Pa­ten­te de cor­so. Una his­to­ria de Es­pa­ña (LXIII). Por Ar­tu­ro Pé­rez-re­ver­te.

Una his­to­ria de Es­pa­ña (LXIII)

La Voz de Galicia (A Coruña) - XL Semanal - - Sumario - Por Ar­tu­ro Pé­rez-re­ver­te www.xl­se­ma­nal.com/pe­rez­re­ver­te

des­pués del desas­tre de An­nual, que vis­tió a Es­pa­ña de lu­to, la gue­rra de re­con­quis­ta de Ma­rrue­cos por par­te de Es­pa­ña fue lar­ga y san­grien­ta de na­ri­ces. En ella se em­pleó por pri­me­ra vez un cuer­po mi­li­tar re­cién crea­do, la Le­gión, más co­no­ci­da por el Ter­cio, que fue pun­ta de lan­za de la ofen­si­va. A di­fe­ren­cia de los po­bres sol­da­di­tos sin ins­truc­ción y mal man­da­dos, que los mo­ros ri­fe­ños ha­bían es­ta­do es­ca­be­chan­do has­ta en­ton­ces, el Ter­cio era una fuer­za pro­fe­sio­nal, de élite, com­pues­ta tan­to por es­pa­ño­les –de­lin­cuen­tes, ex pre­si­dia­rios, lo me­jor de ca­da ca­sa– co­mo por vo­lun­ta­rios ex­tran­je­ros. Gen­te pa­ra echar­le de co­mer apar­te, de la que se ol­vi­da­ba el pa­sa­do si acep­ta­ban ma­tar y mo­rir co­mo quien se fu­ma un pi­ti­llo. En re­su­men, una má­qui­na de gue­rra mo­der­na y te­mi­ble. Así que ima­gí­nen­la en ac­ción –se pa­ga­ba a du­ro la ca­be­za de ca­da mo­ro re­bel­de muer­to–, pa­san­do fac­tu­ra por las ma­tan­zas de An­nual y Mon­te Arruit. Des­ta­có en­tre los je­fes de esa fuer­za, por cier­to, un co­man­dan­te ga­lle­go, jo­ven, ba­ji­to y con voz de flau­ta. Esa apa­rien­cia en reali­dad en­ga­ña­ba un hue­vo, por­que el fu­lano era du­ro y cruel que te ri­las, con muy ma­la le­che, im­pla­ca­ble con sus hom­bres y con el enemi­go. Tam­bién, las co­sas co­mo son –ahí es­tán los pe­rió­di­cos de la épo­ca y los par­tes mi­li­ta­res–, era frío y con fa­ma de va­lien­te en el cam­po de ba­ta­lla, don­de una vez has­ta le pe­ga­ron los mo­ros un ti­ro en la tri­pa, y po­co a po­co ga­nó pres­ti­gio mi­li­tar en los su­ce­si­vos com­ba­tes. Un pres­ti­gio que le iba a ve­nir de per­las diez o quin­ce años más tar­de (co­mo han adi­vi­na­do us­te­des, ese co­man­dan­te del Ter­cio se lla­ma­ba Fran­cis­co Fran­co). El ca­so es que en­tre él y otros, pal­mo a pal­mo, al fi­nal con ayu­da de los fran­ce­ses, re­con­quis­ta­ron el te­rri­to­rio per­di­do en Ma­rrue­cos, gue­rra que aca­bó en 1927, al­go des­pués del des­em­bar­co de Al­hu­ce­mas (pri­mer des­em­bar­co ae­ro­na­val de la his­to­ria mun­dial, trein­ta y nue­ve años an­tes del que rea­li­za­rían las tro­pas alia­das en Nor­man­día). Una gue­rra, en fin, que cos­tó a Es­pa­ña ca­si 27.000 muer­tos y he­ri­dos, así co­mo otros tan­tos a Ma­rrue­cos, y so­bre la que pue­den us­te­des leer a gus­to, si les ape­te­ce pa­sar pá­gi­nas, en las no­ve­las Imán, de Ra­món J. Sen­der, y La for­ja de un re­bel­de, de Ar­tu­ro Ba­rea. El ca­so es que la tra­ge­dia mo­ru­na, con sus gra­ves con­se­cuen­cias so­cia­les, fue uno de los fac­to­res que mar­ca­ron a los es­pa­ño­les y con­tri­bu­ye­ron mu­cho a de­bi­li­tar la mo­nar­quía, que pa­ra esas ho­ras lle­va­ba tiem­po co­me­tien­do gra­ves erro­res po­lí­ti­cos. Co­mo la opi­nión pú­bli­ca pe­día res­pon­sa­bi­li­da­des apun­tan­do al pro­pio Al­fon­so XIII, que ha­bía alen­ta­do per­so­nal­men­te la ac­tua­ción del ge­ne­ral Sil­ves­tre, muer­to en el desas­tre de An­nual, se creó una co­mi­sión pa­ra de­pu­rar la co­sa. Pe­ro an­tes de que las con­clu­sio­nes se de­ba­tie­ran en las Cor­tes –fue el fa­mo­so Ex­pe­dien­te Pi­cas­so– el ge­ne­ral Miguel Pri­mo de Ri­ve­ra dio un gol­pe de Es­ta­do (sep­tiem­bre de 1923) con el be­ne­plá­ci­to del rey. Aquí con­vie­ne re­cor­dar que Es­pa­ña se ha­bía man­te­ni­do neu­tral en la Pri­me­ra Gue­rra Mun­dial, lo que per­mi­tió a las cla­ses di­ri­gen­tes fo­rrar­se de bi­lle­tes el ri­ñón ha­cien­do ne­go­cios con los be­li­ge­ran­tes; pe­ro esos be­ne­fi­cios –mi­nas as­tu­ria­nas, hie­rro vas­co, tex­ti­les ca­ta­la­nes– se­guían le­jos del bol­si­llo de las cla­ses des­fa­vo­re­ci­das, que só­lo es­ta­ban pa­ra dar san­gre pa­ra la gue­rra de Áfri­ca y su­dor pa­ra las fá­bri­cas y los te­rro­nes de unos cam­pos se­cos y mal­di­tos de Dios. Pe­ro los tiem­pos de la re­sig­na­ción ha­bían pa­sa­do: las iz­quier­das es­pa­ño­las se or­ga­ni­za­ban, aun­que ca­da una por su cuen­ta, co­mo siem­pre. Pe­ro no só­lo aquí: Eu­ro­pa bu­llía con her­vor de cam­bio y va­po­res de tor­men­ta, y Es­pa­ña no que­da­ba al mar­gen. Cre­cía la pro­tes­ta obre­ra, los sin­di­ca­tos se ha­cían más fuer­tes, el pis­to­le­ris­mo anar­quis­ta y em­pre­sa­rial se en­fren­ta­ban a ti­ro lim­pio, y el na­cio­na­lis­mo ca­ta­lán y vas­co (ins­pi­ra­do és­te ideo­ló­gi­ca­men­te en los es­cri­tos de un des­equi­li­bra­do men­tal lla­ma­do Sa­bino Ara­na, que eran au­tén­ti­cos dis­pa­ra­tes re­li­gio­so­ra­cis­tas), apro­ve­cha­ban pa­ra ha­cer­se los opri­mi­dos en plan Es­pa­ña no nos quie­re, Es­pa­ña nos ro­ba, et­cé­te­ra,

