Ani­ma­les de com­pa­ñía

El úl­ti­mo maldito

La Voz de Galicia (A Coruña) - XL Semanal - - Magazine Firmas - Por Juan Ma­nuel de Pra­da www.xl­se­ma­nal.com/pra­da www.juan­ma­nuel­de­pra­da.com

me cuen­ta un ami­go que ha­ce un par de se­ma­nas la pia­ra vol­vió a con­ver­tir­me en tren­ding to­pic; y, co­mo ocu­rre siem­pre, en­tran­do ser­vil­men­te al tra­po de una ter­gi­ver­sa­ción de mis pa­la­bras, en es­te ca­so ex­pues­tas en un ar­tícu­lo ti­tu­la­do Por­no­gra­fía in­fan­til. Ser vi­tu­pe­ra­do por la pia­ra es siem­pre un tim­bre de glo­ria; pues cier­tos in­sul­tos de­ben con­si­de­rar­se –co­mo nos en­se­ña­ba Cernuda– «for­mas amargas del elo­gio». Pe­ro en es­ta oca­sión nos he­mos sen­ti­do es­pe­cial­men­te hon­ra­dos, pues los vi­tu­pe­rios ha­bían si­do azu­za­dos des­de tri­bu­nas que las ma­sas con­si­de­ran in­ge­nua­men­te an­tí­po­das (des­de Li­ber­tad Di­gi­tal a Pú­bli­co, por po­ner dos ejem­plos lla­ma­ti­vos). De es­te mo­do, he­mos de­mos­tra­do en nues­tras su­fri­das car­nes al­go que siem­pre he­mos sos­te­ni­do: los ne­go­cia­dos de iz­quier­da y de de­re­cha, co­mo las tri­bu­nas que los sos­tie­nen, es­ce­ni­fi­can una dispu­ta pa­ra ali­men­tar la de­mo­gres­ca; pe­ro en las cues­tio­nes de ve­ras im­por­tan­tes, en la de­fen­sa de aque­llos asun­tos que ga­ran­ti­zan el sos­te­ni­mien­to de su ti­ra­nía, es­tán ple­na­men­te de acuer­do. Y si al­guien osa desafiar su una­ni­mi­dad, se re­vuel­ven co­mo un so­lo hom­bre, azu­zan­do a las ma­sas con­tra el ré­pro­bo. Y la por­no­gra­fía se cuen­ta, des­de lue­go, en­tre los pi­la­res que ga­ran­ti­zan el sos­te­ni­mien­to de la ti­ra­nía. Co­mo otros de­re­chos de bra­gue­ta, la por­no­gra­fía cons­ti­tu­ye un efi­ca­cí­si­mo mé­to­do de con­trol y so­me­ti­mien­to so­cial: pues, a la vez que se eri­ge en ali­via­de­ro de frus­tra­cio­nes, cons­ti­tu­ye un po­de­ro­so dis­gre­ga­dor de la mo­ra­li­dad, la afec­ti­vi­dad y las re­la­cio­nes hu­ma­nas du­ra­de­ras. En mi ar­tícu­lo se­ña­la­ba tam­bién que la se­xua­li­dad hu­ma­na, so­me­ti­da al es­tí­mu­lo de la por­no­gra­fía, aca­ba con­vir­tién­do­se en una ti­ra­na que re­cla­ma es­tí­mu­los ca­da vez más in­ten­sos. El ins­tin­to se­xual hu­mano –a di­fe­ren­cia del ins­tin­to de cual­quier ani­mal, que se con­for­ma con la me­ra re­pe­ti­ción– es un in­ce­san­te bus­ca­dor de no­ve­da­des; y una se­xua­li­dad ali­men­ta­da con por­no­gra­fía, una vez sa­tis­fe­chos sus ins­tin­tos pri­ma­rios, em­pe­za­rá a an­he­lar la sa­tis­fac­ción de ins­tin­tos abe­rran­tes. Ches­ter­ton lo ex­pli­ca­ba con su ha­bi­tual cla­ri­vi­den­cia: «Lle­ga un mo­men­to en la ru­ti­na de una ci­vi­li­za­ción en que los hom­bres bus­can pe­ca­dos más com­ple­jos u obs­ce­ni­da­des más lla­ma­ti­vas, co­mo es­ti­mu­lan­tes de su has­tia­da sen­si­bi­li­dad. In­ten­tan apu­ña­lar sus ner­vios vi­ta­les, co­mo tra­tan­do de emu­lar los cu­chi­llos de los