Are­nas mo­ve­di­zas

'De­jaos de po­llas'

La Voz de Galicia (A Coruña) - XL Semanal - - Magazine Firmas - Por Car­los He­rre­ra www.xl­se­ma­nal.com/he­rre­ra car­los@car­los­he­rre­ra.net/www.car­los­he­rre­ra.com

si a us­ted le ha re­sul­ta­do fa­mi­liar el tí­tu­lo de es­te ar­tícu­lo es que us­ted, pro­ba­ble­men­te, es gra­na­dino o buen co­no­ce­dor de las co­sas de Gra­na­da. La pa­la­bra 'po­llas' en bo­ca de me­dia An­da­lu­cía Orien­tal tie­ne ca­rác­ter po­li­sé­mi­co. Es de­cir: quie­re de­cir mu­chas co­sas. Es un co­mo­dín: se pue­de me­ter en cual­quier con­ver­sa­ción pa­ra re­for­zar nues­tro len­gua­je. Lo ex­pli­ca muy bien mi que­ri­do co­le­ga An­drés Cár­de­nas en su li­bro De­jaos de po­llas, va­ya­mos a po­llas, que to­ma el tí­tu­lo de la aren­ga con la que un al­cal­de mo­tri­le­ño afeó la con­duc­ta de unos con­ce­ja­les que pre­ten­dían, al pa­re­cer, mo­ver­le la si­lla. Tras de­tec­tar mo­vi­mien­tos sos­pe­cho­sos, el al­cal­de reunió a su grey y es­pe­tó: «Me he en­te­ra­do que an­dáis con po­llas; va­ya­mos a po­llas; así que de­jaos de po­llas». No di­jo apa­ren­te­men­te na­da, pe­ro lo di­jo to­do, y cual­quie­ra con un po­co de sen­si­bi­li­dad ex­pre­si­va lo en­ten­de­ría, fue­ra gra­na­dino o no. La pa­la­bra 'po­llas' que­da des­pro­vis­ta de su acep­ción genital: que tam­bién sig­ni­fi­que 'pe­ne' no tie­ne re­le­van­cia en es­ta his­to­ria; ni si­quie­ra es con­si­de­ra­da un ta­co o una mal­so­nan­cia, ya que la usa por igual un clé­ri­go o una ho­nes­ta ju­bi­la­da. Tal y co­mo ex­pli­ca An­drés, cuan­do los de Gra­na­da na­cen, ino­cu­la­dos ya por el gen de la 'ma­la­fo­llá' que los dis­tin­gue del res­to de los hu­ma­nos, lo pri­me­ro que le di­cen al gi­ne­có­lo­go que les ha traí­do al mun­do es: «¿Quién po­llas te ha di­cho que me sa­ques de don­de es­ta­ba?». A me­di­da que se cre­ce, se va in­cor­po­ran­do a la con­ver­sa­ción y se en­ri­que­ce el sen­ti­do va­ria­do que se le va dan­do a la pa­la­bra. Así, por ejem­plo, dos ami­gos pue­den en­con­trar­se, pre­gun­tar el uno al otro: «¿Qué po­llas ha­ces?», y res­pon­der el se­gun­do: «Ná. Er po­llas». Sir­ve pa­ra nom­brar mul­ti­tud de ob­je­tos ani­ma­dos o in­ani­ma­dos, co­no­ci­dos o des­co­no­ci­dos y se uti­li­za has­ta en los pé­sa­mes: uno de La Ma­lahá que ha­cía co­la pa­ra dar el pé­sa­me a un ami­go al que se le ha­bía muer­to el pa­dre, cuen­ta An­drés, iba pen­san­do qué fór­mu­la de­bía uti­li­zar pa­ra ex­pre­sar­le su com­pa­ñía en el do­lor por el au­sen­te. No da­ba con nin­gu­na que le de­ja­ra sa­tis­fe­cho, con lo que al lle­gar a su al­tu­ra le di­jo: «¿Se te ha muer­to el pa­pa? ¡Cui­dao con la po­lla!». Aquí la pa­la­bra to­ma va­lor de ma­la suer­te. Co­mo en otras oca­sio­nes to­ma sig­ni­fi­ca­do de har­taz­go: «Es­tar has­ta la po­lla». Otras, de re­bel­día: «¡Y una po­lla!». Otras, de ad­mi­ra­ción: «¡Es la po­lla!». Y tie­ne de­ri­va­cio­nes, ló­gi­ca­men­te: es el ca­so de al­go que es «po­llúo», es de­cir, mag­ní­fi­co. O de for­tu­na y au­to­agra­do: «¡Es­te pla­to de ja­món es pa mi po­lla!». O de ex­pre­sión lle­na de car­ga ego­cén­tri­ca: «¡Soy la po­lla!». Evi­den­te­men­te, la pa­la­bra tam­bién pue­de ser un in­sul­to: cuan­do le an­te­ce­de el pre­fi­jo 'a', pue­de ha­cer re­fe­ren­cia a la me­mez del su­je­to al que se le apli­ca: es lo que vie­ne sien­do es­tar 'apo­llar­dao'. Si va pre­ce­di­da de la pa­la­bra 'ton­to', su­pera el clá­si­co es­pa­ñol de 'gi­li­po­llas'. 'Ton­to­po­llas' es mu­cho más hi­rien­te. In­clu­so 'so­pla­po­llas' tam­bién. Pue­de ser uti­li­za­da igual­men­te pa­ra dar por sen­ta­do que al­go que se ha he­cho no ha ser­vi­do pa­ra na­da: «Me lo has ex­pli­ca­do muy bien, pe­ro no he en­ten­di­do una po­lla»; o que eres de lo más tor­pe que se des­pa­cha, y por ello te di­cen: «¡Eres más ton­to que una po­lla liá en un tra­po!», o se re­fie­ren a tus ac­tos con un des­pec­ti­vo: «¡Cui­dao con la po­lla er tío!». Tam­bién tie­ne al­go de des­crip­ti­vo en lo fí­si­co: co­mo ten­gas la ca­ra alar­ga­da y la fren­te un po­co pro­mi­nen­te, al­gún gua­són te di­rá que tie­nes 'ca­ra­po­lla'. Pue­de sig­ni­fi­car lo mu­cho que te has di­ver­ti­do: «Me par­to la po­lla de ri­sa», o una ne­ga­ti­va ab­so­lu­ta­men­te ro­tun­da: «Me vas a

Quie­re de­cir mu­chas co­sas. Es un co­mo­dín: se pue­de me­ter en cual­quier con­ver­sa­ción pa­ra re­for­zar nues­tro len­gua­je

Qco­ger la po­lla por lo más gor­do», que aun­que pa­rez­ca un tan­to or­di­na­rio no que­da tan mal si se di­ce con ti­pis­mo. El li­bro de An­drés Cár­de­nas es una guía im­pres­cin­di­ble, ya que si­túa la pa­la­bra en la bo­ca de aque­llos que pu­die­ron pro­nun­ciar­la. Fo­rrest Gump cuan­do lle­va­ba tres años co­rrien­do y pa­ró en se­co: «Es­toy has­ta la po­lla de co­rrer». El ca­pi­tán del Ti­ta­nic vien­do la vía abier­ta: «¿Por dón­de po­llas en­tra tan­ta agua?». Felipe II cuan­do le re­la­ta­ron el desas­tre de la Ar­ma­da In­ven­ci­ble: «¡Cui­dao con la po­lla!»... No de­jen de ilus­trar­se con su lec­tu­ra, por fa­vor. El li­bro es la po­lla.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.