Las cla­ses des­fa­vo­re­ci­das só­lo es­ta­ban pa­ra dar san­gre pa­ra la gue­rra de Áfri­ca y su­dor pa­ra las fá­bri­cas

Qco­mo ca­da vez que veían fla­quear el Es­ta­do, y re­cla­mar así más fue­ros y pri­vi­le­gios. O, di­cho en cor­to, más im­pu­ni­dad y más di­ne­ro. La dic­ta­du­ra de Pri­mo de Ri­ve­ra in­ten­tó con­tro­lar to­do eso, em­pe­zan­do por la li­qui­da­ción de la gue­rra de Ma­rrue­cos. La ma­yor par­te de los his­to­ria­do­res coin­ci­den en des­cri­bir al fu­lano co­mo un mi­li­tar al­go bru­to, pa­ter­na­lis­ta y con bue­na vo­lun­tad. Pe­ro el tin­gla­do le ve­nía gran­de, y una dic­ta­du­ra tam­po­co era el mé­to­do. Ni él ni Al­fon­so XIII es­ta­ban a la al­tu­ra del des­pa­rra­me mun­dial que su­po­nían aque­llos años 20. Eso iba a com­pro­bar­se muy pron­to, con re­sul­ta­dos te­rri­bles. [Con­ti­nua­rá].

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.