Ani­ma­les de com­pa­ñía

Di­ne­ro y li­ber­tad

La Voz de Galicia (A Coruña) - XL Semanal - - Magazine - Por www.xl­se­ma­nal.com/prada www.juan­ma­nuel­de­pra­da.com

n un pa­sa­je par­ti­cu­lar­men­te lu­mi­no­so de su obra, Leo­nar­do Cas­te­lla­ni vincula di­rec­ta­men­te la ob­se­sión de la li­ber­tad pro­pia de nues­tra épo­ca con la he­ge­mo­nía al­can­za­da por las fuer­zas eco­nó­mi­cas des­con­tro­la­das. Se­ña­la el gran es­cri­tor ar­gen­tino que es­ta ob­se­sión por la li­ber­tad ha­bría lo­gra­do man­te­ner a las ma­sas en­zar­za­das co­mo mo­nos que se dispu­tan en una jau­la una da­ma­jua­na de aguar­dien­te, mien­tras el Di­ne­ro se de­di­ca­ba tan pi­chi a ha­cer de las su­yas, ac­tuan­do dis­cre­cio­nal­men­te, sin vi­gi­lan­cias ni cor­ta­pi­sas. Cas­te­lla­ni, en de­fi­ni­ti­va, nos pro­po­ne que to­da esa olim­pia­da de de­re­chos y li­ber­ta­des que sa­bo­rea­mos co­mo si fue­sen una go­lo­si­na no se­rían sino ce­bos (¡y pla­ce­bos!) que el Di­ne­ro nos arro­ja pa­ra man­te­ner­nos en­tre­te­ni­dos, co­mo se arro­jan al­ga­rro­bas a los puer­cos, mien­tras el Di­ne­ro se con­cen­tra y mul­ti­pli­ca en unas po­cas ma­nos, mien­tras cir­cu­la li­bre­men­te con des­tino a pa­raí­sos fis­ca­les, mien­tras ase­gu­ra su in­tan­gi­bi­li­dad (e im­pu­ni­dad) me­dian­te en­te­le­quias ju­rí­di­cas. Se tra­ta de una te­sis ex­tra­or­di­na­ria­men­te su­ges­ti­va. Si vol­ve­mos la vis­ta atrás, des­cu­bri­re­mos que la 'es­pi­ri­tua­li­za­ción' del Di­ne­ro (es­to es, el mo­men­to en que de­ja de ser un sím­bo­lo que re­pre­sen­ta el va­lor de los bie­nes, pa­ra con­ver­tir­se en una nie­bla de las fi­nan­zas, des­li­ga­da de los bie­nes que en prin­ci­pio re­pre­sen­ta­ba) coin­ci­de en el tiem­po con el oca­so de la li­ber­tad co­mo me­dio con­cre­to pa­ra al­can­zar un fin con­cre­to y su sus­ti­tu­ción por una li­ber­tad abs­trac­ta que es un fin en sí mis­ma y enar­de­ce a las ma­sas con idea­les utó­pi­cos, en­zar­zán­do­las en una de­mo­gres­ca atur­di­do­ra y es­te­ri­li­zan­te. Las li­ber­ta­des an­ti­guas es­ta­ban li­ga­das a los ofi­cios de las gen­tes, a la tie­rra que les brin­da­ba sus­ten­to, a la de­fen­sa de sus fa­mi­lias y sus for­mas de vi­da. La li­ber­tad abs­trac­ta lle­nó a las gen­tes la ca­be­za de ideas men­te­ca­tas y exal­tan­tes que, a la vez que les im­pe­dían man­te­ner los pies en el sue­lo (obli­gán­do­las a aban­do­nar su ofi­cio, su tie­rra y su fa­mi­lia), las en­so­ber­be­cían de tal mo­do que ya nun­ca vol­vie­ron a ele­var la vis­ta al cie­lo, pues su úni­ca re­li­gión a par­tir de en­ton­ces fue­ron los su­ce­si­vos re­cla­mos que la li­ber­tad abs­trac­ta les su­mi­nis­tra­ba. Y, mien­tras es­tas gen­tes que se ha­bían que­da­do sin tie­rra, sin ofi­cio y sin fa­mi­lia se en­tre­te­nían, ab­sor­tas en sus des­di­cha­dos idea­les utó­pi­cos, el Di­ne­ro se de­di­có a com­ple­tar el des­po­jo, sa­bien­do que sus la­tro­ci­nios