Pe­que­ñas in­fa­mias

Za­va­li­ta y las fe­mi­nis­tas

La Voz de Galicia (A Coruña) - XL Semanal - - Magazine Firmas - Www.xl­se­ma­nal.com/car­men­po­sa­das

el vier­nes es la fies­ta de fin de cur­so, ca­da ma­dre trae­rá al­go pa­ra la me­rien­da. Por su­pues­to tú pue­des apor­tar una tar­ta que com­pres por ahí en vez de al­go ca­se­ro, como es­tás tan ocu­pa­da…». Es­te diá­lo­go, sa­ca­do de una pe­lí­cu­la de An­ne Hat­ha­way, re­su­me un he­cho nue­vo y na­da tran­qui­li­za­dor: el re­gre­so, a tra­vés de la mo­da de lo na­tu­ral y eco­ló­gi­co, de cier­tos ro­les fe­me­ni­nos más an­ces­tra­les y re­tró­gra­dos. Es­ta otra es­ce­na la vi­ví ha­ce unos me­ses. En un vue­lo tran­satlán­ti­co me to­có al la­do una ma­má jo­ven, muy gua­pa y con es­tu­dios uni­ver­si­ta­rios, que via­ja­ba con su hi­jo de dos años. Ante mi sor­pre­sa, lle­ga­da la ho­ra em­pe­zó a dar de ma­mar al re­to­ño des­pués de que es­te, ha­blan­do como un ca­te­drá­ti­co, so­li­ci­ta­ra el ser­vi­cio de co­me­dor. No se­ré yo quien se me­se los ca­be­llos ante las ma­dres que re­cla­man su de­re­cho a ali­men­tar a sus hi­jos có­mo y cuán­do les plaz­ca, allá ca­da cual con su par­ti­cu­lar afán de pro­ta­go­nis­mo, por no de­cir ex­hi­bi­cio­nis­mo. Pe­ro ¿es com­pa­ti­ble con una vi­da pro­fe­sio­nal ama­man­tar ni­ños has­ta esa edad? Tam­po­co pa­re­ce muy com­pa­ti­ble con el tra­ba­jo lo que pro­pug­nan las muy pro­gre­sis­tas 'miem­bras' de la CUP. Ellas desean que los cen­tros de sa­lud pro­mue­van «mé­to­dos al­ter­na­ti­vos de re­co­ger el san­gra­do mens­trual» a los ca­ros y po­co eco­ló­gi­cos tam­po­nes y com­pre­sas. Pa­ra ello abo­gan por el san­gra­do li­bre (sic) y la uti­li­za­ción de es­pon­jas ma­ri­nas (sic tam­bién). Otro te­ma a de­ba­te hoy en día es el par­to en ca­sa. ¿Pa­ra qué ir a un hos­pi­tal si se puede pa­rir igual en el col­chón de ca­sa, como sa­cra­li­za un co­no­ci­do anun­cio de te­le­vi­sión? Por su­pues­to, y una vez más, pa­rir con do­lor es una op­ción, pe­ro no pa­re­ce pre­ci­sa­men­te 'mo­derno' an­te­po­ner la in­ti­mi­dad a la se­gu­ri­dad o con­si­de­rar irre­le­van­te la con­tri­bu­ción del par­to hos­pi­ta­la­rio a la ho­ra de re­du­cir la mor­ta­li­dad ma­terno-in­fan­til. Men­ción apar­te me­re­ce la te­rri­ble la­cra de la vio­len­cia de gé­ne­ro. Po­dría uno pen­sar que ta­les con­duc­tas son se­cue­las del pa­sa­do, de una edu­ca­ción ma­chis­ta y, por tanto, aje­na a ge­ne­ra­cio­nes más jó­ve­nes. Las es­ta­dís­ti­cas di­cen lo con­tra­rio. El 80 por cien­to de los ado­les­cen­tes dice co­no­cer ac­tos de vio­len­cia en pa­re­jas de su