Ani­ma­les de com­pa­ñía

Vo­lun­ta­ris­mo

La Voz de Galicia (A Coruña) - XL Semanal - - Magazine Firmas - Por Juan Manuel de Prada www.xl­se­ma­nal.com/prada www.juan­ma­nuel­de­pra­da.com

la po­lí­ti­ca, que tal como la con­ci­bió Aris­tó­te­les era la em­pre­sa más no­ble a la que po­día en­co­men­dar­se un hom­bre, se ha con­ver­ti­do hoy en una pa­sión in­no­ble, a la que só­lo pue­den de­di­car­se los ca­na­llas o los dis­mi­nui­dos men­ta­les (los pri­me­ros, con co­no­ci­mien­to de cau­sa, y en bus­ca de pi­tan­za; los se­gun­dos, de ma­ne­ra in­cons­cien­te, al mo­do de ton­tos úti­les). Pues la pre­mi­sa fal­sa sobre la que se asien­ta la po­lí­ti­ca mo­der­na no es otra sino la imposibilidad de co­no­cer la reali­dad de las co­sas; y de es­ta pre­mi­sa fal­sa, a mo­do de co­ro­la­rio ve­ne­no­so, na­ce en el po­lí­ti­co mo­derno el afán de cons­truir un mun­do ar­ti­fi­cial a su pro­pia me­di­da y se­gún su san­ta vo­lun­tad (lue­go su éxi­to de­pen­de­rá de que con­si­ga ha­cer creer a las ma­sas cre­ti­ni­za­das que su san­ta vo­lun­tad es tam­bién la vo­lun­tad ge­ne­ral, o si­quie­ra ma­yo­ri­ta­ria). Es­ta su­pues­ta imposibilidad pa­ra co­no­cer la reali­dad de las co­sas aca­ba ha­cien­do im­po­si­ble to­da for­ma de po­lí­ti­ca en­ten­di­da al mo­do aris­to­té­li­co; y, en su lu­gar, pro­pi­cia una po­lí­ti­ca fun­da­da en fi­lo­so­fías idea­lis­tas, que pos­tu­la que ca­da hom­bre puede 'crear' su ver­dad, da­do que no hay una ver­dad ob­je­ti­va y uni­ver­sal­men­te vá­li­da sobre las co­sas (em­pe­zan­do por la pro­pia na­tu­ra­le­za hu­ma­na). Se tra­ta, pues, de una po­lí­ti­ca pu­ra­men­te vo­lun­ta­ris­ta que pres­cin­de de la reali­dad y se de­di­ca tan só­lo al ha­llaz­go de la uti­li­dad, mo­vi­da por el egoís­mo o el sec­ta­ris­mo; o, di­cho de otra ma­ne­ra, una po­lí­ti­ca cu­ya pra­xis ya no se fun­da­men­ta en una theo­ria re­sul­tan­te del es­tu­dio de la reali­dad de las co­sas, sino en una poie­sis que es pu­ra (y fan­ta­sio­sa) vo­lun­tad de po­der. Pe­ro pa­ra que es­ta po­lí­ti­ca pu­ra­men­te vo­lun­ta­ris­ta sea po­si­ble, pa­ra que no de­ge­ne­re en una pu­ra anar­quía, los vo­tan­tes que la sos­tie­nen tie­nen que so­me­ter su vo­lun­tad a la vo­lun­tad de tal o cual par­ti­do que dice re­pre­sen­tar­los, o de tal o cual gru­po par­la­men­ta­rio, que si es ma­yo­ri­ta­rio po­drá im­po­ner su vo­lun­tad. Y, a cam­bio de es­te so­me­ti­mien­to, los vo­tan­tes re­ci­ben (a mo­do de al­ga­rro­bas que se arro­jan a los go­rri­nos) la po­si­bi­li­dad de li­be­rar­se de los ta­búes, con­vir­tien­do su po­lla o co­ño en rey o rei­na del mun­do mun­dial, me­dian­te lo que he­mos da­do en de­no­mi­nar 'de­re­chos de bra­gue­ta', que son el 'soma' con el que es­ta de­men­cial po­lí­ti­ca vo­lun­ta­ris­ta ocul­ta sus fa­llas. Una po­lí­ti­ca vo­lun­ta­ris­ta que, ade­más de irra­cio­nal, es iló­gi­ca; pues no só­lo se fun­da sobre un error, sino que ade­más no per­mi­te que ese error desa­rro­lle su pro­pia ló­gi­ca. Lo ex­pli­ca­re­mos a con­ti­nua­ción con un ejem­plo muy evi­den­te. El vo­lun­ta­ris­mo pre­ten­de que la vo­lun­tad sea un po­der pro­me­tei­co ca­paz de 'crear' la reali­dad. Así, por ejem­plo, se con­sa­gra un su­pues­to de­re­cho a cam­biar de se­xo, con­tra­rian­do nues­tra pro­pia na­tu­ra­le­za bio­ló­gi­ca, me­dian­te un ac­to de ex­pre­sión so­be­ra­na de la vo­lun­tad, como si la li­ber­tad hu­ma­na pu­die­ra des­vin­cu­lar­se de su pro­pio ser. Hoy no exis­te nin­gún par­ti­do po­lí­ti­co ma­yo­ri­ta­rio que no pro­cla­me con al­bo­ro­zo es­te su­pues­to de­re­cho; en cam­bio, son mu­chos los par­ti­dos que se re­sis­ten a acep­tar el su­pues­to de­re­cho de au­to­de­ter­mi­na­ción de los pue­blos ca­ta­lán o vas­co, cu­yo ob­je­ti­vo es exac­ta­men­te el mis­mo que el su­pues­to de­re­cho a cam­biar­se de se­xo, con la úni­ca di­fe­ren­cia que, mien­tras quien se cam­bia de se­xo nie­ga una reali­dad bio­ló­gi­ca, los vas­cos o ca­ta­la­nes que desean in­de­pen­di­zar­se só­lo nie­gan una reali­dad his­tó­ri­ca en la que, por su­pues­to, no fal­tan la­zos bio­ló­gi­cos, pe­ro que no es bio­ló­gi­ca per se. Am­bos pre­sun­tos de­re­chos se fun­dan sobre la mis­ma pre­mi­sa vo­lun­ta­ris­ta y el mis­mo con­cep­to erró­neo de li­ber­tad (una li­ber­tad des­vin­cu­la­da del ser de las co­sas, fren­te a la li­ber­tad ver­da­de­ra, que sir­ve pa­ra per­fec­cio­nar las co­sas, sin vio­len­tar su ser); y, en es­tric­ta ló­gi­ca, re­co­no­cer uno exi­ge re­co­no­cer el otro. Ade­más, el su­pues­to de­re­cho de au­to­de­ter­mi­na­ción de los pue­blos vio­len­ta me­nos la reali­dad de las co­sas que el su­pues­to de­re­cho al cam­bio de se­xo. Sin em­bar­go, com­pro­ba­mos que los mis­mos que aplau­den los cam­bios de se­xo sa­can pe­cho pa­trio­te­ro, opo­nién­do­se a que Ca­ta­lu­ña o el País Vas­co se in­de­pen­di­cen; e in­ven­tan ro­cam­bo­les­cos sub­ter­fu­gios le­ga­les pa­ra

