So­ñar en es­pa­ñol

La Voz de Galicia (A Coruña) - XL Semanal - - Magazine Firmas - Www.xl­se­ma­nal.com/car­men­po­sa­das

ha­blo ita­liano con los em­ba­ja­do­res, fran­cés con las mu­je­res, alemán con los sol­da­dos, in­glés con los ca­ba­llos y es­pa­ñol con Dios». Es­to de­cía Car­los V, se­ñor del im­pe­rio más gran­de que se ha co­no­ci­do, aquel en el que nun­ca se po­nía el sol. Des­de en­ton­ces, de Fi­li­pi­nas a las co­lo­nias de Áfri­ca y de la Pa­ta­go­nia a la Al­ta Ca­li­for­nia, o bien se si­gue ha­blan­do el idio­ma con el que él de­cía di­ri­gir­se a Dios, o su ras­tro per­sis­te lis­to pa­ra ger­mi­nar de nue­vo. Co­mo ocu­rre en los Es­ta­dos Uni­dos, por ejem­plo. El fe­nó­meno del es­pa­ñol en es­te país es una de las his­to­rias más her­mo­sas que co­noz­co. Hu­bo un tiem­po en que na­da me­nos que dos ter­cios de su te­rri­to­rio per­te­ne­cían a la co­ro­na es­pa­ño­la. Vi­nie­ron lue­go los ven­da­va­les his­tó­ri­cos que to­dos co­no­ce­mos, el es­pa­ñol des­apa­re­ció por com­ple­to de su te­rri­to­rio y sin em­bar­go aho­ra, si­glos más tar­de, se es­ti­ma que más de cin­cuen­ta mi­llo­nes de per­so­nas ha­blan nues­tra len­gua, sien­do los 'la­ti­nos' la mi­no­ría más gran­de y tam­bién la más in­flu­yen­te. La co­mu­ni­dad his­pa­noha­blan­te sue­le man­te­ner su idio­ma has­ta la se­gun­da ge­ne­ra­ción, per­dién­do­se lue­go por el ob­vio de­seo de to­da mi­no­ría de in­te­grar­se en la so­cie­dad que la ha aco­gi­do. Sin em­bar­go, de un tiem­po a es­ta par­te, se acre­cien­ta un nue­vo y fas­ci­nan­te fe­nó­meno. Es lo que ahí lla­man he­ri­ta­ge pri­de o, lo que es lo mis­mo, un or­gu­llo de sus orí­ge­nes por el que esos hi­jos de his­pa­nos ya in­te­gra­dos eli­gen em­pren­der una vuel­ta a la cul­tu­ra de sus pa­dres. ¿A qué se de­be? ¿Qué ha­ce que el es­pa­ñol se ha­ble aho­ra co­rrien­te­men­te en ciu­da­des co­mo Mia­mi o Nue­va York? La res­pues­ta es­tá en una pa­la­bra apa­ren­te­men­te tan ba­nal co­mo 'mo­da'. En efec­to, el es­pa­ñol es­tá de mo­da en el mun­do y yo creo que en gran me­di­da se de­be a otro len­gua­je uni­ver­sal que ha­ce la­tir al uní­sono to­dos los co­ra­zo­nes: la mú­si­ca. So­nes, gua­ra­chas y me­ren­gues, tan­gos y va­lle­na­tos han he­cho vol­ver a sus orí­ge­nes a to­da una ge­ne­ra­ción de la­ti­nos que se edu­có en in­glés pe­ro que aho­ra sue­ña en es­pa­ñol. «En el prin­ci­pio fue el ver­bo», di­ce el Gé­ne­sis, y sin em­bar­go se sa­be, por­que así lo ates­ti­guan los ins­tru­men­tos mu­si­ca­les más an­ti­guos que se han en­con­tra­do, que mu­cho an­tes de que el hom­bre ar­ti­cu­la­ra una so­la pa­la­bra se co­mu­ni­ca­ba ya a tra­vés de la más perfecta len­gua fran­ca que se co­no­ce, la mú­si­ca. Tal vez us­te­des re­cuer­den la pe­lí­cu­la La mi­sión y su co­mien­zo, en el que un mi­sio­ne­ro que, ar­ma­do úni­ca­men­te con un oboe, lo­gra ga­nar­se la con­fian­za de un gru­po de na­ti­vos que lo ob­ser­van con no muy bue­nas in­ten­cio­nes. Años más tar­de, y siem­pre con la mú­si­ca por cóm­pli­ce, na­ti­vos y mi­sio­ne­ros crea­rían una de las ex­pe­rien­cias de igual­dad so­cial y con­vi­ven­cia más in­tere­san­tes y van­guar­dis­tas que se co­no­cen en la His­to­ria, las lla­ma­das 're­duc­cio­nes'. Por eso no es ra­ro que tam­bién aho­ra ella sea una vez más la que tien­da puen­tes y abra ca­mi­nos co­mo en tiem­pos lo hi­cie­ron los ade­lan­ta­dos y mi­sio­ne­ros que lle­ga­ron a Amé­ri­ca. Es in­tere­san­te ver có­mo, tan­tos si­glos más tar­de, la mis­ma len­gua fran­ca de la mú­si­ca que nos acer­có cuan­do aún no ha­blá­ba­mos el mis­mo len­gua­je ha pro­pi­cia­do que tan­to nor­te­ame­ri­ca­nos co­mo per­so­nas del mun­do en­te­ro

Mu­cho an­tes de que el hom­bre ar­ti­cu­la­ra una so­la pa­la­bra se co­mu­ni­ca­ba ya a tra­vés de la más perfecta len­gua fran­ca que se co­no­ce, la mú­si­ca

Qse in­tere­sen por apren­der nues­tro idio­ma, con­vir­tién­do­lo en el más so­li­ci­ta­do por los es­tu­dian­tes des­pués del in­glés. Quién sa­be, tal vez aque­lla fra­se de Car­los V de que él usa­ba nues­tra len­gua pa­ra ha­blar con Dios aho­ra po­dría acu­ñar­se de otro mo­do. Exis­ten len­guas más ade­cua­das pa­ra transac­cio­nes eco­nó­mi­cas, pa­ra el po­li­ti­queo o pa­ra la gue­rra, pe­ro pa­ra dis­fru­tar de la vi­da, pa­ra co­mu­ni­car­se y pa­ra so­ñar no hay na­da co­mo ha­cer­lo en es­pa­ñol. Y me pa­re­ce bueno re­cor­dar­lo aho­ra que ya han pa­sa­do los fas­tos del cen­te­na­rio de la muer­te de Cer­van­tes. Las efe­mé­ri­des son efímeras y aún que­da mu­cho por so­ñar.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.