Mi­chael Hayden –di­rec­tor de la NSA y de la CIA en los tiem­pos de Geor­ge W. Bush– no de­ja in­di­fe­ren­te. Con­ven­ci­do de que con­tra el enemi­go to­do va­le, na­die tu­vo más po­der que él en los ser­vi­cios se­cre­tos ame­ri­ca­nos.

Fue di­rec­tor de la NSA y de la CIA en los tiem­pos de Geor­ge W. Bush y uno de los hom­bres con más po­der al fren­te de los ser­vi­cios se­cre­tos de Es­ta­dos Uni­dos. Po­cas per­so­nas en el mun­do co­no­cen tan­tos asun­tos tur­bios co­mo él. Ha­bla­mos con es­te ge­ne­ral de c

La Voz de Galicia (A Coruña) - XL Semanal - - Sumario - POR KATJA GLOGER / FO­TO­GRA­FÍA: DOUG MILLS

TIE­NE UN PRO­BLE­MA, ES CA­SI CO­MO una pe­que­ña iro­nía de la his­to­ria. Du­ran­te una dé­ca­da fue uno de los hom­bres más po­de­ro­sos de Es­ta­dos Uni­dos, el úni­co que ha si­do di­rec­tor de la NSA y de la CIA. Sin em­bar­go, Mi­chael Hayden no tie­ne co­ne­xión con el mun­do ex­te­rior. Hoy no le fun­cio­nan ni In­ter­net ni el te­lé­fono fi­jo; no hay se­ñal, na­da. Tie­ne que es­pe­rar a que ven­gan los téc­ni­cos. Así que nos ofre­ce ha­cer la en­tre­vis­ta en su ca­sa, en los al­re­de­do­res de Was­hing­ton. A fin de cuen­tas, aña­de, no tie­ne na­da que es­con­der. El ge­ne­ral de cua­tro es­tre­llas Mi­chael V. Hayden, de 71 años, for­ma par­te de la éli­te de los ser­vi­cios se­cre­tos de Es­ta­dos Uni­dos. Ha de­di­ca­do to­da su vi­da al es­pio­na­je. Di­ná­mi­co, in­for­mal, a ve­ces in­clu­so con una jo­via­li­dad de abue­lo bo­na­chón, pe­ro siem­pre fir­me. Fue nom­bra­do di­rec­tor de la Agen­cia de Se­gu­ri­dad Na­cio­nal, la NSA, en 1999. Cuan­do hoy se ha­bla de la NSA co­mo de un apa­ra­to de es­pio­na­je global que dis­po­ne de re­cur­sos tec­no­ló­gi­cos prác­ti­ca­men­te ili­mi­ta­dos, en bue­na me­di­da se de­be a la la­bor de Mi­chael Hayden, el que fue­ra uno de sus prin­ci­pa­les ar­qui­tec­tos. Co­mo di­rec­tor de la CIA tam­bién ope­ró en «los már­ge­nes», fór­mu­la que em­plea él mis­mo. Po­cas per­so­nas en el mun­do co­no­cen tan­tos se­cre­tos tur­bios co­mo él. Hayden si­gue sien­do un hom­bre muy ocu­pa­do. Di­ri­ge –jun­to con el an­ti­guo se­cre­ta­rio de Se­gu­ri­dad Na­cio­nal Mi­chael Cher­toff– el Cher­toff Group, una es­pe­cie de con­sul­to­ra em­pre­sa­rial pa­ra cues­tio­nes de se­gu­ri­dad. Tam­bién im­par­te con­fe­ren­cias y se de­di­ca a su li­bro de

me­mo­rias. Por to­das par­tes re­ci­be ala­ban­zas por su tra­ba­jo, afir­ma. Más que nun­ca, es­tá con­ven­ci­do de en­con­trar­se en el la­do co­rrec­to de la his­to­ria.

Xl­se­ma­nal.

