Neu­tral cor­ner

Al ri­co bom­bón he­la­do

La Voz de Galicia (A Coruña) - XL Semanal - - Magazine - Por www.xl­se­ma­nal.com/da­vid­gis­tau

una de las pe­lí­cu­las fa­vo­ri­tas de mis pri­me­ros años co­mo ci­né­fi­lo fue Éra­se una vez en Amé­ri­ca. La his­to­ria de la ban­da de Nood­les, pa­re­ci­da a la de Bugsy Sie­gel y Me­yer Lans­ki: gangs­ters ju­díos del Bronx que con­so­li­da­ron una gran amis­tad du­ran­te la épo­ca de la Prohi­bi­ción y ter­mi­na­ron di­lu­yén­do­se trá­gi­ca­men­te en la muer­te, la trai­ción y el ol­vi­do. La vi en el ci­nees­tu­dio Fan­ta­sio, que en la ac­tua­li­dad es un su­per­mer­ca­do por el cual pa­seo el ca­rri­to año­ran­do los tiem­pos en que me­ter­se en el ci­ne en pan­di­lla y du­ran­te cua­tro ho­ras, so­bre todo si ha­bía chi­cas, era uno de los gran­des pla­ce­res de la vi­da. Fí­jen­se si soy vie­jo que to­da­vía vo­cea­ba sus bom­bo­nes he­la­dos en­tre las fi­las de asien­tos el ven­de­dor que car­ga­ba con una ne­ve­ri­ta en la que iban los he­la­dos. El bom­bón he­la­do y el ro­ce ca­sual con la mano de la chi­ca que se sen­ta­ba al la­do. Y en­ci­ma, gangs­ters. Pa­ra qué más. La pe­lí­cu­la de Sergio Leo­ne tie­ne dos mo­men­tos que aún re­cuer­do co­mo an­to­ló­gi­cos aun­que se ha­yan vuel­to tan le­ja­nos. Uno ocu­rre cuan­do Nood­les re­gre­sa al ba­rrio des­pués de trein­ta años es­con­di­do, ya en­ve­je­ci­do, in­ca­paz de re­co­no­cer sus pro­pias ca­lles. Ha­bla­mos de un ti­po que de­di­có la ju­ven­tud a dis­pa­rar con me­tra­lle­ta, be­ber whisky en spea­kea­sies y se­du­cir her­mo­sas ar­tis­tas, por las cua­les era ca­paz de pa­gar la aper­tu­ra de un res­tau­ran­te de tem­po­ra­da que es­ta­ba ce­rra­do pa­ra que só­lo lo dis­fru­ta­ra su enamo­ra­da. Cuan­do vuelve he­cho un an­ciano, un ami­go de en­ton­ces le pre­gun­ta qué hi­zo los úl­ti­mos trein­ta años de clan­des­ti­ni­dad: «Acos­tar­me temprano», res­pon­de él. La otra es­ce­na a la que me re­fie­ro es muy her­mo­sa. Trans­cu­rre cuan­do los fu­tu­ros gangs­ters aún son ni­ños y en el ba­rrio exis­te la le­yen­da de que una mu­cha­cha pe­li­rro­ja des­vir­ga cha­va­les por las bra­vas a cam­bio de un pas­tel de na­ta. Patsy jun­ta mo­ne­das con cier­to es­fuer­zo pa­ra pa­gar el pas­tel de su pri­mer coi­to y se pre­sen­ta an­te la pe­li­rro­ja, que acep­ta el tra­to pe­ro le pi­de que es­pe­re un ra­to en el re­llano. La es­pe­ra es de­ma­sia­do lar­ga pa­ra un ni­ño que tie­ne en la mano un pas­tel de na­ta pri­mo­ro­sa­men­te en­vuel­to. Pri­me­ro mo­ja un de­do. Des­pués lo de­vo­ra en­te­ro por­que lo pre­fie­re al se­xo. Me pa­re­ce una ma­ne­ra muy de­li­ca­da de con­tar ese tiem­po fron­te­ri­zo en el que a un ni­ño lo re­cla­ma ya el hom­bre que as­pi­ra a ser, o que en su en­torno le exi­gen ser. Pe­ro aún pue­de el ni­ño, aún que­da un ras­tro de in­ge­nui­dad por el cual un pas­tel de na­ta re­sul­ta más ape­te­ci­ble que se­pul­tar­se en unos pe­chos a lo Fe­lli­ni. To­dos es­tos re­cuer­dos me vol­vie­ron la otra no­che, ce­nan­do con Gar­ci. No ha­bla­mos de la pe­lí­cu­la, pe­ro sí de los bom­bo­nes he­la­dos en la pla­tea. Gar­ci tu­vo un ami­go que los ven­día. Que tal vez me ven­dió al­guno a mí, quién sa­be. Al ami­go lo ten­go vis­to por­que sa­le de fi­gu­ran­te en al­gu­na par­ti­da de mus de las que Gar­ci in­cor­po­ró a la tra­ma cos­tum­bris­ta de El crack: nues­tro Phi­lip Mar­lo­we pa­sa­do por El Ras­tro y el Campo del Gas. El ami­go de Gar­ci te­nía tan­ta ham­bre mien­tras se le­van­ta­ba unas pe­se­tas en el ci­ne que una vez se amo­ti­nó y, aun sa­bien­do que iban a des­pe­dir­lo, de­ci­dió co­mer­se sus he­la­dos en vez de ven­der­los. Me lo ima­gino ofre­cién­do­los a cha­va­les co­mo yo. Quién sa­be si al­go ofen­di­do por la ma­la educación de los de­más, por la frus­tra­ción de tan­tas co­sas. Acu­cia­do por el ham­bre. Has­ta que, de re­pen­te, una voz in­te­rior le di­ce: «A la mier­da, has­ta aquí lle­gué». Me lo ima­gino

QLa es­pe­ra es de­ma­sia­do lar­ga pa­ra un ni­ño con un pas­tel en la mano. Pri­me­ro mo­ja un de­do. Des­pués lo de­vo­ra en­te­ro por­que lo pre­fie­re al se­xo

sen­tán­do­se en­ton­ces en una bu­ta­ca pa­ra ver la pe­lí­cu­la, re­la­ja­do en su pro­pia fa­ta­li­dad, dis­pues­to a co­mer­se un he­la­do de­trás de otro en el tiem­po que le con­ce­dan sus em­plea­do­res an­tes de aga­rrar­lo y echar­lo a em­pe­llo­nes. Me lo ima­gino triun­fal, aplau­di­do en su ex­pul­sión del ci­ne por ni­ños co­mo yo que de re­pen­te com­pren­den que con­tra un des­tino acia­go, hu­mi­llan­te, no só­lo se lu­cha con me­tra­lle­ta. Oja­lá me ha­ya ven­di­do un he­la­do ese hom­bre. Oja­lá nos ha­ya­mos caí­do bien du­ran­te esos se­gun­dos. Oja­lá me ha­ya gui­ña­do un ojo al ver lo gua­pa que era la chi­ca que por suer­te se me ha­bía sen­ta­do al la­do.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.