La car­ta de la se­ma­na

Por qué la he pre­mia­do… Es­tu­pe­fac­ción.

La Voz de Galicia (A Coruña) - XL Semanal - - Correo - MI­GUEL ÁN­GEL HER­NÁN­DEZ MON­TES. VI­GO

Por el re­la­to, tan rea­lis­ta co­mo in­quie­tan­te, de có­mo la jus­ti­cia nau­fra­ga y pe­na­li­za a quie­nes se ofre­cie­ron a co­la­bo­rar con ella. Sor­pre­sa o asom­bro tan gran­de que de­jan al que la pa­de­ce ató­ni­to e in­ca­paz de reac­cio­nar. Ha­ce dos do­min­gos asis­ti­mos a una es­ce­na de vio­len­cia ma­chis­ta. Un hom­bre jo­ven su­je­ta­ba por el cue­llo a una chi­ca en la ca­lle. Cuan­do nos acer­ca­mos, el va­rón aban­do­nó el lu­gar a pie y ella, des­cal­za, des­orien­ta­da y bal­bu­cean­te, san­gra­ba abun­dan­te­men­te por la ca­ra. La tran­qui­li­za­mos y pe­di­mos ayu­da a la Po­li­cía. Días más tar­de re­ci­bí una ci­ta­ción del Juz­ga­do de Vio­len­cia de Gé­ne­ro, don­de pres­té de­cla­ra­ción tras una ho­ra de es­pe­ra. Ayer se ce­le­bró el jui­cio, en el que par­ti­ci­pé co­mo tes­ti­go. Tam­bién se pre­sen­ta­ron tres po­li­cías: dos lo­ca­les y uno na­cio­nal. Mien­tras aguar­dá­ba­mos el lla­ma­mien­to (otra ho­ra de es­pe­ra), lle­gó la jo­ven agre­di­da, acom­pa­ña­da, sí, ¡del agre­sor! Co­mo si asis­tie­ran a una se ha­cían arru­ma­cos y se tran­qui­li­za­ban mu­tua­men­te, mien­tras a mí me em­bar­ga­ba una agria sen­sa­ción de que el que es­ta­ba fue­ra de lu­gar era yo. Co­mo no apren­do, vol­ve­ría a ac­tuar de la mis­ma ma­ne­ra. Aun­que me ha­ya que­da­do es­tu­pe­fac­to.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.