El 'fe­nó­meno dron' des­pe­ga en Es­pa­ña

Las ca­rre­ras de dro­nes ya mue­ven pre­mios mi­llo­na­rios. En ju­lio y sep­tiem­bre, Es­pa­ña se­rá se­de de dos com­pe­ti­cio­nes in­ter­na­cio­na­les que re­uni­rán a cien­tos de pi­lo­tos. Pe­ro los dro­nes son mu­cho más. Sus usos em­pre­sa­ria­les crea­rán 250.000 em­pleos has­ta 2050,

La Voz de Galicia (A Coruña) - XL Semanal - - Sumario -

Me sien­to Su­per­man. Vue­lo en­tre los ár­bo­les, es­qui­vo obs­tácu­los. Vas al fi­lo de la na­va­ja, sien­tes el ries­go. Es adre­na­li­na pu­ra». Javier Ver­de­gay, al­me­rien­se de 29 años, se convierte ca­si a dia­rio en Ja­vi 'el Ver­de'. A su ami­go Da­niel Pa­chón le ocu­rre al­go si­mi­lar. «La sen­sa­ción de li­ber­tad al vo­lar es in­creí­ble», ase­gu­ra es­te pa­cen­se de 28 años tam­bién co­no­ci­do co­mo Dani 'Pa­chá'.

El Ver­de y Pa­chá no po­seen su­per­po­de­res, aun­que pue­da pa­re­cer­lo. La cla­ve de su ex­ci­ta­ción se les apa­re­ció en no­viem­bre de 2014 en for­ma de ví­deo en You­tu­be. Allí des­cu­brie­ron a un gru­po de ami­gos que, en un bos­que de la lo­ca­li­dad fran­ce­sa de Ar­go­nay, ce­le­bra­ba la pri­me­ra ca­rre­ra de dro­nes con ga­fas First Per­son View (FPV), un dis­po­si­ti­vo que, a tra­vés de la cá­ma­ra del dron, tras­la­da a los ojos del pi­lo­to una ima­gen real y en tiem­po real. El in­ven­to em­pu­jó en­ton­ces un sec­tor, el de los dro­nes pa­ra vue­los re­crea­ti­vos, cu­ya evo­lu­ción ha si­do me­teó­ri­ca, tan­to des­de el pun­to de vis­ta tec­no­ló­gi­co co­mo en nú­me­ro de pi­lo­tos, y que as­pi­ra a con­ver­tir­se en bre­ve en una es­pe­cia­li­dad de­por­ti­va. «En me­nos de un año ten­dre­mos al­go si­mi­lar a la Fór­mu­la 1, so­lo que a tres me­tros del sue­lo y a 130 ki­ló­me­tros por ho­ra», va­ti­ci­na Ri­chard Vi­nue­sa, di­rec­tor de la pri­me­ra ca­rre­ra ofi­cial de dro­nes que se ce­le­bra­rá es­te año en Es­pa­ña. La FPV Ra­cing Spain, que ten­drá lu­gar en El Es­co­rial, en Ma­drid, el 2 y el 3 de ju­lio, re­uni­rá a más de 100 pi­lo­tos y se­rá cla­si­fi­ca­to­ria pa­ra la fi­nal eu­ro­pea que se ce­le­bra­rá en Ibi­za el 29 de sep­tiem­bre. El si­guien­te pa­so se­rá la World Dro­ne Ra­cing Cham­pions­hips, el 17 de oc­tu­bre, en Ha­wái, que con­ver­ti­rá a los ga­na­do­res, en di­fe­ren­tes ca­te­go­rías, en cam­peo­nes del mun­do, además de au­men­tar sus cuen­tas co­rrien­tes en 200.000 dó­la­res. «Se­rá un de­por­te que mo­ve­rá ma­sas. ¡Se­gu­ro!», ase­gu­ra con en­tu­sias­mo San­tia­go Bell­ver, pre­si­den­te de la Aso­cia­ción Es­pa­ño­la de Dro­nes y Afi­nes (Ae­dron) y abo­ga­do ex­per­to en De­re­cho Ae­ro­náu­ti­co.

