Pa­ten­te de cor­so

Cha­ves No­ga­les era un fas­cis­ta

La Voz de Galicia (A Coruña) - XL Semanal - - Magazine - Por Ar­tu­ro Pé­rez-re­ver­te www.xl­se­ma­nal.com/pe­rez­re­ver­te

aca­bo de leer un ar­tícu­lo pu­bli­ca­do por un jo­ven­cí­si­mo y pre­sun­to his­to­ria­dor, res­pon­sa­ble de li­te­ra­tu­ra de la Fun­da­ción de In­ves­ti­ga­cio­nes Mar­xis­tas y di­rec­tor de una Re­vis­ta de Crí­ti­ca Li­te­ra­ria Mar­xis­ta –así se de­fi­ne él en su bio­gra­fía– lla­ma­do Da­vid Be­ce­rra Ma­yor, con el hu­mil­de tí­tu­lo De­cá­lo­go pa­ra es­cri­bir una no­ve­la so­bre la Gue­rra Ci­vil. Na­da me­nos. Y co­mo de vez en cuan­do es­cri­bo no­ve­las, aun­que to­da­vía nin­gu­na so­bre ese asun­to, y co­mo re­sul­ta tam­bién que en otro tiem­po es­tu­ve en me­dia do­ce­na de gue­rras ci­vi­les en Eu­ro­pa, Áfri­ca y Amé­ri­ca, así co­mo en do­ce o quin­ce de las otras, y por tan­to al­go de ello re­cuer­do, y ade­más la Gue­rra Ci­vil es­pa­ño­la no me la con­ta­ron de se­gun­da mano jo­ven­zue­los pre­sun­tuo­sos, sino va­rios de sus pro­ta­go­nis­tas, el de­cá­lo­go en cues­tión me ha pi­ca­do la cu­rio­si­dad. A ver si apren­do al­go, me he di­cho. Por si un día me pon­go yo a la fae­na, va­ya. Y lo he leí­do. Y tam­bién he leí­do, por­que In­ter­net fa­ci­li­ta esas co­sas, de­cla­ra­cio­nes del au­tor so­bre las no­ve­las ya es­cri­tas so­bre el par­ti­cu­lar. De­cla­ra­cio­nes que pue­den re­su­mir­se en que na­die, a jui­cio del tal Be­ce­rra –qui­zá por­que has­ta aho­ra no ha­bían leí­do su de­cá­lo­go–, ha es­cri­to nun­ca una no­ve­la dig­na o sa­tis­fac­to­ria so­bre la Gue­rra Ci­vil; por­que de cuan­tos lo in­ten­ta­ron, en­tre ellos Ja­vier Cer­cas, Mu­ñoz Molina, Dul­ce Cha­cón y Almudena Gran­des, nin­guno fue ca­paz de lle­gar al gra­do de per­fec­ción ideo­ló­gi­ca mar­xis­ta que Be­ce­rra con­si­de­ra con­di­ción in­dis­pen­sa­ble pa­ra quien ose aco­me­ter ta­ma­ña em­pre­sa. Di­cho en cor­to: Da­vid Be­ce­rra Ma­yor, que por las fo­tos du­do ha­ya cum­pli­do los cua­ren­ta años, en un ejer­ci­cio de so­ber­bia in­te­lec­tual que es­tre­me­ce no tan­to por lo in­ge­nuo co­mo por lo si­nies­tro, en vez de es­cri­bir él mis­mo una no­ve­la ma­gis­tral que aca­be quod erat de­mos­tran­dum con las otras, se atreve a es­ta­ble­cer un de­cá­lo­go, unas re­glas ideo­ló­gi­cas que de­be­rían ser cum­pli­das por cuan­to es­cri­tor abor­de el te­ma. Re­glas que pue­den re­su­mir­se en una: todo in­ten­to de no­ve­lar de mo­do ecuá­ni­me fa­vo­re­ce a los ma­los. Hay que ir a ello con ga­nas de ajus­tar cuen­tas. Es ne­ce­sa­rio con­tar todo el tiem­po que nues­tra gue­rra ci­vil no fue una car­ni­ce­ría fra­tri­ci­da de cau­sas múl­ti­ples y com­ple­jas, sino el ca­pri­cho­so al­za­mien­to de cua­tro mi­li­ta­res, cu­ras y ban­que­ros ar­ma­dos por Hitler y Mus­so­li­ni con­tra un pue­blo es­pa­ñol uni­do, no­ble y tra­ba­ja­dor, que se opu­so al fas­cis­mo co­mo un so­lo hom­bre y una so­la mu­jer. Un pue­blo es­pa­ñol que, por su­pues­to, ja­más ac­tuó mo­vi­do por el odio y la ven­gan­za –co­mo sí hi­zo el otro ban­do, que no era pue­blo ni era na­da–, sino por de­fen­der una idí­li­ca re­pú­bli­ca que es­ta­ba a pi­que de con­ver­tir­se, con un po­qui­to más de pa­cien­cia y sa­li­vi­lla, en el pa­raí­so del pro­le­ta­ria­do. Con­tar atro­ci­da­des del ban­do re­pu­bli­cano es, por tan­to, fa­vo­re­cer a los fas­cis­tas. Es­cri­bir, co­mo hi­zo Cha­ves No­ga­les («Tan­to o más mie­do te­nía a la bar­ba­rie de los mo­ros, ban­di­dos del Ter­cio y ase­si­nos de Fa­lan­ge, que a la de los anal­fa­be­tos anar­quis­tas o co­mu­nis­tas»), que en to­das par­tes hu­bo hé­roes y cri­mi­na­les, es ha­cer un fa­vor a las cla­ses que do­mi­na­ron y do­mi­nan. Es ti­bie­za y fal­ta de com­pro­mi­so li­te­ra­rio. Trai­ción, in­clu­so. Por eso el tal Be­ce­rra se atreve has­ta a de­cre­tar có­mo con­cluir esas no­ve­las; pues cual­quier fi­nal fe­liz, di­ce, es un ac­to ideo­ló­gi­co que fa­vo­re­ce la me­mo­ria de los mal­va­dos. Re­sul­ta­ría con­so­la­dor pen­sar que ni­ños gó­ti­cos pos­mo­der­nos, fa­tuos con an­sias de his­to­riar co­mo el arri­ba ci­ta­do, se li­mi­tan a eso: a pa­rir de­cá­lo­gos me­dio­cres, dis­pa­ra­tes sec­ta­rios de los que uno pue­de reír­se con cua­tro te­cla­zos. Pe­ro hay al­go más, que no da ri­sa. Hay al­go en su­je­tos co­mo él de in­quie­tan­te, de ma­ligno, que tras­cien­de la anéc­do­ta es­tú­pi­da. Le­yén­do­lo –so­bre todo la lis­ta de no­ve­lis­tas que des­gra­na, mar­cán­do­los con sa­li­va­zos de ren­cor– es im­po­si­ble no re­cor­dar, pa­ra los que sí sa­be­mos, sí he­mos leí­do y sí he­mos vi­vi­do, a to­dos aque­llos pre­sun­tos in­te­lec­tua­les que en am­bos ban­dos, con ca­mi­sa azul o con mono de mi­li­ciano, pe­ro to­dos con pis­to­la al cin­to, pa­sea­ban por