Ge­ne­ral Hayden, us­ted ha si­do uno de los hom­bres con más po­der al fren­te de los ser­vi­cios se­cre­tos. Tam­bién sim­bo­li­za el la­do os­cu­ro de Es­ta­dos Uni­dos. Mi­chael Hayden. Es­ta­dos Uni­dos se en­con­tra­ba, y se en­cuen­tra, en gue­rra. Con mi tra­ba­jo he con­tri­bui­do a sal­va­guar­dar la se­gu­ri­dad y la li­ber­tad de Amé­ri­ca. Y sí, es po­si­ble que ha­ya­mos ac­tua­do con cier­ta agre­si­vi­dad. Apu­ra­mos to­das las po­si­bi­li­da­des.

XL. Ba­jo su man­do, la NSA se con­vir­tió en una ma­qui­na­ria de es­pio­na­je global. Tam­bién ha de­fen­di­do los mé­to­dos de tor­tu­ra usa­dos por la CIA en los in­te­rro­ga­to­rios. ¿No se arre­pien­te? ¿No hu­bo erro­res, nin­gún fra­ca­so? M.H. En es­te ne­go­cio del es­pio­na­je, la ver­dad es que so­mos real­men­te bue­nos, in­clu­so di­ría que ca­si per­fec­tos. ¿Mi ma­yor error? Pro­ba­ble­men­te la cues­tión de las ar­mas de des­truc­ción ma­si­va en Irak.

XL. Su pre­sun­ta exis­ten­cia sir­vió al Go­bierno de Bush co­mo fun­da­men­to pa­ra la gue­rra de Irak, una de­ci­sión ca­tas­tró­fi­ca ba­jo cual­quier pun­to de vis­ta. Ar­mas de des­truc­ción ma­si­va nun­ca hu­bo. M.H. Yo tam­bién tu­ve voz en aque­lla de­ci­sión.

XL. ¿Y cuál fue el sen­ti­do de su vo­to? M.H. A fa­vor. Los re­sul­ta­dos de nues­tra in­te­li­gen­cia elec­tró­ni­ca…

XL. … de la que era res­pon­sa­ble co­mo di­rec­tor de la NSA… M.H. … abar­ca­ban des­de «prue­bas am­bi­guas» has­ta abun­dan­tes «prue­bas cla­ras», ba­sa­das en in­di­cios.

XL. ¿Cree que era su­fi­cien­te pa­ra de­can­tar­se por una gue­rra que ha cau­sa­do cien­tos de mi­les de muer­tos? Por si fue­ra po­co, aho­ra te­ne­mos un país aco­sa­do por el caos y el te­rro­ris­mo del lla­ma­do Es­ta­do Is­lá­mi­co. M.H. Las es­ti­ma­cio­nes que hi­ci­mos en aque­llos días re­sul­ta­ron ser equi­vo­ca­das, real­men­te equi­vo­ca­das. Trans­mi­ti­mos una se­gu­ri­dad que no es­tá­ba­mos en con­di­cio­nes de te­ner. No fui­mos lo su­fi­cien­te­men­te cla­ros con nues­tros clien­tes.

XL. ¿Clien­tes? Se re­fie­re al pre­si­den­te de Es­ta­dos Uni­dos, al Go­bierno y al Con­gre­so… M.H. Los ser­vi­cios se­cre­tos siem­pre ac­túan a par­tir de apro­xi­ma­cio­nes, ca­si siem­pre que­dan du­das. Pe­ro, al mis­mo tiem­po, te­ne­mos que ofre­cer­les al­ter­na­ti­vas a nues­tros clien­tes, dis­tin­tas op­cio­nes de ac­tua­ción. El pre­si­den­te Oba­ma tam­bién ha to­ma­do de­ci­sio­nes im­por­tan­tes ba­sa­das en es­te ti­po de in­di­cios. Las pro­ba­bi­li­da­des de que Osa­ma bin La­den se en­con­tra­ra real­men­te en aque­lla ca­sa en Pa­kis­tán, don­de se lo lo­ca­li­zó y aba­tió, eran en el me­jor de los ca­sos del 50 por cien­to, se­gún las es­ti­ma­cio­nes ba­ra­ja­das por la CIA.