EL OJO QUE TO­DO LO VE. Las ca­rre­ras son, en to­do ca­so, ape­nas uno más de los cre­cien­tes usos que se pue­de dar a un dron –pa­la­bri­ta que, por cier­to, sig­ni­fi­ca 'zum­bi­do' en in­glés–, apar­te de la fun­ción bé­li­ca con la que sue­len aso­ciar­se de for­ma ma­yo­ri­ta­ria. Los dro­nes,

por ejem­plo, ya rea­li­zan la­bo­res de ins­pec­ción in­dus­trial de di­ver­sas in­fra­es­truc­tu­ras co­mo mo­li­nos de vien­to, pa­ne­les so­la­res o ten­di­dos eléc­tri­cos, así co­mo ta­reas de vi­gi­lan­cia, mo­ni­to­ri­za­ción de to­do ti­po de ac­ti­vi­da­des, en car­to­gra­fía y en agri­cul­tu­ra e in­clu­so pa­ra sal­va­men­tos. To­do un mer­ca­do que en Es­pa­ña ape­nas exis­tía en 2014, cuan­do en­tró en vi­gor la pri­me­ra nor­ma­ti­va so­bre el uso de dro­nes ci­vi­les. Des­de en­ton­ces han sur­gi­do 1287 ope­ra­do­res con un to­tal de 2326 dro­nes re­gis­tra­dos, se­gún la Agen­cia Es­ta­tal de Se­gu­ri­dad Aé­rea (AESA). La ci­fra, sin em­bar­go, o así lo ase­gu­ra Bell­ver, no re­fle­ja el pa­no­ra­ma real. Se­gún el ex­per­to, la sed de en­trar en es­te nue­vo y pro­mi­so­rio sec­tor de los dro­nes ci­vi­les ha­ce que «el nú­me­ro de em­pre­sas que ope­ran de for­ma ile­gal sea cin­co ve­ces ma­yor».

LA ALEGALIDAD. El des­con­trol no es, por cier­to, el úni­co as­pec­to ne­ga­ti­vo de la ex­pan­sión de­sen­fre­na­da. Tam­bién lo es la ven­ta de dro­nes sin la exi­gen­cia de un re­gis­tro. «Se es­ti­ma que, des­de el año pa­sa­do, se han ven­di­do al­re­de­dor de 50.000 dro­nes en Es­pa­ña –re­ve­la Bell­ver–. Es­tá muy bien le­gis­lar, pe­ro hay que ha­cer que la ley se cum­pla. El sec­tor de­be cre­cer bien y or­de­na­da­men­te». Al­go que, de mo­men­to, no su­ce­de. Los dro­nes co­mer­cia­les que ope­ran le­gal­men­te lle­van una pla­ca con su nú­me­ro de se­rie y los da­tos de la em­pre­sa ope­ra­do­ra. En el res­to, es de­cir, la ma­yo­ría, es im­po­si­ble iden­ti­fi­car al pro­pie­ta­rio. En los 22 me­ses que la nor­ma­ti­va lle­va en vi­gor se han ce­rra­do 35 ex­pe­dien­tes, que su­ma­ron 250.400 eu­ros de mul­tas por, so­bre to­do, vo­lar en zo­nas no per­mi­ti­das. Eso no sig­ni­fi­ca que no ha­ya ha­bi­do más in­frac­cio­nes a la le­gis­la­ción, que prohí­be ope­rar dro­nes por la no­che, en lu­ga­res po­bla­dos, cer­ca de ae­ro­puer­tos o a una al­tu­ra su­pe­rior a 120 me­tros. Nor­mas ca­si to­das que fue­ron vio­la­das re­cien­te­men­te cuan­do tres dro­nes vo­la­ron a unos 900 me­tros de al­tu­ra in­ter­po­nién­do­se en la tra­yec­to­ria de des­cen­so de un Air­bus 320 con 168 pa­sa­je­ros pro­ve­nien­te de Fránc­fort ha­cia el ae­ro­puer­to de Bil­bao. Por suer­te, el pi­lo­to de Luft­han­sa con­si­guió es­qui­var­los, pe­ro, al cie­rre de es­ta edi­ción, la Er­tzain­tza no ha­bía lo­ca­li­za­do a sus pro­pie­ta­rios. Esa mis­ma se­ma­na, un cua­dri­cóp­te­ro im­pac­tó con­tra otro Air­bus 320, es­ta vez de Bri­tish Air­ways, que vo­la­ba con 120 pa­sa­je­ros en­tre Gi­ne­bra y Lon­dres, cuan­do se pre­pa­ra­ba pa­ra ate­rri­zar en Heath­row. Y en fe­bre­ro ocu­rrió al­go si­mi­lar cuan­do una ae­ro­na­ve de Air Fran­ce ini­cia­ba la apro­xi­ma­ción al ae­ro­puer­to Char­les de Gau­lle de Pa­rís. El pe­li­gro es evi­den­te cuan­do la per­so­na que con­tro­la el apa­ra­to ig­no­ra las nor­mas y el sen­ti­do co­mún. La nor­ma­ti­va es­pa­ño­la, en to­do ca­so, es con­si­de­ra­da de­ma­sia­do res­tric­ti­va. Prohí­be vo­lar en zo­nas ur­ba­nas y exi­ge que el dron, siem­pre con un pe­so in­fe­rior a 25 ki­los, es­té den­tro del al­can­ce vi­sual del pi­lo­to y a una dis­tan­cia de es­te no ma­yor de 500 me­tros. Pe­ro el mer­ca­do tien­de a ex­ten­der­se y ya se es­tu­dia una nue­va nor­ma­ti­va que am­plía las zo­nas per­mi­ti­das de vue­lo, al mis­mo tiem­po que se ase­gu­ra de ce­rrar una ma­yor res­pon­sa­bi­li­dad de sus pro­pie­ta­rios.

