El ilu­mi­na­dor no se de­be uti­li­zar en las oje­ras. Así so­lo re­sal­ta­re­mos lo que que­re­mos es­con­der

La Voz de Galicia (A Coruña) - XL Semanal - - Especial Belleza Los Trucos -

ca­si pro­duc­to. Cui­da­do con las ce­jas y las pes­ta­ñas, pa­ra que no se acu­mu­le pro­duc­to en­tre los pe­li­tos. Por úl­ti­mo, no ha­ce fal­ta ma­qui­llar el cue­llo. So­lo, y en ca­so de que ha­ya al­gu­na mar­qui­ta, cu­brir­la con un co­rrec­tor».

ERROR 4: TRU­CO PA­RA NO SER UNA 'CHI­CA PAN­DA'

«El co­rrec­tor de oje­ras no tie­ne que ser ex­ce­si­va­men­te cla­ro, ya que pue­de crear lo que se co­no­ce co­mo ‘efec­to pan­da’», ad­vier­te la ma­qui­lla­do­ra. Otro error clá­si­co con­sis­te en uti­li­zar el ilu­mi­na­dor en la zo­na de las oje­ras. «Es­tos pro­duc­tos es­tán di­se­ña­dos pa­ra crear un fo­co de luz y lo úni­co que po­de­mos con­se­guir es re­sal­tar to­da­vía más la zo­na que que­re­mos ta­par y pro­nun­ciar las oje­ras». La me­jor for­ma de ocul­tar­las es co­men­zar apli­can­do una cre­ma de con­torno de ojos a to­que­ci­tos con la ye­ma del de­do, que ha­rá más fá­cil ex­ten­der el pro­duc­to que de­be­mos uti­li­zar: el co­rrec­tor. Es­te de­be te­ner un tono si­mi­lar a nues­tra ba­se de piel. Por úl­ti­mo, apli­ca pol­vos suel­tos pa­ra se­llar el ma­qui­lla­je.

ERROR 5: PO­NER BO­CA DE PEZ PA­RA DAR EL CO­LO­RE­TE.

«El blush se de­be apli­car en la par­te cen­tral de la me­ji­lla y di­fu­mi­nar­lo ha­cia arri­ba –acla­ra Mai­te–. Si que­re­mos es­cul­pir el ros­tro y crear vo­lú­me­nes en los la­te­ra­les de la es­truc­tu­ra ósea, no lo ha­re­mos nun­ca con el co­lo­re­te, sino con un pro­duc­to de co­lor os­cu­ro que se fun­da con la piel e imi­te el som­brea­do que ha­ce el hue­so del pó­mu­lo. Des­pués ma­ti­za ese tra­zo con el co­lo­re­te. Mi con­se­jo es que no son­rías al apli­car­lo

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.