pa­sa­rían inad­ver­ti­dos; y, si en al­gu­na oca­sión ta­les la­tro­ci­nios re­sul­ta­ban de­ma­sia­do os­ten­to­sos, el Di­ne­ro aus­pi­ció nue­vas de­cla­ra­cio­nes de de­re­chos y li­ber­ta­des, o 'am­plió' las ya exis­ten­tes, de tal ma­ne­ra que la go­lo­si­na que ga­ran­ti­za­ba su he­ge­mo­nía ad­qui­rie­se una ma­yor va­rie­dad, has­ta con­ver­tir­se en una fas­tuo­sa tien­da de chu­ches. Y así el Di­ne­ro in­ven­tó una for­ma fan­tas­má­ti­ca de re­pro­duc­ción que le per­mi­tía mul­ti­pli­car­se ex­po­nen­cial­men­te, me­dian­te bir­li­bir­lo­ques bur­sá­ti­les y sis­te­mas ban­ca­rios de re­ser­va frac­cio­na­ria. Con la par­ti­cu­la­ri­dad de que, ca­da vez que ese Di­ne­ro fan­tas­má­ti­co que­ría ha­cer­se cor­pó­reo, te­nía que es­quil­mar los bie­nes reales, san­gran­do a las po­bres gen­tes que ni si­quie­ra se per­ca­ta­ban del la­tro­ci­nio, por­que se­guían en su jau­la, dispu­tan­do co­mo mo­nos. El Di­ne­ro in­ven­tó tam­bién el abu­so de la per­so­na ju­rí­di­ca y el prin­ci­pio de res­pon­sa­bi­li­dad li­mi­ta­da, que que­bra­ba los con­cep­tos tra­di­cio­na­les de pro­pie­dad y sociedad, li­ga­dos in­di­so­lu­ble­men­te a la res­pon­sa­bi­li­dad per­so­nal de sus ti­tu­la­res, pa­ra pro­pi­ciar la con­ver­sión de la pro­pie­dad en un en­te con vi­da pro­pia que, mien­tras cre­ce, re­par­te be­ne­fi­cios, pe­ro que cuan­do se de­cla­ra en quie­bra de­ja a sal­vo el pa­tri­mo­nio de sus ti­tu­la­res. El Di­ne­ro, en fin, in­ven­tó la li­ber­tad de cir­cu­la­ción de ca­pi­ta­les, que le per­mi­tía –a la vez que da­ba cí­ni­ca­men­te lec­cio­nes de pa­trio­tis­mo a los mo­nos de la jau­la– aban­do­nar co­mo una ra­ta el bar­co que se hun­día, es­ca­par a la vi­gi­lan­cia del fis­co, em­bos­car­se de­trás de tes­ta­fe­rros, crear so­cie­da­des offs­ho­re en pa­raí­sos fis­ca­les, fun­dir­se en una nie­bla de las fi­nan­zas in­dis­cer­ni­ble. Y todo ello mien­tras los mo­nos en la jau­la pe­día­mos chi­llo­nes que nos die­sen más li­ber­tad de ex­pre­sión, o más de­re­chos de bra­gue­ta. Y el Di­ne­ro,

El Di­ne­ro in­ven­tó la li­ber­tad de cir­cu­la­ción de ca­pi­ta­les, que per­mi­tía aban­do­nar co­mo una ra­ta el bar­co que se hun­día

Qdel mis­mo mo­do que en otro tiem­po les dio pe­rió­di­cos (que él mis­mo fi­nan­cia­ba) y abor­to a gra­nel (que le per­mi­tía pa­gar suel­dos mi­se­ra­bles, pues a me­nor des­cen­den­cia me­nos ím­pe­tu en la lu­cha por un suel­do digno), hoy nos da Twit­ter y cam­bio de se­xo, pa­ra que nos des­fo­gue­mos en la co­chi­que­ra virtual (que el Di­ne­ro ha ade­re­za­do muy lin­da­men­te, co­mo quien ade­re­za un jar­dín de in­fan­cia) y nos re­fo­ci­le­mos sin pe­li­gro de mul­ti­pli­ca­ción. Por­que la úni­ca mul­ti­pli­ca­ción que el Di­ne­ro ve con bue­nos ojos es la pro­pia; a los mo­nos siem­pre nos que­da­rá el con­sue­lo de em­bo­rra­char­nos de li­ber­tad.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.