DOS SA­COS DE CE­REAL POR FA­MI­LIA

La Voz de Galicia (A Coruña) - XL Semanal - - Magazine A Fondo -

Mien­tras las éli­tes de la ca­pi­tal en­sal­zan el cre­ci­mien­to eco­nó­mi­co, en las mon­ta­ñas de Am­ha­ra –el co­ra­zón de Etio­pía– la cam­pe­si­na Des­tay Ze­ge­ye su­fre. «Ya no te­ne­mos su­fi­cien­te pa­ra co­mer», se la­men­ta. El año pa­sa­do no hu­bo belg, la es­ta­ción cor­ta de las llu­vias; tam­po­co ki­remt, la es­ta­ción lar­ga. Ze­ge­ye dice que so­lo han po­di­do re­co­lec­tar 100 ki­los de teff, el prin­ci­pal ce­real del país. Dos sa­cos pa­ra una fa­mi­lia de sie­te per­so­nas, muy po­co pa­ra vi­vir. ¿Có­mo con­si­gue sa­car ade­lan­te a su fa­mi­lia? A ve­ces su ma­ri­do ga­na un par de bi­rres gra­cias a un pro­gra­ma de em­pleo del Gobierno pa­ra la cons­truc­ción de es­cue­las, ca­lles y al­ji­bes. Ade­más, ha­ce po­co han ven­di­do dos de sus cua­tro bue­yes. Y lue­go es­tán las ra­cio­nes que re­ci­ben del Es­ta­do, 15 ki­los de ce­real por mes y ho­gar. En las tie­rras al­tas en­con­tra­mos la mis­ma es­tam­pa des­co­ra­zo­na­do­ra: sue­los cuar­tea­dos y du­ros, pe­dre­ga­les,

LA ES­TAM­PA DE NI­ÑOS FA­MÉ­LI­COS NO CA­SA CON LA IMA­GEN QUE LA DIC­TA­DU­RA DE ETIO­PÍA QUIE­RE DAR AL MUN­DO

Qcau­ces se­cos, ni una mo­ta de ver­de en ki­ló­me­tros a la re­don­da. Y aquí y allá, pue­blos de mon­ta­ña que no de­jan de cre­cer. Qua­li­sa es uno de ellos. Ha­ce 15 años vi­vían aquí 1500 per­so­nas; hoy ron­dan las 12.000. La de­fo­res­ta­ción es con­se­cuen­cia de la ex­ten­sión del se­den­ta­ris­mo: las la­de­ras de las mon­ta­ñas, an­tes cu­bier­tas de ve­ge­ta­ción, se ta­la­ron pa­ra abas­te­cer de le­ña y ma­te­ria­les de cons­truc­ción a un nú­me­ro siem­pre cre­cien­te de per­so­nas. Al mis­mo tiem­po, la pro­duc­ción agrí­co­la no ha po­di­do se­guir el rit­mo de cre­ci­mien­to de la po­bla­ción. Des­de la gran cri­sis ali­men­ta­ria de 1984-1985, el nú­me­ro de ha­bi­tan­tes de Etio­pía ha pa­sa­do de 41 a 103 mi­llo­nes. Un ter­cio de la po­bla­ción si­gue por de­ba­jo del um­bral de la des­nu­tri­ción; en mu­chas par­tes del país, sim­ple­men­te no hay su­fi­cien­te pa­ra to­dos. La cau­sa prin­ci­pal es la agri­cul­tu­ra de sub­sis­ten­cia. Mi­llo­nes de pe­que­ños agri­cul­to­res no es­tán en con­di­cio­nes de con­se­guir ma­yo­res in­gre­sos. Ca­re­cen de ca­pi­tal, ma­qui­na­ria, fer­ti­li­zan­tes y se­mi­llas. Ade­más, sus tie­rras son pro­pie­dad del Es­ta­do: so­lo se les per­mi­te cul­ti­var­las, pe­ro no hi­po­te­car­las. Y por eso si­guen pe­lean­do con­tra un sue­lo ago­ta­do con he­rra­mien­tas an­te­di­lu­via­nas. Etio­pía necesita una re­vo­lu­ción agrí­co­la. Sin em­bar­go, el Gobierno ha­ce muy po­co por me­ca­ni­zar la agri­cul­tu­ra. Al con­tra­rio: apues­ta por la in­dus­tria­li­za­ción. Su mo­de­lo tam­bién in­clu­ye la ce­sión tem­po­ral de enor­mes por­cio­nes de tie­rra a empresas agrí­co­las ex­tran­je­ras, que ex­por­tan ali­men­tos en gran­des can­ti­da­des… un con­tra­sen­ti­do en un país que en es­tos mo­men­tos tie­ne que im­por­tar cien­tos de mi­les de to­ne­la­das de tri­go pa­ra com­pen­sar la dis­mi­nu­ción de las co­se­chas pro­vo­ca­da por la sequía. Los ex­per­tos avi­san de que el ham­bre po­dría con­ver­tir­se en cró­ni­ca en el año 2035, cuan­do se cal­cu­la que en Etio­pía vi­van 150 mi­llo­nes de per­so­nas. «So­mos de­ma­sia­dos», dice Aye­new Fe­re­de, je­fe de un ke­be­le, la uni­dad ad­mi­nis­tra­ti­va de me­nor ta­ma­ño del país. «Se ha ago­ta­do to­do: el agua, las re­ser­vas de ce­rea­les, el ali­men­to pa­ra el ga­na­do. Si no llue­ve, ten­dre­mos que ir­nos». ¿Adón­de? «A la ciu­dad, a Eu­ro­pa, a don­de ha­ya agua y co­mi­da».

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.