La Ar­te­mi­sia se­vi­lla­na

La Voz de Galicia (A Coruña) - XL Semanal - - Conocer Arte -

Pe­ro Ar­te­mi­sia des­bor­da­ba ta­len­to. Su pa­dre se dio cuen­ta y no so­lo le per­mi­tió pin­tar en su ta­ller, sino que hi­zo pro­pa­gan­da de sus do­tes: «Qui­zá ni los prin­ci­pa­les maes­tros del ofi­cio al­can­zan su sa­ber», es­cri­bió a la du­que­sa de Lo­re­na. Qui­so Ora­zio que su hi­ja me­jo­ra­se. Por eso le pi­dió a Agos­tino Tas­si, con el que es­ta­ba pin­tan­do los fres­cos pa­ra la Lon­ja de las Mu­sas en la re­si­den­cia del car­de­nal Sci­pio­ne Borg­he­se, que le die­ra lec­cio­nes de pers­pec­ti­va. Agos­tino –que ya co­no­cía el ros­tro de su fu­tu­ra alum­na, pin­ta­do en aque­llos fres­cos por Ora­zio– te­nía fa­ma de bri­bón. Se de­cía que ha­bía es­ta­do en ga­le­ras. Ha­bía cam­bia­do su ple­be­yo ape­lli­do real, Buo­na­mi­ci, por el de Tas­si, de más re­lum­brón y adop­ta­do de su me­ce­nas, el con­de Tas­si. Era Agos­tino un pai­sa­jis­ta no­ta­ble que ha­bía es­ta­do al ser­vi­cio del gran du­que de Flo­ren­cia, y un ca­ra­du­ra con las mu­je­res: cuan­do se aba­lan­zó so­bre Ar­te­mi­sia es­ta­ba ca­sa­do y la en­ga­ñó pa­ra con­ti­nuar la re­la­ción pro­me­tién­do­le ma­tri­mo­nio. Cuan­do lo de­nun­ció por agre­dir a su hi­ja, Ora­zio tam­bién lo acu­só de ha­ber ro­ba­do un cua­dro de su ta­ller. Y, sin em­bar­go, en una in­con­gruen­cia más, cuan­do Agos­tino sa­lió de la cár­cel –en el jui­cio no se pu­do de­mos­trar su cul­pa­bi­li­dad–, Ora­zio Gen­ti­les­chi re­to­mó su amis­tad con él. Pa­ra en­ton­ces, Ar­te­mi­sia ya es­ta­ba le­jos. Na­da más ter­mi­nar el jui­cio se ca­só a la ca­rre­ra con Pietro An­to­nio Siat­te­si y se mar­chó a Flo­ren­cia pa­ra huir del es­cán­da­lo. En Flo­ren­cia na­cie­ron sus cua­tro hi­jos (so­lo so­bre­vi­vió una ni­ña) y allí dis­fru­tó Ar­te­mi­sia de una fruc­tí­fe­ra eta­pa pro­fe­sio­nal: tra­ba­jó pa­ra el gran du­que Cos­me I y fue la pri­me­ra mu­jer en in­gre­sar en la Aca­de­mia del Di­se­ño. Tam­bién fue una de las ele­gi­das pa­ra de­co­rar la Aca­de­mia Buo­na­rot­ti. De esa épo­ca es su gran obra maes­tra Ju­dit y Ho­lo­fer­nes (una de las ver­sio­nes que hi­zo), un lien­zo que se­gún al­gu­nos ex­per­tos su­pera al mis­mí­si­mo Ca­ra­vag­gio. Es fá­cil ver en la es­pa­da que em­pu­ña Ju­dit el cu­chi­llo que Ar­te­mi­sia qui­so cla­var a su vio­la­dor. La vio­len­cia del cua­dro es tan po­ten­te que la gen­te se ne­ga­ba a creer que la au­to­ra fue­ra una mu­jer. Lo era, una con mu­cho ca­rác­ter. Se com­prue­ba en sus car­tas, en las que no so­lo re­cla­ma sus ho­no­ra­rios, sino que tam­bién se ha­ce

Aun­que Lui­sa Ig­na­cia Roldán, la Rol­da­na, na­ció (en 1652) ca­si cuan­do Ar­te­mi­sia Gen­ti­les­chi mu­rió (en 1654), tu­vo mu­cho en co­mún con ella. Am­bas so­bre­sa­lie­ron co­mo ar­tis­tas del Ba­rro­co cuan­do es­ca­sea­ban las mu­je­res ar­tis­tas. La Rol­da­na tam­bién se for­mó –co­mo es­cul­to­ra– en el ta­ller pa­terno, tam­bién tu­vo líos

Qju­di­cia­les (acu­dió al juez pa­ra po­der ca­sar­se con un dis­cí­pu­lo de su pa­dre) y tam­bién triun­fó en vi­da: fue la pri­me­ra es­cul­to­ra de la Cá­ma­ra Real (de Car­los II y Felipe V). Sus es­cul­tu­ras re­li­gio­sas se mues­tran en Se­vi­lla, Madrid, Lon­dres, Nue­va York, Los Án­ge­les...

va­ler: «Es­to le mos­tra­rá a su se­ño­ría lo que una mu­jer pue­de lle­gar a ha­cer», di­ce en una di­ri­gi­da a su me­ce­nas, An­to­nio Ruf­fo. Era fuer­te. Su ma­ri­do, en­deu­da­do y ta­ram­ba­na, la de­jó en Flo­ren­cia. Ella si­guió ade­lan­te. Re­gre­só a Ro­ma, vi­vió en Gé­no­va y Nápoles y fue ali­men­tan­do su pres­ti­gio ar­tís­ti­co. Su ver­sión de Su­sa­na y los vie­jos o su Au­to­rre­tra­to co­mo ale­go­ría de la pin­tu­ra fue­ron atre­vi­dos y des­lum­bran­tes. Via­jó por Eu­ro­pa y aca­bó en In­gla­te­rra, don­de su pa­dre era pin­tor cor­te­sano y en la que Ar­te­mi­sia reali­zó nue­ve pin­tu­ras pa­ra la ca­sa de la rei­na en Green­wich. Ora­zio mu­rió en Lon­dres, Ar­te­mi­sia re­gre­só a Nápoles. Hay car­tas a su me­ce­nas que prue­ban que con 57 años se­guía en ac­ti­vo. Y al­ti­va. Fue bra­va, co­mo Cleo­pa­tra, Ju­dit, Dia­na, Bet­sa­bé, Da­li­la o Mag­da­le­na, pro­ta­go­nis­tas de sus lien­zos. «Es un sím­bo­lo de enor­me fas­ci­na­ción tan­to por las vi­ci­si­tu­des de su vi­da co­mo por el desa­rro­llo de su obra», con­clu­ye Eva Men­zio, com­pi­la­do­ra de las ac­tas del ca­ra­vag­ges­co pro­ce­so que mar­có a Ar­te­mi­sia.

Su pin­tu­ra so­bre­sa­le por el des­plie­gue de to­nos y tex­tu­ras y por la ma­ne­ra de en­fren­tar el ca­non

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.