EFEC­TO 'COPYCAT'

La Voz de Galicia (A Coruña) - XL Semanal - - Magazine En Primer Plano -

En di­ciem­bre de 2012 un jo­ven, Adam Lan­za, ma­tó a 26 per­so­nas en un ins­ti­tu­to de Con­nec­ti­cut. Que­ría ma­tar más gen­te que Brei­vik. Aba­jo: el che­co Voj­tech Mlý­nek, de­te­ni­do cua­tro me­ses an­tes por pla­near otro ata­que. ¿Su seu­dó­ni­mo en re­des so­cia­les?: Brei­vik. No ha­bía aca­ba­do el jui­cio cuan­do em­pe­za­ron a sur­gir imi­ta­do­res. En agos­to de 2012, la Po­li­cía che­ca de­tu­vo a Voj­tech Mlý­nek por pla­near un aten­ta­do ins­pi­ra­do por Brei­vik. Tres me­ses des­pués, otro ad­mi­ra­dor era ca­za­do en Po­lo­nia an­tes de que lo­gra­ra di­na­mi­tar va­rios edi­fi­cios. En di­ciem­bre de ese año, un es­ta­dou­ni­den­se de 20 años ma­tó a ti­ros a 26 per­so­nas –20 ni­ños– en un ins­ti­tu­to de Con­nec­ti­cut y se sui­ci­dó. Fuen­tes de la in­ves­ti­ga­ción de­cla­ra­ron que es­ta­ba «ob­se­sio­na­do» con Brei­vik y que­ría su­pe­rar su nú­me­ro de víc­ti­mas. En el Reino Uni­do, otros cua­tro in­di­vi­duos fue­ron arres­ta­dos en­tre enero de 2013 y ju­nio de 2015 por idear aten­ta­dos de si­mi­lar ins­pi­ra­ción.

EL DE­CLI­VE DE LOS IMI­TA­DO­RES

Con los me­ses, sin em­bar­go, la ad­mi­ra­ción fue de­ca­yen­do. El úl­ti­mo post de The com­man­der Brei­vik re­port da­ta de enero de 2015. Ais­la­dos de su hé­roe, los se­gui­do­res pa­sa­ron a de­ba­tir otras cues­tio­nes. Al­gu­nos ce­rra­ron sus blogs. El de­cli­nar de la adu­la­ción fue, en par­te, pro­duc­to del pa­so del tiem­po, pe­ro tam­bién de su in­ca­pa­ci­dad pa­ra man­te­ner co­rres­pon­den­cia. Tras su de­ten­ción, ca­da mes re­ci­bía cen­te­na­res de car­tas; la ma­yo­ría era de ex­tre­mis­tas, pe­ro tam­bién de enamo­ra­das y ni­ños que lo con­si­de­ra­ban un hé­roe. El pri­mer año, los fun­cio­na­rios le en­tre­ga­ron to­das

LA SON­RI­SA DEL ASE­SINO

Brei­vik de­nun­ció al Es­ta­do por vio­lar los de­re­chos hu­ma­nos al con­fi­nar­lo en ré­gi­men de ais­la­mien­to. Así son­reía cuan­do co­no­ció el fa­llo a su fa­vor. las mi­si­vas. Pe­ro al si­guien­te con­clu­ye­ron que Brei­vik pro­pi­cia­ba el cul­to a su per­so­na y em­pe­za­ron a cen­su­rar las car­tas que re­ci­bía y en­via­ba a or­ga­ni­za­cio­nes co­mo la Her­man­dad Aria, una ban­da por la su­pre­ma­cía blan­ca. Fue en­ton­ces cuan­do Brei­vik de­ci­dió re­cu­rrir las con­di­cio­nes de su re­clu­sión. Du­ran­te dos años, su abo­ga­do y él ape­la­ron a las au­to­ri­da­des, sin éxi­to, pa­ra po­ner fin al ais­la­mien­to. En fe­bre­ro de 2015, el le­tra­do le pro­pu­so de­nun­ciar al Es­ta­do por vio­lar los de­re­chos hu­ma­nos.

EL HO­RROR DE LAS VÍC­TI­MAS NO TER­MI­NA

Cin­co años des­pués de aquel 22 de julio de 2011, Freddy Lie si­gue des­per­tán­do­se por las no­ches oyen­do el gri­to de su hi­ja. Con­du­cía ba­jo la llu­via cuan­do Eli­sa­beth, de 16 años, lo lla­mó des­de el cam­pa­men­to ju­ve­nil en Utø­ya y le sol­tó un ala­ri­do. De pron­to, la co­mu­ni­ca­ción se cor­tó. La lla­mó y

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.