Are­nas mo­ve­di­zas. Las fo­tos inopor­tu­nas. Por Car­los He­rre­ra.

Las fo­tos inopor­tu­nas

La Voz de Galicia (A Coruña) - XL Semanal - - Sumario - Por Car­los He­rre­ra www.xl­se­ma­nal.com/he­rre­ra car­los@car­los­he­rre­ra.net/www.car­los­he­rre­ra.com

ha ve­ni­do dan­do vuel­tas esta se­ma­na una foto del pre­si­den­te man­che­go Gar­cía Pa­ge con lo que se su­po­ne que es una mu­jer ata­via­da de mu­sul­ma­na in­te­gris­ta, es de­cir, de ri­gu­ro­so ne­gro de arri­ba aba­jo y so­lo con los ojos y las manos al ai­re. Al pa­re­cer, le co­rres­pon­día un pre­mio co­mo con­se­cuen­cia de no sé qué mé­ri­to li­te­ra­rio. La ca­ra de Pa­ge era de una mez­cla de sor­pre­sa e in­cre­du­li­dad por la 'me­ti­da' que su­po­ne re­tra­tar­le an­te un mo­nu­men­to a la su­mi­sión fe­me­ni­na por ex­ce­len­cia. Muy pro­ba­ble­men­te no sa­bía na­da y se en­con­tró con el re­ga­lo; re­ga­lo del que no pue­des des­em­ba­ra­zar­te sal­vo que acep­tes la po­si­bi­li­dad de mon­tar un nú­me­ro aún más lla­ma­ti­vo que el de en­con­trar­te con una ti­pa ves­ti­da de es­tre­me­ci­mien­to. De­ci­mos que es una mu­jer por­que nos cree­mos a quien la pre­sen­tó, pe­ro per­fec­ta­men­te po­día ser Jua­ni­to Navarro si el po­bre mío vi­vie­ra, co­sa que ya nos gus­ta­ría a to­dos. ¿Qué lle­va a una mu­jer me­dia­na­men­te ilus­tra­da a ves­tir­se de esa gui­sa, de so­me­ti­mien­to ab­so­lu­to? ¿La tra­di­ción? ¿La cul­tu­ra he­re­da­da? ¿La re­li­gión? No lo sé y, cier­ta­men­te, tam­po­co me qui­ta el sue­ño sa­ber las ra­zo­nes de un tras­torno me­die­val co­mo ese, pe­ro cons­ta­to que muy pro­ba­ble­men­te esa mu­jer se pre­sen­tó de esa gui­sa de for­ma ab­so­lu­ta­men­te vo­lun­ta­ria, es de­cir, viste así por­que le ape­te­ce y por­que un ex­tre­mis­ta sen­ti­do de la su­mi­sión la im­pul­sa a ello. Lo que a no­so­tros nos pa­re­ce de­gra­dan­te, in­quie­tan­te e in­sul­tan­te, a ella lo más pro­ba­ble es que le pa­rez­ca es­tu­pen­do. Y que crea que, en nom­bre de la mul­ti­cul­tu­ra­li­dad, la so­cie­dad oc­ci­den­tal de­ba mo­du­lar sus nor­mas pa­ra ad­mi­tir su ves­ti­men­ta in­clu­so a efec­tos me­ra­men­te iden­ti­fi­ca­ti­vos. Al­go así em­pe­zó a la­brar­se en Londres cuan­do las nor­mas mu­ni­ci­pa­les se adap­ta­ron a que los si­jes de la In­dia no tu­vie­ran que uti­li­zar el cas­co obli­ga­to­rio cuan­do mon­ta­sen en mo­to. Ese día se em­pe­zó a jo­der to­do un po­co. De ahí a que una mu­sul­ma­na co­mo la de la foto no en­se­ñe la ore­ja en los do­cu­men­tos de iden­ti­dad so­lo me­dia un pa­so. Y, por su­pues­to, a que una au­to­ri­dad con­si­de­ra­ble co­mo el pre­si­den­te de una co­mu­ni­dad au­tó­no­ma ten­ga que tra­gar con el co­le­gueo de un es­ce­na­rio me­dia otro tal. Gar­cía Pa­ge, a buen se­gu­ro, ha pa­sa­do unos días in­qui­rien­do a los su­yos acer­ca de có­mo es po­si­ble que le co­la­ran a la mo­ra ves­ti­da de te­rro­rí­fi­ca in­te­gris­ta, pe­ro de­be­mos re­co­no­cer que esas co­sas nos pue­den pa­sar a to­dos. Esta re­cien­te Fe­ria de Abril de Se­vi­lla vio có­mo un per­so­na­je de re­cien­te po­pu­la­ri­dad co­mo Luis Pi­ne­da, pre­si­den­te en­car­ce­la­do de Aus­banc, se ha­cía una sim­pá­ti­ca y son­rien­te foto con Susana Díaz, la pre­si­den­ta de la Jun­ta. Fui tes­ti­go de có­mo se pro­du­jo: lle­ga­ba Susana a la ca­se­ta de la Ca­de­na SER y era asal­ta­da a ca­da pa­so por fer­vo­ro­sos se­gui­do­res que que­rían una foto; ella cor­tés­men­te pro­cu­ra­ba agra­dar y en­tre aque­llos que po­sa­ron a su ve­ra es­ta­ba el hom­bre que iba a ser de­te­ni­do po­cos días des­pués (por cier­to, yo le sa­lu­dé tam­bién). La foto se hi­zo vi­ral, co­mo se di­ce aho­ra, pe­ro en des­car­go de la pre­si­den­ta ha­brá que de­cir que hoy to­do el mun­do lle­va una cá­ma­ra en la mano y mu­chos quie­ren in­mor­ta­li­zar­se con el per­so­na­je po­pu­lar con el que se en­cuen­tran. La cri­ba no es sen­ci­lla, y es fá­cil que aca­bes po­san­do con quien no hu­bie­ras que­ri­do. Yo mis­mo re­cuer­do las fo­tos que me ha­cía en en­tre­gas de pre­mios de em­pre­sa con al­gún in­di­vi­duo que lue­go ha re­sul­ta­do chun­go y de cu­ya cons­tan­cia pú­bli­ca so­lo se tie­ne la re­fe­ren­cia de esas fo­tos en la pren­sa lo­cal. Si el pe­rió­di­co que la re­pro­du­ce no tie­ne el de­ta­lle de evi­tar­te a ti, apa­re­ces son­rien­te an­te

Si el pe­rió­di­co que las re­pro­du­ce no tie­ne el de­ta­lle de evi­tar­te a ti, apa­re­ces son­rien­te an­te un po­si­ble de­lin­cuen­te

Qun po­si­ble de­lin­cuen­te, co­sa que no tie­ne más im­por­tan­cia, pe­ro que te obli­ga a dar al­gu­na que otra ex­pli­ca­ción a los ami­gos. Por no ha­blar de la foto en la que apa­rez­co con son­ri­sa de cir­cuns­tan­cias al la­do de una de las fal­sas 'Gi­ral­di­llas' que irrum­pie­ron en la inau­gu­ra­ción de los Mun­dia­les de Atle­tis­mo de Se­vi­lla: me pa­só lo que a Pa­ge, ha­bía que po­ner ca­ra de cir­cuns­tan­cias y de­jar que se lle­va­ran a los in­tru­sos. Y que el show con­ti­nua­ra sin in­te­rrup­ción. La de Pa­ge ves­tía ni­qab. Las 'Gi­ral­di­llas', pe­che­ras con el nom­bre de pre­sos de ETA. Co­sas de la vi­da.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.