sa­cer­do­tes de Baal. Ca­mi­nan en su pro­pio sue­ño e in­ten­tan des­per­tar­se a sí mis­mos con pe­sa­di­llas». Y, en me­dio de esa pe­sa­di­lla, la sen­si­bi­li­dad em­bo­ta­da del adic­to a la por­no­gra­fía no se con­for­ma con por­no­gra­fía con­ven­cio­nal, sino que bus­ca for­mas de por­no­gra­fía al­ter­na­ti­va, ca­da vez más es­ca­bro­sas y vio­len­tas. El ase­sino múl­ti­ple Ted Bundy lo con­fe­sa­ba con es­ca­lo­frian­te cla­ri­vi­den­cia, la vís­pe­ra de su eje­cu­ción: «Una vez que te vuel­ves adic­to a la por­no­gra­fía, co­mien­zas a bus­car to­do ti­po de ma­te­rial con co­sas más po­ten­tes, más ex­plí­ci­tas, más grá­fi­cas. Has­ta lle­gar a un pun­to en el que la por­no­gra­fía va tan le­jos que co­mien­zas a pre­gun­tar­te có­mo se­ría ha­cer­lo en rea­li­dad». Que el con­su­mo bu­lí­mi­co de por­no­gra­fía es­tá aso­cia­do a la pro­li­fe­ra­ción de di­ver­sas for­mas de vio­len­cia fa­mi­liar y so­cial es una de esas evi­den­cias gi­gan­tes­cas que nues­tra épo­ca se nie­ga a acep­tar, por­que no le gus­ta ver­se re­fle­ja­da en el es­pe­jo que mues­tra sus la­cras. Es ló­gi­co que los me­dios de adoc­tri­na­mien­to de ma­sas ads­cri­tos a los ne­go­cia­dos de iz­quier­das y de de­re­chas reac­cio­na­ran con es­cán­da­lo an­te mi ar­tícu­lo, pues sa­ben bien que la por­no­gra­fía es el 'so­ma' o mor­fi­na que ga­ran­ti­za la alie­na­ción de las ma­sas. Tam­bién es com­pren­si­ble que la po­bre pia­ra se re­vol­vie­ra con sal­va­jis­mo con­tra mi ar­tícu­lo, sin leer­lo si­quie­ra, pues de­pen­de de su ra­ción de por­no­gra­fía dia­ria y reac­cio­na ins­tin­ti­va­men­te, co­mo un sar­no­so pe­rro de Pau­lov, an­te quien ex­po­ne las con­se­cuen­cias de su ser­vi­dum­bre. Ade­más, co­mo sos­te­nía­mos en un ar­tícu­lo an­te­rior pu­bli­ca­do en es­tas mis­mas pá­gi­nas, «la in­mo­ra­li­dad pri­me­ra­men­te as­pi­ra a con­ver­tir­se en un uso so­cial­men­te ad­mi­ti­do, pa­ra re­cla­mar des­pués am­pa­ro le­gal y por úl­ti­mo exi­gir que la mo­ra­li­dad sea arrin­co­na­da co­mo con­duc­ta in­de­sea­ble».

La pia­ra vol­vió a con­ver­tir­me en 'tren­ding to­pic'. Cier­tos in­sul­tos de­ben con­si­de­rar­se –co­mo nos en­se­ña­ba Cernuda– "for­mas amargas del elo­gio"

QEl ami­go que me re­ve­ló la reac­ción de la pia­ra ase­gu­ra que soy «el úl­ti­mo maldito»; se­gu­ra­men­te se tra­te de una hi­pér­bo­le, aun­que no creo que ha­ya na­die en Es­pa­ña que pue­da pre­su­mir de con­ci­tar si­mul­tá­nea­men­te las iras de Li­ber­tad Di­gi­tal y de Pú­bli­co; ni na­die al que los cris­tó­fo­bos mo­te­jen de «ul­tra­ca­tó­li­co» pe­ro su voz no pue­da es­cu­char­se en me­dios ecle­siás­ti­cos. Muy pron­to con­se­gui­rán si­len­ciar­me del to­do; pe­ro, en­tre­tan­to, re­pe­ti­re­mos con Quevedo: «No he de ca­llar, por más que con el de­do, / ya to­can­do la bo­ca o ya la fren­te, / si­len­cio avi­ses o ame­na­ces mie­do».

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.