Are­nas mo­ve­di­zas

Es­pa­ño­les de ma­yo y ju­lio

La Voz de Galicia (A Coruña) - XL Semanal - - Magazine - Por Car­los He­rre­ra www.xl­se­ma­nal.com/he­rre­ra car­los@car­los­he­rre­ra.net/www.car­los­he­rre­ra.com

ha­ce po­cos días fue una fe­cha im­por­tan­te pa­ra Fe­li­pe VI. A la par que ce­le­bra­ba su ono­más­ti­ca, fir­ma­ba con su me­jor plu­ma la di­so­lu­ción de las Cor­tes y pa­sa­ba la pe­lo­ta al es­ce­na­rio del 26 de ju­nio, tan­tas ve­ces aven­tu­ra­do es­tos me­ses por aque­llos que no dá­ba­mos un du­ro por la le­gis­la­tu­ra pre­sen­te, ya ex­tin­ta. Era el pa­sa­do día 3, dos­cien­tos ocho años des­pués de que las tro­pas del te­rri­ble Mu­rat fu­si­la­ran a in­con­ta­bles ma­dri­le­ños acu­sa­dos de re­be­lión con­tra el ejér­ci­to fran­cés. Na­po­león en­ga­tu­só por dos ve­ces a los inú­ti­les re­yes es­pa­ño­les, Car­los IV y Fer­nan­do VII, pa­dre e hi­jo, pe­lea­dos en­tre sí y com­pe­ti­do­res por el tí­tu­lo de 'es­tú­pi­do del si­glo', y ocu­pó, co­mo es sa­bi­do, la pe­nín­su­la ibé­ri­ca ba­jo la ex­cu­sa de tran­si­tar ha­cia Por­tu­gal con el fin de do­me­ñar­lo y re­par­tír­se­lo con ese par de idio­tas. Aquel Dos de Ma­yo se pro­du­jo en Ma­drid, día an­te­rior a los fu­si­la­mien­tos que in­mor­ta­li­zó Go­ya, un ac­to co­lec­ti­vo he­roi­co y ejem­plar: los lu­ga­re­ños se al­za­ron con­tra el in­va­sor y pe­lea­ron du­ran­te un pu­ña­do de ho­ras con­tra los sol­da­dos me­jor ar­ma­dos del mun­do; ape­nas con­ta­ban con cu­chi­llos de co­ci­na y cua­tro ar­mas ro­ba­das de las ar­me­rías que, por su­pues­to, ni si­quie­ra sa­bían uti­li­zar, pe­ro ello no hi­zo que se ami­la­na­ran, ni si­quie­ra el con­ven­ci­mien­to de que se­rían pa­sa­dos por la pie­dra. Es una de esas fe­chas que enor­gu­lle­ce la his­to­ria de un país y per­fec­ta­men­te po­dría ser nues­tra Fies­ta Na­cio­nal si no hu­bie­ra ocu­rri­do un Do­ce de Oc­tu­bre tres­cien­tos y pi­co años an­tes la otra cir­cuns­tan­cia de la que Es­pa­ña pue­de sen­tir­se or­gu­llo­sa, el lla­ma­do Des­cu­bri­mien­to de Amé­ri­ca que aho­ra la co­rrec­ción po­lí­ti­ca ha con­ver­ti­do en en­cuen­tro de dos mun­dos y esas co­sas. Aquel via­je en cas­ca­ro­nes de ma­de­ra de Co­lón y los her­ma­nos Pin­zón cam­bió el mun­do y me­re­ce ser re­cor­da­do con la so­lem­ni­dad que só­lo unos cuan­tos gi­li­po­llas nie­gan; pe­ro de no ha­ber­se pro­du­ci­do aque­lla cir­cuns­tan­cia his­tó­ri­ca, ven­go a de­cir, el se­gun­do día de Ma­yo era la fe­cha in­di­ca­da pa­ra que nues­tro país, co­mo to­dos los del mun­do, ce­le­bra­ra su Día Gran­de. Las elec­cio­nes da­rán pa­so, co­mo sa­be­mos y ya es­ta­mos har­tos de co­men­tar, a un nue­vo Par­la­men­to inevi­ta­ble­men­te pa­re­ci­do al que aca­ba de di­sol­ver­se y que