XL. Hoy, us­ted si­gue de­fen­dien­do los lla­ma­dos mé­to­dos «am­plia­dos» de in­te­rro­ga­to­rio de la CIA, in­tro­du­ci­dos ba­jo el man­da­to de su pre­de­ce­sor. En­tre ellos se en­cuen­tra por ejem­plo el «sub­ma­rino», prac­ti­ca­do en las cár­ce­les se­cre­tas de la CIA y en el que se si­mu­la­ba el aho­ga­mien­to del pri­sio­ne­ro… M.H. Cuan­do me nom­bra­ron di­rec­tor de la CIA, en 2006, re­du­je los tre­ce mé­to­dos am­plia­dos de in­te­rro­ga­to­rio que se usa­ban en­ton­ces a seis. De ellos, so­lo ca­ta­lo­ga­ría co­mo real­men­te du­ros dos: la pri­va­ción pro­lon­ga­da de ali­men­ta­ción y, so­bre to­do, la pri­va­ción del sue­ño. El aho­ga­mien­to si­mu­la­do ya no es­tá en uso, se em­pleó por úl­ti­ma vez en 2003. Aun­que era un mé­to­do real­men­te efec­ti­vo.

XL. ¿Es­tá jus­ti­fi­can­do la tor­tu­ra? M.H. Tres fis­ca­les ge­ne­ra­les de Es­ta­dos Uni­dos lo han de­fi­ni­do co­mo un mé­to­do no de tor­tu­ra.

XL. El fis­cal ge­ne­ral de Oba­ma, Eric Hol­der, lo veía de otra ma­ne­ra y de­ci­dió abrir una in­ves­ti­ga­ción con­tra va­rios em­plea­dos de la CIA. M.H. Se ce­rró al ca­bo de tres años. En su día me leí unos 800 in­for­mes de in­te­rro­ga­to­rios, a ve­ces me los lle­va­ba a ca­sa los fi­nes de se­ma­na. En esas car­pe­tas es­ta­ban los re­sul­ta­dos de los mé­to­dos am­plia­dos de in­te­rro­ga­to­rio. Y esos re­sul­ta­dos eran que, tras pa­sar por esos mé­to­dos, mu­chos pre­sos coope­ra­ban al ver­se so­me­ti­dos a esa si­tua­ción de in­de­fen­sión y des­am­pa­ro. Mu­chas ve­ces no ha­cía fal­ta más de una se­ma­na pa­ra que al­can­za­ran ese es­ta­do.

XL. Una co­mi­sión de in­ves­ti­ga­ción del Se­na­do de Es­ta­dos Uni­dos lle­gó a otra con­clu­sión. Con­clu­yó que esos mé­to­dos no eran efec­ti­vos. Al con­tra­rio: pro­vo­ca­ban con­fe­sio­nes in­ven­ta­das. M.H. El he­cho cier­to es que la CIA te­nía unos 120 pri­sio­ne­ros ca­ta­lo­ga­dos co­mo re­le­van­tes. Se em­plea­ron téc­ni­cas am­plia­das de in­te­rro­ga­to­rio con un ter­cio de

"EL AHO­GA­MIEN­TO SI­MU­LA­DO YA NO ES­TÁ EN USO. SE UTI­LI­ZÓ POR ÚL­TI­MA VEZ EN 2003. PE­RO ERA MUY EFEC­TI­VO" "LOS DE LA CIA FORMAMOS LA PRI­ME­RA LÍ­NEA DE DE­FEN­SA. VA­MOS DON­DE NA­DIE VA. OPERAMOS EN LOS MÁR­GE­NES LE­GA­LES, PO­LÍ­TI­COS Y ÉTICOS"

