Una his­to­ria de Es­pa­ña (LXIV). Por Ar­tu­ro Pé­rez-re­ver­te.

Una his­to­ria de Es­pa­ña (LXIV)

La Voz de Galicia (A Coruña) - XL Semanal - - Sumario - por Ar­tu­ro Pé­rez-re­ver­te www.xl­se­ma­nal.com/pe­rez­re­ver­te

mi­guel Pri­mo de Ri­ve­ra, el es­pa­dón dic­ta­dor, fue un hom­bre de bue­nas in­ten­cio­nes, mé­to­dos equi­vo­ca­dos y ma­la suer­te. So­bre to­do, no era un po­lí­ti­co. Su pro­gra­ma se ba­sa­ba en la au­sen­cia de pro­gra­ma, ex­cep­to man­te­ner el or­den pú­bli­co, la mo­nar­quía y la uni­dad de Es­pa­ña, que se es­ta­ba yen­do al ca­ra­jo por las pre­sio­nes de los na­cio­na­lis­mos, so­bre to­do el ca­ta­lán. Pe­ro el dic­ta­dor no ca­re­cía de sen­ti­do co­mún. Su idea bá­si­ca era crear ciu­da­da­nos es­pa­ño­les con sen­ti­do pa­trió­ti­co, edu­ca­dos en co­le­gios efi­ca­ces y crear pa­ra ellos un país mo­derno, a tono con los tiem­pos. Y an­du­vo por ese ca­mino, con ra­zo­na­ble in­ten­ción den­tro de lo que ca­be. En­tre los tan­tos a su fa­vor se cuen­tan la cons­truc­ción y equi­pa­mien­to de nue­vas es­cue­las, el res­pe­to a la huel­ga y los sin­di­ca­tos li­bres, la ju­bi­la­ción pa­ga­da pa­ra cua­tro mi­llo­nes de tra­ba­ja­do­res, la jor­na­da la­bo­ral de ocho ho­ras –fui­mos los pri­me­ros del mun­do en adop­tar­la–, una sa­ni­dad na­cio­nal bas­tan­te po­ta­ble, la­zos es­tre­chos con His­pa­noa­mé­ri­ca, las ex­po­si­cio­nes in­ter­na­cio­na­les de Bar­ce­lo­na y Se­vi­lla, la con­ce­sión de mo­no­po­lios co­mo te­lé­fo­nos y com­bus­ti­bles a em­pre­sas pri­va­das (Te­le­fó­ni­ca, Cam­p­sa), y una in­ver­sión en obras pú­bli­cas, sin pre­ce­den­tes en nues­tra his­to­ria, que mo­der­ni­zó de for­ma es­pec­ta­cu­lar re­ser­vas de agua, re­ga­díos y re­des de trans­por­te. Pe­ro no to­do era Dis­ney­lan­dia. La otra ca­ra de la mo­ne­da, la ma­la, re­si­día en el fon­do del asunto. De una par­te, la Igle­sia Ca­tó­li­ca se­guía mo­jan­do en to­das las sal­sas, y mu­chas re­for­mas so­cia­les, in­clui­das las inevi­ta­bles del pa­so del tiem­po –ci­nes, bai­les, fal­da cor­ta, mu­je­res que ya no se re­sig­na­ban al pa­pel su­mi­so de es­po­sa y ma­dre–, tro­pe­za­ban con los púl­pi­tos y el con­fe­so­na­rio, des­de don­de se­guía di­ri­gién­do­se la vi­da de bue­na par­te de los es­pa­ño­les. La edu­ca­ción es­co­lar, so­bre to­do, era un hue­so que la man­dí­bu­la ecle­siás­ti­ca no sol­ta­ba. Y has­ta la blas­fe­mia –tra­di­cio­nal desaho­go, a fal­ta de otros, de tan­tos su­fri­dos com­pa­trio­tas du­ran­te si­glos– era san­cio­na­da y per­se­gui­da por la po­li­cía. Por otra par­te, los tiem­pos po­lí­ti­cos es­ta­ban re­vuel­tos en to­da Eu­ro­pa, don­de cho­ca­ban fuer­zas con­ser­va­do­ras y na­cio­na­lis­tas con­tra iz­quier­das re­for­ma­do­ras o re­vo­lu­cio­na­rias. El bol­che­vis­mo in­ten­ta­ba con­tro­lar des­de Ru­sia el tin­gla­do, el so­cia­lis­mo y el anar­quis­mo pe­lea­ban por la re­vo­lu­ción, y el fas­cis­mo, que aca­ba­ba de apa­re­cer en Ita­lia, era to­da­vía un