Tres dro­nes se in­ter­pu­sie­ron en la tra­yec­to­ria de un Air­bus con 168 pa­sa­je­ros en Bil­bao. El des­con­trol su­po­ne un gran ries­go

MÁS DEL NE­GO­CIO. En una dé­ca­da, el ne­go­cio re­pre­sen­ta­rá el diez por cien­to de la fac­tu­ra­ción del sec­tor ae­ro­náu­ti­co, se­gún las pre­vi­sio­nes de la Co­mi­sión Eu­ro­pea: su­pon­drá un vo­lu­men de ne­go­cio de unos 15.000

mi­llo­nes de eu­ros anua­les y la crea­ción de 250.000 em­pleos pa­ra 2050. Es­pa­ña, quin­ta in­dus­tria ae­ro­náu­ti­ca eu­ro­pea por fac­tu­ra­ción, tie­ne en­tre ma­nos un pro­yec­to pio­ne­ro en Eu­ro­pa con 135 mi­llo­nes de eu­ros de in­ver­sión: la cons­truc­ción, en Lu­go, del pri­mer po­lo tec­no­ló­gi­co e in­dus­trial de dro­nes ci­vi­les. El pro­gra­ma, aún sin fe­cha de pues­ta en mar­cha, ha si­do ad­ju­di­ca­do a la es­pa­ño­la In­dra y a la bri­tá­ni­ca Inaer. El ob­je­ti­vo es crear pro­yec­tos de I+D orien­ta­dos a apa­gar fue­gos, vi­gi­lan­cia cos­te­ra y de­tec­ción de ver­ti­dos en el mar. Y ge­ne­ra­rá 600 pues­tos de tra­ba­jo. Va­can­tes que de­be­rán ser cu­bier­tas por nue­vos pro­fe­sio­na­les.

EN­SE­ÑAR A PI­LO­TAR.

En es­te sen­ti­do, el mer­ca­do de la for­ma­ción no se cru­za de bra­zos. La ofer­ta de cur­si­llos de pi­lo­to de dro­nes es enor­me –se han es­ta­ble­ci­do 65 ATO (es­cue­las de for­ma­ción re­co­no­ci­das por AESA)– y los pre­cios va­rían en­tre 400 y 6200 eu­ros. La Uni­ver­si­dad de Cá­diz (UCA), sin em­bar­go, va más allá de las en­se­ñan­zas de pi­lo­ta­je al crear el pri­mer tí­tu­lo de Ex­per­to Uni­ver­si­ta­rio en Vehícu­los Aé­reos No Tri­pu­la­dos y Sus Apli­ca­cio­nes. La pri­me­ra pro­mo­ción se gra­dúa es­te año. Se tra­ta, en­tre otros per­fi­les, de mé­di­cos, in­ge­nie­ros, ar­qui­tec­tos, abo­ga­dos o ex­per­tos me­dioam­bien­ta­les que quie­ren am­pliar sus cam­pos de ac­tua­ción. «Cre­ce una nue­va in­dus­tria al­re­de­dor de los dro­nes que de­man­da es­pe­cia­lis­tas –ex­pli­ca Luis Bar­be­ro, res­pon­sa­ble del Ser­vi­cio de Dro­nes pa­ra la In­ves­ti­ga­ción de la UCA–. Se pue­de tra­ba­jar en to­po­gra­fía, fo­to­gra­fía, agri­cul­tu­ra, pa­tri­mo­nio, mu­seos… Hay un ni­cho muy im­por­tan­te de tra­ba­jo». Los dro­nes son ya mu­cho más que un jue­go.

Ya se han abier­to en Es­pa­ña 65 es­cue­las pa­ra en­se­ñar a pi­lo­tar dro­nes, y la Uni­ver­si­dad de Cá­diz ha crea­do un tí­tu­lo es­pe­cí­fi­co

POR PRISCILA GUILAYN / FO­TO­GRA­FÍAS: CAR­LOS LUJÁN

NE­GO­CIO A LA VIS­TA. Ha­ce un año se in­ven­tó un so­por­te pa­ra co­lo­car so­bre los dro­nes las mar­cas de los pa­tro­ci­na­do­res; en Es­ta­dos Uni­dos ya se re­trans­mi­ten al­gu­nas ca­rre­ras por te­le­vi­sión.

¡HA­LLA­DO! En un mo­ni­tor (fo­to de aba­jo) el equi­po de sal­va­men­to ve en di­rec­to lo mis­mo que el dron.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.