Hay ejer­ci­cios mo­der­nos de so­ber­bia in­te­lec­tual que es­tre­me­cen no tan­to por lo in­ge­nuo co­mo por lo si­nies­tro

Qlos ca­fés de re­ta­guar­dia con lis­tas de nom­bres en el bol­si­llo, ce­ban­do con su ren­cor y su vi­le­za pa­re­do­nes, cu­ne­tas y fo­sas co­mu­nes: tum­bas de la in­fa­mia que el ban­do ven­ce­dor des­en­te­rró en la pos­gue­rra y los hi­jos y nie­tos de los ven­ci­dos in­ten­tan, le­gí­ti­ma­men­te, des­en­te­rrar aho­ra. Tum­bas, unas y otras, cu­ya men­ción de­be­ría ser­vir pa­ra no re­pe­tir erro­res y tra­ge­dias; no pa­ra que pseu­do­his­to­ria­do­res irres­pon­sa­bles pre­ten­dan re­es­cri­bir a su tor­ci­da ma­ne­ra, pa­ra las ge­ne­ra­cio­nes jó­ve­nes, la his­to­ria de unos años trá­gi­cos que ni vi­vie­ron ni com­pren­den, y que lo ha­gan ce­ga­dos por las ore­je­ras de la es­tu­pi­dez y el im­bé­cil fa­na­tis­mo.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.