ellos. Tres pri­sio­ne­ros fue­ron so­me­ti­dos a aho­ga­mien­tos si­mu­la­dos, en­tre ellos Ja­lid Sheij Moha­med, el prin­ci­pal ideó­lo­go de los aten­ta­dos del 11 de sep­tiem­bre. Y fun­cio­nó. Pe­ro lo que más con­tri­bu­yó a que Sheij Moha­med ha­bla­ra fue la pri­va­ción de sue­ño. XL. ¿El fin jus­ti­fi­ca los me­dios? M.H. No, pe­ro ¿có­mo de­fi­ne us­ted la mo­ral? Re­cha­zar ca­te­gó­ri­ca­men­te es­te ti­po de téc­ni­cas es loa­ble, cier­to; ha­ce fal­ta mu­cho va­lor pa­ra de­fen­der­las, aun sa­bien­do que pro­du­cen re­sul­ta­dos. Por mis car­gos, so­bre to­do co­mo di­rec­tor de la CIA, he te­ni­do mu­cha más res­pon­sa­bi­li­dad ope­ra­ti­va que la ma­yo­ría de los ciu­da­da­nos de es­te país, al mar­gen del pre­si­den­te, cla­ro. Los de la CIA formamos la pri­me­ra lí­nea de de­fen­sa. Va­mos don­de na­die va. Operamos siem­pre en los már­ge­nes le­ga­les, po­lí­ti­cos, éticos. XL. En esos már­ge­nes po­de­mos si­tuar Ste­llar­wind ('pol­vo es­te­lar'). Es un nom­bre muy bo­ni­to pa­ra lo que en reali­dad es un pro­gra­ma al­ta­men­te se­cre­to, pues­to en mar­cha en 2001, ba­jo su man­do, y con el que la NSA tam­bién em­pe­zó a es­piar y re­gis­trar las co­mu­ni­ca­cio­nes de los pro­pios ciu­da­da­nos es­ta­dou­ni­den­ses, además de las del res­to del mun­do, ob­via­men­te. M.H. Así lo de­ci­dió el pre­si­den­te Bush en uso de sus atri­bu­cio­nes co­mo co­man­dan­te en je­fe del país. XL. Y por­que us­ted se lo pro­pu­so... M.H. Un mo­men­to: fue el di­rec­tor de la CIA en aquel mo­men­to, Geor­ge Te­net, el que, por en­car­go del pre­si­den­te, me pre­gun­tó qué más po­día­mos ha­cer. XL. Aque­lla pre­gun­ta fue una in­vi­ta­ción a que la NSA in­cre­men­ta­ra su po­der. La agen­cia no tar­dó en con­ver­tir­se en aque­llo que us­ted qui­so que fue­ra: pa­só de ser un re­cep­tor pa­si­vo de se­ña­les elec­tró­ni­cas a un ca­za­dor global de con­te­ni­dos. M.H. Bá­si­ca­men­te, se tra­ta­ba de una vi­gi­lan­cia a dis­tan­cia ba­sa­da en los me­ta­da­tos. XL. Es de­cir, ba­sa­da, por ejem­plo, en los da­tos de co­ne­xio­nes te­le­fó­ni­cas o de co­rreo elec­tró­ni­co apor­ta­dos por las em­pre­sas te­le­fó­ni­cas y pro­vee­do­res de In­ter­net es­ta­dou­ni­den­ses. De es­ta ma­ne­ra, se re­gis­tra­ron cien­tos de mi­les de mi­llo­nes de da­tos so­lo en Es­ta­dos Uni­dos. Us­ted di­jo: «Ma­ta­mos a gen­te ba­sán­do­nos en los me­ta­da­tos». M.H. Se tra­ta­ba de co­mu­ni­ca­cio­nes en­tre te­rro­ris­tas que te­nían ori­gen o des­tino en Es­ta­dos Uni­dos. XL. La NSA so­lo tu­vo éxi­to en un ca­so de es­pio­na­je a ciu­da­da­nos es­ta­dou­ni­den­ses: un nor­te­ame­ri­cano de ori­gen so­ma­lí fue con­de­na­do por ha­ber trans­fe­ri­do 8500 dó­la­res a te­rro­ris­tas en So­ma­lia. M.H. No, tam­bién con­se­gui­mos ha­llar víncu­los con Al Qae­da, des­cu­bri­mos a un te­rro­ris­ta que ya se en­con­tra­ba