QEl su­pues­to de­re­cho de au­to­de­ter­mi­na­ción de los pue­blos ca­ta­lán o vas­co tie­ne el mis­mo ob­je­ti­vo que el su­pues­to de­re­cho a cam­biar­se de se­xo

im­pe­dir­lo, pre­ten­dien­do gro­tes­ca­men­te que la vo­lun­tad ma­yo­ri­ta­ria de los vas­cos o ca­ta­la­nes no bas­ta­ría pa­ra su in­de­pen­den­cia, pues ne­ce­si­ta­ría el re­fren­do de la vo­lun­tad na­cio­nal. En cam­bio, a na­die que quie­ra cam­biar de se­xo se le exi­ge el re­fren­do de su fa­mi­lia, ni de sus ve­ci­nos, ni si­quie­ra del usu­fruc­tua­rio de sus ór­ga­nos ge­ni­ta­les. Y es que al­go que en su ori­gen es fal­so, como el vo­lun­ta­ris­mo, aca­ba por co­jo­nes sien­do tam­bién iló­gi­co. Por­que to­da for­ma de fa­la­cia aca­ba ge­ne­ran­do pu­tres­cen­cias que só­lo los ca­na­llas o los dis­mi­nui­dos men­ta­les pue­den tra­gar­se tan cam­pan­tes.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.