Mis cien­tí­fi­cos fa­vo­ri­tos. Louann Bri­zen­di­ne.

La Voz de Galicia (A Coruña) - XL Semanal - - Sumario - Por Eduar­do Pun­set.

No es que lo ad­qui­ri­do lle­gue a afec­tar lo in­na­to. Se­gún Louann Bri­zen­di­ne, in­na­to y ad­qui­ri­do ¡son lo mis­mo! Afir­ma es­ta gran psi­quia­tra que to­da con­duc­ta pro­ce­de del ce­re­bro y, a su vez, aque­llo de nues­tro en­torno que nos afec­ta se co­di­fi­ca en las neu­ro­nas, en las cé­lu­las ce­re­bra­les. El debate con Bri­zen­di­ne sur­gió al ha­blar de uno de los te­mas que ha abor­da­do en un par de li­bros: las di­fe­ren­cias en­tre el ce­re­bro del hom­bre y el de la mu­jer. ¿Exis­ten o son di­fe­ren­cias cul­tu­ra­les? Sin ob­viar que per­te­ne­ce­mos a la mis­ma es­pe­cie y que hom­bres y mu­je­res te­ne­mos ce­re­bros muy muy pa­re­ci­dos, exis­ten cir­cui­tos ce­re­bra­les li­ge­ra­men­te dis­tin­tos. Por ejem­plo, la zo­na del ce­re­bro que ri­ge el es­tí­mu­lo se­xual es unas 2,5 ve­ces ma­yor en hom­bres. Se desa­rro­lla du­ran­te la ado­les­cen­cia al dis­pa­rar­se los ni­ve­les de tes­tos­te­ro­na, y eso des­pier­ta en los chi­cos el in­te­rés por el cuer­po fe­me­nino y por la ac­ti­vi­dad se­xual. Las chi­cas no tie­nen un im­pul­so tan acen­tua­do. En cam­bio, se­gún Bri­zen­di­ne, ex­pe­ri­men­tan un pi­co de es­tró­geno y las em­bar­ga un ma­yor de­seo de re­sul­tar atrac­ti­vas pa­ra el se­xo opues­to. El ce­re­bro fe­me­nino cuen­ta con más neu­ro­nas es­pe­jo, res­pon­sa­bles de la em­pa­tía, del sa­ber po­ner­se en la piel del otro y com­pren­der sus emo­cio­nes.

Louann Bri­zen­di­ne

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.