en Es­ta­dos Uni­dos. Y no so­lo eso. XL. En cual­quier ca­so, la cla­ve pa­ra la NSA es al­can­zar y ejer­cer una po­si­ción do­mi­nan­te en el cam­po de la vi­gi­lan­cia global. En pa­la­bras de su su­ce­sor, Keith Ale­xan­der: ¿por qué no po­de­mos re­co­ger to­das las se­ña­les, to­do el tiem­po? M.H. Es po­si­ble que en Eu­ro­pa ha­yan caí­do en un error fun­da­men­tal de in­ter­pre­ta­ción. En la cues­tión de la se­gu­ri­dad na­cio­nal no hay una Amé­ri­ca de Bush o una Amé­ri­ca de Oba­ma, so­lo hay una úni­ca Amé­ri­ca. Es cier­to que Oba­ma fue ele­gi­do so­bre to­do por­que era al­guien pre­sun­ta­men­te di­fe­ren­te… XL. … di­fe­ren­te al pre­si­den­te Geor­ge W. Bush. M.H. Sí. Pe­ro, en la en­tre­ga del Pre­mio No­bel de la Paz, Oba­ma ha­bló de la «gue­rra jus­ta». ¿Y qué hi­zo Oba­ma con Ste­llar­wind, ese pro­gra­ma tan cri­ti­ca­do por us­ted? Pues bá­si­ca­men­te se atu­vo a él, in­clu­so am­plió otros pro­gra­mas. XL. En­tre ellos, Prism, que si­gue sien­do una de las he­rra­mien­tas prin­ci­pa­les de la NSA. Per­mi­te el ac­ce­so a los ser­vi­do­res de prác­ti­ca­men­te to­das las em­pre­sas nor­te­ame­ri­ca­nas de In­ter­net: Fa­ce­book, Goo­gle, Mi­cro­soft… M.H. Prism ofre­ce mu­chas más po­si­bi­li­da­des que Ste­llar­wind. En la ac­tua­li­dad, la NSA tie­ne ac­ce­so a mu­chos más me­ta­da­tos que en mi épo­ca. ¿Y por qué? Por­que la prin­ci­pal má­xi­ma de la Ad­mi­nis­tra­ción Oba­ma ha si­do la con­ti­nui­dad. ¿Guan­tá­na­mo? Al­gu­nos pri­sio­ne­ros se van a pa­sar allí to­da su vi­da, nun­ca se­rán lle­va­dos an­te un tri­bu­nal. ¿Ase­si­na­tos se­lec­ti­vos? Oba­ma los ha am­plia­do. So­lo la de­ten­ción y el in­te­rro­ga­to­rio de te­rro­ris­tas por par­te de la CIA son prác­ti­ca­men­te in­via­bles ya. Es­ta­dos Uni­dos se ha des­pe­di­do de fac­to de es­te ti­po de ac­cio­nes. Hoy pre­fe­ri­mos apre­tar un bo­tón cuan­do que­re­mos eli­mi­nar te­rro­ris­tas del cam­po de ba­ta­lla. XL. ¿Ed­ward Snow­den es pa­ra us­ted un trai­dor? M.H. Es in­du­da­ble que ha trai­cio­na­do a sus com­pa­ñe­ros y a la NSA y, so­bre to­do, ha trai­cio­na­do mu­chos se­cre­tos de Es­ta­dos Uni­dos. Pa­ra mí, es un re­ne­ga­do, un de­ser­tor. XL. Un de­ser­tor por­que vi­ve en Mos­cú, ya que la ma­yo­ría de los paí­ses del mun­do se lo ha­brían en­tre­ga­do a Es­ta­dos Uni­dos. M.H. Es­te nue­vo ve­cino de Mos­cú es un jo­ven in­creí­ble­men­te naíf, un nar­ci­sis­ta sin re­me­dio y un ego­cén­tri­co in­cu­ra­ble. No es un so­plón, de­be­ría