La Voz de Galicia (A Coruña) - XL Semanal - - Magazine Firmas - Por www.xl­se­ma­nal.com/da­vid­gis­tau

unas con­ver­sa­cio­nes con un ami­go mo­te­ro me hi­cie­ron re­pa­rar en cuán di­fí­cil pue­de ser el in­di­vi­dua­lis­mo. Y no me re­fie­ro al mi­to es­te­pa­rio del mo­te­ro co­mo úl­ti­mo outlaw de la Fron­te­ra cu­ya ca­sa es allí don­de cuel­gue el cas­co. In­fie­ro de lo que es­cu­ché que las mo­tos ja­po­ne­sas son un pro­duc­to aca­ba­do y uni­for­ma­dor que cum­ple con una fun­ción me­cá­ni­ca, pe­ro no la ex­ce­de. Apar­ca­das jun­tas dos uni­da­des de un mis­mo mo­de­lo y co­lor, só­lo es po­si­ble dis­tin­guir­las por la ma­trí­cu­la y, si aca­so, por al­gu­na pe­ga­ti­na que re­pre­sen­te el úni­co ele­men­to in­va­si­vo del pro­pie­ta­rio. La mo­to es co­mo es, es co­mo la hi­cie­ron, y tie­ne con su due­ño un acuer­do fun­cio­nal du­ran­te el cual ca­da uno con­ser­va sus pro­pias ca­rac­te­rís­ti­cas, que, al me­nos en el ca­so de la mo­to, son al mis­mo tiem­po las de to­da su es­pe­cie. Po­ca sin­gu­la­ri­dad. To­do más bien ro­bó­ti­co. La Har­ley es dis­tin­ta. Cuan­do la ad­quie­res, no com­pras una mo­to, sino un pro­yec­to de mo­to. Un bo­ce­to. En pa­la­bras de mi ami­go, un pe­da­zo de hie­rro so­bre el cual hay que po­ner­se a tra­ba­jar. Por­que la Har­ley sí as­pi­ra a la sin­gu­la­ri­dad y a de­jar­se mol­dear por su pro­pie­ta­rio has­ta trans­for­mar­se en su re­pre­sen­ta­ción, en su ex­ten­sión. Des­de el ma­ni­llar has­ta la pin­tu­ra, to­do es dis­cu­ti­ble en una Har­ley. To­do son de­ci­sio­nes que hay que to­mar. De he­cho, una Har­ley por fin aca­ba­da, si es que pue­de lle­gar a es­tar­lo, de­la­ta la for­ma de ser de su due­ño. Un abu­so de al­for­jas y fle­cos, así co­mo un de­pó­si­to pin­ta­do de un mo­do de­ma­sia­do fla­mí­ge­ro, de­nun­cia a un ti­po sin con­ten­ción, ba­rro­co, con afán de no­to­rie­dad, que tie­ne en­co­men­da­das a la mo­to de­ma­sia­das so­lu­cio­nes de su au­to­es­ti­ma. En Ar­gen­ti­na ha­bía un agra­da­dor de fa­mo­sas, el Cor­cho Ro­drí­guez, que te­nía Har­leys tan ma­quea­das y vis­to­sas que re­ve­la­ban que el Cor­cho ne­ce­si­ta­ba ver­da­de­ra­men­te que se no­ta­ra que iba en Har­ley. Que aún era jo­ven y mo­lón co­mo pa­ra ir en Har­ley, ma­lo­te él so­bre su se­ñue­lo pa­ra la ca­za de mu­je­res. Tam­bién es ver­dad que a mí las Har­leys me gus­tan os­cu­ras y clan­des­ti­nas co­mo un nin­ja pa­ra que en ellas lo más im­por­tan­te sea el so­ni­do que emi­ten, la voz que tie­nen. La Har­ley es voz, co­mo Johnny Cash, co­mo el úl­ti­mo Johnny Cash hon­do, que­bra­do y ca­rras­po­so. Y Cash iba de ne­gro. Con to­do, me pa­re­ció que la res­pon­sa­bi­li­dad ad­qui­ri­da pue­de ser una pe­sa­dez. Las per­so­nas que se con­si­de­ran su pro­pia obra ra­ra vez se sien­ten ter­mi­na­das. No hay más que fi­jar­se en la ci­ru­gía es­té­ti­ca: su­pe­ra­do el pri­mer mie­do al qui­ró­fano, es fá­cil des­cu­brir­se en el es­pe­jo ras­gos que hay que cam­biar co­mo quien mue­ve un mue­ble en el sa­lón pa­ra me­jo­rar el feng-shui. O en los ta­tua­jes, que son siem­pre el pre­lu­dio del si­guien­te, ca­da vez más com­ple­jo por­que se le co­ge afi­ción a la co­sa. Si la Har­ley es otro te­rri­to­rio en el que uno se tra­ba­ja a sí mis­mo co­mo obra, tie­ne que re­sul­tar frus­tran­te sen­tir que aún que­dan co­sas por ha­cer y que el vehícu­lo de­be ir mu­tan­do, acom­pa­sa­do con uno mis­mo co­mo el re­tra­to de Do­rian Gray. En es­tas an­gus­tias crea­ti­vas no te me­te la mo­to ja­po­ne­sa. Ni el co­che uti­li­ta­rio. Ni, en ge­ne­ral, na­da que ca­rez­ca de le­yen­da. Si la mo­to pue­de lle­gar a ser, en es­te sen­ti­do, el apo­geo del in­di­vi­dua­lis­mo, lo que nos in­di­ca es que se des­can­sa más en el gre­ga­ris­mo. En la re­pe­ti­ción. En la acep­ta­ción de las co­sas tal y co­mo te las dan en la tien­da, o en la doc­tri­na, o en el ca­non cul­tu­ral. Por­que tam­bién la ideo­lo­gía de uno pue­de ser una obra

La Har­ley es dis­tin­ta. Cuan­do la ad­quie­res, no com­pras una mo­to, sino un pro­yec­to de mo­to. Un bo­ce­to

Qen cons­tan­te evo­lu­ción so­bre la cual se tra­ba­ja y se to­man de­ci­sio­nes, o pue­de ser la me­ra re­sig­na­ción a doc­tri­nas pre­con­ce­bi­das que en­ci­ma con­ce­den el sen­ti­do de per­te­nen­cia de la mi­li­tan­cia. Por no ha­blar de la bi­blio­te­ca que uno va cons­tru­yén­do­se en ca­sa: pue­de ser el re­sul­ta­do de ex­plo­ra­cio­nes pro­pias o pue­de con­sis­tir en acep­tar sin más los pres­ti­gios de­cre­ta­dos por los crí­ti­cos y los su­ple­men­tos, e ir com­prán­do­los se­gún lo or­de­nan es­tos. Me­jor la Har­ley. Aun­que pue­da te­ner el mis­mo efec­to que aque­lla lám­pa­ra de la pu­bli­ci­dad de Ikea que obli­ga­ba a cam­biar la ca­sa en­te­ra pa­ra que se le pa­re­cie­ra.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.