ha da­do no po­cas opor­tu­ni­da­des de lu­ci­mien­to a un pu­ña­do de nu­me­re­ros y me­dio­cres que di­fí­cil­men­te se ve­rán en otra. Bueno, ye­rro, se ve­rán po­si­ble­men­te en el nue­vo, el que sur­ja de la pre­su­mi­ble­men­te des­an­ge­la­da vo­ta­ción del día 26, só­lo que se­rá di­fí­cil re­pe­tir pa­so por pa­so el de­cep­cio­nan­te pa­sa­je de es­tos cien­to y pi­co días de le­gis­la­tu­ra, la un­dé­ci­ma a la sa­zón. A te­nor del ca­len­da­rio des­ple­ga­do tras la fir­ma de Fe­li­pe VI, otra fe­cha se abre con ex­pec­ta­ti­vas, la del 19 de ju­lio, día pre­vi­si­ble de la cons­ti­tu­ción de las nue­vas Cor­tes. Y tam­bién guar­da coin­ci­den­cia con el pro­ce­so re­la­ta­do. Un 19 de ju­lio de aquel 1808 se pro­du­jo otra he­roi­ci­dad: la ba­ta­lla de Bai­lén. El ejér­ci­to fran­cés se di­ri­gía a An­da­lu­cía ca­pi­ta­nea­do por Dupont, eran más de vein­te mil hom­bres bien per­tre­cha­dos y vie­ron có­mo otros tan­tos es­pa­ño­les ca­pi­ta­nea­dos por el ge­ne­ral Cas­ta­ños les hi­cie­ron fren­te en la pro­vin­cia de Jaén. La ba­ta­lla fue du­ra, pe­ro ca­yó del ban­do es­pa­ñol, su­po­nien­do la pri­me­ra de­rro­ta en tie­rra del ejér­ci­to im­pe­rial fran­cés. La his­to­ria pos­te­rior es lar­ga y ca­tas­tró­fi­ca pa­ra to­dos los ac­to­res de su tiem­po, in­va­so­res e in­va­di­dos, pe­ro fi­nal­men­te Na­po­león se lle­vó su Gran­de Ar­mée y a su her­mano Jo­sé ca­mino de otros fren­tes, esen­cial­men­te el ru­so, don­de ya pal­mó del todo. Es­pa­ña que­dó diez­ma­da, em­po­bre­ci­da, arra­sa­da, sa­quea­da, aun­que una breve luz de es­pe­ran­za li­be­ral se en­cen­dió en Cá­diz que, des­gra­cia­da­men­te, se en­car­gó de frus­trar la vuel­ta del fe­lón Fer­nan­do VII, que bien se lo po­dían ha­ber que­da­do en Fran­cia cul­ti­van­do hor­ta­li­zas. Hay en Bai­lén un in­tere­san­te mu­seo que ex­pli­ca y glo­sa aque­lla ba­ta­lla.

Es­pe­re­mos que quie­nes sur­jan del bos­que de lis­tas elec­to­ra­les es­tén a la al­tu­ra de aque­llos otros es­pa­ño­les de ma­yo y ju­lio

QPues es­te 19 de ju­lio de ho­ga­ño ve­re­mos có­mo es­ta Es­pa­ña tam­bién em­po­bre­ci­da y en­deu­da­da go­za de una nue­va opor­tu­ni­dad de en­cen­der la luz. Es­pe­re­mos que quie­nes sur­jan del bos­que de lis­tas elec­to­ra­les es­tén a la al­tu­ra de aque­llos otros es­pa­ño­les de ma­yo y ju­lio y se­pan po­ner­se de acuer­do pa­ra ha­cer­le fren­te al peor de los in­va­so­res: el ma­ras­mo, el desáni­mo, la co­rrup­ción y la me­dio­cri­dad. En aque­lla oca­sión fue el pue­blo quien dio el pa­so, ni ejér­ci­to ni cu­ras ni afran­ce­sa­dos ni no­bles ni na­die. Sen­ci­lla­men­te el pue­blo es­pa­ñol. El mis­mo que aho­ra pi­de ener­gía y de­ci­sión. To­men no­ta.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.