es­tar en la cár­cel. No le gus­ta­ba lo que la NSA ha­cía. XL. Es de­cir, no le gus­ta­ba que es­tu­vie­ra crean­do un Es­ta­do po­li­cial. El se­na­dor Frank Church ya aler­tó de es­te ries­go en los años se­ten­ta, tras los es­cán­da­los que pro­ta­go­ni­zó la NSA en aque­lla épo­ca. M.H. Por ese mo­ti­vo, aho­ra se in­for­ma al Con­gre­so de Es­ta­dos Uni­dos so­bre es­te ti­po de ac­ti­vi­da­des, de una for­ma cons­tan­te y com­ple­ta. Y tie­nen que ser apro­ba­das por un tri­bu­nal. XL. Sea co­mo fue­re, lo cier­to es que Ed­ward Snow­den ha con­tri­bui­do de for­ma de­ci­si­va a esa trans­pa­ren­cia. Mu­chas per­so­nas le es­tán agra­de­ci­das por ello. M.H. Yo no me cuen­to en­tre ellas, en ab­so­lu­to. XL. Me ima­gino. M.H. Pe­ro Snow­den sí nos hi­zo un re­ga­lo: im­pul­só la dis­cu­sión so­bre la pri­va­ci­dad en la era di­gi­tal. Co­mo di­rec­tor de la NSA, ten­dría que ha­ber en­ca­be­za­do an­tes un debate abier­to so­bre nues­tra la­bor. XL. Re­cien­te­men­te ha res­pal­da­do us­ted a Ap­ple, que se ne­ga­ba a hac­kear el mó­vil del te­rro­ris­ta de San Ber­nar­dino. ¿Mi­chael Hayden es­tá a fa­vor de la pro­tec­ción de da­tos? M.H. No, qué va, no he cam­bia­do de ban­do. Aquí no se tra­ta de pro­tec­ción de da­tos, sino de se­gu­ri­dad. La ma­yor amenaza pa­ra Es­ta­dos Uni­dos ya no es el te­rro­ris­mo, sino los ci­be­ra­ta­ques, las po­si­bles gue­rras que tie­nen lu­gar en In­ter­net, la gue­rra ci­ber­né­ti­ca. Por eso, las tec­no­lo­gías de des­ci­fra­do no de­be­rían ser ac­ce­si­bles a na­die. Cuan­to más se­gu­ro sea el smartp­ho­ne de un ciu­da­dano es­ta­dou­ni­den­se, tan­to me­jor pa­ra la se­gu­ri­dad global de Es­ta­dos Uni­dos. XL. ¿Por qué la NSA es­pió el te­lé­fono mó­vil de la can­ci­ller Mer­kel? M.H. Evi­den­te­men­te, no di­ré si la NSA lo hi­zo o no lo hi­zo, pe­ro los di­ri­gen­tes po­lí­ti­cos y sus in­ten­cio­nes son un ob­je­to le­gí­ti­mo de vi­gi­lan­cia. Aun­que en­tien­do que los ale­ma­nes em­pe­za­ran a hi­per­ven­ti­lar cuan­do se en­te­ra­ron. Por cier­to, ¿se ha co­men­ta­do al­go so­bre el pre­de­ce­sor de An­ge­la Mer­kel? XL. Pa­re­ce ser que la NSA tam­bién ha­bría es­pia­do a Ger­hard Schrö­der por or­den de la Ca­sa Blan­ca… M.H. ¿Y no cree que los ale­ma­nes en­ten­de­rían que Es­ta­dos Uni­dos hu­bie­ra que­ri­do sa­ber lo más po­si­ble acer­ca del can­ci­ller Schrö­der y su pos­tu­ra an­te la gue­rra de Irak? ¿O so­bre sus re­la­cio­nes con Ru­sia? XL. «Es­piar­se en­tre ami­gos, eso no se ha­ce».