edad, mien­tras que más de la mi­tad de las víc­ti­mas no iden­ti­fi­ca la vio­len­cia ma­chis­ta. «Me con­tro­la por­que me quie­re» o «so­lo quie­re pro­te­ger­me» son los ar­gu­men­tos más ha­bi­tua­les. Qui­zá lo más in­quie­tan­te de es­tas nue­vas con­duc­tas fe­me­ni­nas es que mu­chas de ellas ger­mi­nan y cre­cen flo­re­cien­tes abo­na­das por la cul­pa. ¿Soy una ma­la ma­dre por­que no ha­go tar­tas ca­se­ras y com­pro el dis­fraz del ni­ño en un chino en vez de co­ser­lo pri­mo­ro­sa­men­te con mis ma­nos? ¿Y si no lo ama­man­to has­ta que ten­ga dien­tes? ¿Y si no pa­ro con do­lor? ¿Y si es­tro­peo el me­dioam­bien­te con mis tam­po­nes y com­pre­sas? El gran en­ga­ña­bo­bos de es­tas nue­vas con­duc­tas neo­mu­je­ri­les es que cuen­tan con la coar­ta­da de la vi­da na­tu­ral y eco­ló­gi­ca. ¿En qué mo­men­to las mu­je­res que tanto lu­cha­mos por la igual­dad le­van­ta­mos la guar­dia y evi­ta­mos ver que, lle­va­das al ex­tre­mo, teo­rías como es­tas pue­den aca­bar de­vol­vién­do­nos a vie­jos ro­les fe­me­ni­les? Una vuel­ta a «en ca­sa y con la pa­ta que­bra­da» y sin que na­die nos obli­gue, ade­más. ¿En qué mo­men­to em­pe­za­mos a caer en la tram­pa, en qué mo­men­to, y pa­ra­fra­sean­do Con­ver­sa­ción en la ca­te­dral, se nos jo­dió el fe­mi­nis­mo, Za­va­li­ta? No quie­ro po­ner­me lú­gu­bre, pe­ro hay más in­di­ca­do­res pe­si­mis­tas al res­pec­to y to­dos es­tán re­la­cio­na­dos con nues­tro in­ve­te­ra­do sen­ti­do de la cul­pa, que es mu­cho más acu­sa­do que el mas­cu­lino, y que re­mi­te inexo­ra­ble a nues­tro rol como ma­dres. No en vano, y es­ta es otra evi­den­cia, ca­da año se li­cen­cian más mu­je­res uni­ver­si­ta­rias que hom­bres y con me­jo­res no­tas. Nues­tros pri­me­ros años como pro­fe­sio­na­les

¿Y si no lo ama­man­to has­ta que ten­ga dien­tes? ¿Y si no pa­ro con do­lor? ¿Y si es­tro­peo el me­dioam­bien­te con mis tam­po­nes y com­pre­sas?

Qson bri­llan­tes, pe­ro cuan­do el re­loj bio­ló­gi­co co­mien­za a ha­cer tic­tac, se aca­bó pues­to de re­lum­brón y suel­do es­plén­di­do, la ma­ter­ni­dad es lo pri­me­ro. Y lo es, pe­ro tam­po­co ha­ce fal­ta in­mo­lar­se en su pi­ra. La vi­da mo­der­na per­mi­te com­pa­ti­bi­li­zar tra­ba­jo y fa­mi­lia. Caer en vie­jos tics gra­cias a nue­vas mo­das pseu­do­pro­gre­sis­tas es com­ple­ta­men­te im­bé­cil. Suer­te que soy mu­jer y lo pue­do de­cir. Si es­te ar­tícu­lo lo hu­bie­ra es­cri­to un hom­bre, aho­ra mis­mo lo es­ta­rían cru­ci­fi­can­do esas mis­mas fe­mi­nis­tas que pro­pug­nan el san­gra­do li­bre y la lac­tan­cia has­ta los tres años.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.