ex­pe­ri­men­to nue­vo, cu­yas si­nies­tras con­se­cuen­cias pos­te­rio­res aún no eran pre­vi­si­bles, que go­za­ba de bue­na ima­gen en no po­cos am­bien­tes. Era ten­ta­dor pa­ra al­gu­nos. De to­do eso Es­pa­ña no po­día que­dar al mar­gen ni har­ta de so­pas; y la Bar­ce­lo­na in­dus­trial, so­bre to­do, si­guió sien­do es­ce­na­rio de lu­cha en­tre pa­tro­nos y sin­di­ca­tos, pis­to­le­ris­mo y vio­len­cia. Al pre­si­den­te Da­to, al sin­di­ca­lis­ta Sal­va­dor Se­guí y al car­de­nal Sol­de­vi­lla, en­tre otros, les die­ron ma­ta­ri­le en aten­ta­dos que con­mo­vie­ron a la opi­nión pú­bli­ca. Por otra par­te, fiel a su tác­ti­ca de apre­tar ca­da vez que el Es­ta­do es­pa­ñol flo­jea, el na­cio­na­lis­mo ca­ta­lán ju­ga­ba fuer­te pa­ra con­se­guir una au­to­no­mía pro­pia (la pri­me­ra pi­ta­da al himno na­cio­nal tu­vo lu­gar en 1925 en el cam­po del FC Bar­ce­lo­na, con el re­sul­ta­do in­me­dia­to –eran tiem­pos de me­nos pa­ños ca­lien­tes que aho­ra– del cie­rre tem­po­ral del es­ta­dio). El am­bien­te ca­ta­laú­ni­co es­ta­ba es­pe­so: vio­len­cia pis­to­le­ra y chu­le­ría na­cio­na­lis­ta di­fi­cul­ta­ban los acuer­dos, y la po­si­bi­li­dad de una sa­li­da ra­zo­na­ble, sen­sa­ta, se trun­có sin re­me­dio. Por otro la­do, uno de los pro­ble­mas gra­ves era que to­do lle­ga­ba a la opi­nión pú­bli­ca a tra­vés de una pren­sa po­co li­bre e in­clu­so amor­da­za­da, pues la re­pre­sión de Pri­mo de Ri­ve­ra se cen­tró es­pe­cial­men­te en in­te­lec­tua­les y pe­rio­dis­tas, en­tre los que se da­ba el prin­ci­pal ele­men­to crí­ti­co con­tra la dic­ta­du­ra. El ré­gi­men no te­nía ba­se so­cial y el Par­la­men­to era un pa­ri­pé. Ha­bía mul­tas, arres­tos y des­tie­rros. Pri­mo de Ri­ve­ra odia­ba a los in­te­lec­tua­les y és­tos lo des­pre­cia­ban a muer­te. Las uni­ver­si­da­des, los ban­que­tes de ho­me­na­je, los ac­tos cul­tu­ra­les, se con­ver­tían en pro­tes­tas con­tra el dic­ta­dor. Blas­co Ibá­ñez, Una­muno, Ortega y Gas­set, en­tre mu­chos, to­ma­ron par­ti­do con­tra él. Y Al­fon­so XIII, el rey frí­vo­lo y se­ño­ri­to que ha­bía alen­ta­do la so­lu­ción au­to­ri­ta­ria, em­pe­zó a dis­tan­ciar­se de su mí­li­te fa­vo­ri­to. De­ma­sia­do tar­de. El víncu­lo era de­ma­sia­do es­tre­cho; ya no ha­bía mar­cha atrás ni for­ma de pro­gre­sar por una vía li­be­ral; así que pa­ra cuan­do el rey de­jó caer a Pri­mo de Ri­ve­ra, la mo­nar­quía par­la­men­ta­ria es­ta­ba fiam­bre to­tal. Al­fon­so XIII te­nía en con­tra a to­das las vo­ces au­to­ri­za­das, que no ha­bla­ban ya de con­ven­cer­lo de na­da, sino de echar­lo a la pu­ta ca­lle. De­len­da est mo­nar­chia, di­jo Ortega y Gas­set. Y a eso se de­di­có el per­so­nal, pen­san­do en una re­pú­bli­ca. La ver­dad es que el rey lo ha­bía pues­to fá­cil. [Con­ti­nua­rá].

La pri­me­ra pi­ta­da al himno na­cio­nal tu­vo lu­gar en 1925 en el cam­po del Bar­ce­lo­na, con el re­sul­ta­do in­me­dia­to del cie­rre del es­ta­dio

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.