"LA IDEA DE QUE DO­NALD TRUMP PU­DIE­RA SER PRE­SI­DEN­TE DE ES­TA­DOS UNI­DOS ME HA­CE SEN­TIR BAS­TAN­TE IN­QUIE­TUD" "EN ES­TE NE­GO­CIO DEL ES­PIO­NA­JE, LA VER­DAD ES QUE SO­MOS REAL­MEN­TE BUE­NOS. ¿MI MA­YOR ERROR? LAS AR­MAS DE DES­TRUC­CIÓN MA­SI­VA DE IRAK"

M.H. [Ríe con ga­nas]. ¿De dón­de ha sa­ca­do eso? XL. Lo di­jo la can­ci­ller Mer­kel. M.H. Henry Kis­sin­ger di­jo una vez: «No hay ser­vi­cios se­cre­tos ami­gos, so­lo hay ser­vi­cios se­cre­tos de paí­ses ami­gos». No se tra­ta de si al­guien es 'bueno' o 'ma­lo'. Lo im­por­tan­te son los con­te­ni­dos. Y no­so­tros los con­se­gui­mos. XL. «Cuan­do quie­ro sa­ber qué pien­sa la can­ci­ller Mer­kel, la lla­mo por te­lé­fono», di­jo Ba­rack Oba­ma. M.H. [Ríe]. Sí, cla­ro. XL. A Do­nald Trump, pro­ba­ble can­di­da­to a la Pre­si­den­cia por su pro­pio par­ti­do, el Re­pu­bli­cano, lo de­fi­ne us­ted co­mo un ries­go pa­ra la se­gu­ri­dad na­cio­nal. M.H. Sí, por­que cuan­do el se­ñor Trump di­ce que to­dos los mu­sul­ma­nes odian a los nor­te­ame­ri­ca­nos, lo que ha­ce es dar nue­vos ar­gu­men­tos a la pro­pa­gan­da de los te­rro­ris­tas. Y los is­la­mis­tas se va­len de ese su­pues­to odio eterno. O su pro­pues­ta de ajus­ti­ciar a los fa­mi­lia­res de los te­rro­ris­tas, aun­que sea al­go que vul­ne­ra cla­ra­men­te las le­yes in­ter­na­cio­na­les. Si lle­ga­ra el ca­so, nues­tros sol­da­dos ten­drían que ne­gar­se a obe­de­cer ór­de­nes. XL. ¿Así que a us­ted tam­bién le pa­re­ce preo­cu­pan­te la idea de un Trump pre­si­den­te? M.H. Mu­cho de lo que Trump di­ce es una com­bi­na­ción de opor­tu­nis­mo y na­cio­na­lis­mo blan­co, una mez­cla de ais­la­cio­nis­mo y au­to­ri­ta­ris­mo, to­do en vir­tud siem­pre del mo­men­to. La idea de que es­te hom­bre pu­die­ra ser pre­si­den­te me ha­ce sen­tir bas­tan­te in­quie­tud.

IN­TE­LI­GEN­CIA FA­MI­LIAR Con su hi­ja, Mar­ga­ret, y su es­po­sa, Jea­ni­ne, en 2006, el día en que el pre­si­den­te Geor­ge W. Bush pre­sen­tó al Se­na­do la can­di­da­tu­ra de Hayden a di­rec­tor de la CIA.

HOM­BRE DE CON­FIAN­ZA Du­ran­te la Ad­mi­nis­tra­ción Bush, na­die tu­vo tan­to po­der co­mo Hayden. A él con­fió el pre­si­den­te sus dos gran­des ar­mas con­tra el te­rror: la NSA en su pri­mer man­da­to y la CIA en el se­gun­do.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.