Pe­que­ñas in­fa­mias.

La Voz de Galicia (A Coruña) - XL Semanal - - Sumario - Por Carmen Po­sa­das.

¿Nos ha­brán vis­to ca­ra de im­bé­ci­les?

sé que aho­ra es más im­por­tan­te la for­ma que el fon­do, la fan­fa­rria que la mesura, el en­va­se que el con­te­ni­do, pe­ro, in­mer­sos una vez más en cam­pa­ña elec­to­ral (¿de­ja­mos al­gu­na vez de es­tar­lo?), aquí me tie­nen us­te­des de­ba­tién­do­me en­tre el te­dio y el ca­breo su­pino. Tam­bién pre­gun­tán­do­me: «¿Nos ha­brán vis­to los po­lí­ti­cos ca­ra de im­bé­ci­les?» El otro día tu­ve opor­tu­ni­dad de ver un pro­gra­ma en el que unos ni­ños de cin­co o seis años en­tre­vis­ta­ban a Pa­blo Igle­sias y le ha­cían pre­gun­tas co­mo «¿cuál es tu pos­tu­ra con res­pec­to a la fies­ta de los to­ros?» o «¿qué pro­ble­ma tie­nes con Íñi­go Erre­jón?» Es cier­to que el ni­ño en­tre­vis­ta­dor lo lla­mó «Ore­jón» en vez de «Erre­jón», pe­ro fue el úni­co mo­men­to en que las cria­tu­ras se sa­lie­ron del guion. No cos­ta­ba mu­cho ima­gi­nar al pro­fe­sor y a los or­gu­llo­sos pa­dres fue­ra de es­ce­na ha­cien­do as­pa­vien­tos y so­plan­do: «Ven­ga, Jen­ni­fer, pre­gún­ta­le por el suel­do mí­ni­mo». «¿Es­tás ton­to, Da­vid? Di­le que qué va a ha­cer con la edu­ca­ción con­cer­ta­da». Por su­pues­to, las res­pues­tas del en­tre­vis­ta­do te­nían el tono con­des­cen­dien­te y pa­ter­na­lis­ta de quien ha­bla con un ni­ño pe­que­ño, pe­ro sin per­der de vis­ta que, ob­via­men­te, sus pa­pás eran el pú­bli­co ob­je­ti­vo. Ten­go en­ten­di­do que el res­to de los can­di­da­tos a la Mon­cloa pa­sa­rá tam­bién por es­te no­ve­do­so for­ma­to y es­pe­ro que al­gún ni­ño se atre­va a sal­tar­se el guion y les ha­ga al­gu­na pre­gun­ta de co­se­cha pro­pia co­mo por ejem­plo: ¿Vas a su­bir el pre­cio de las chu­ches? Se­gu­ro que Ma­riano Ra­joy se la agra­de­ce, por­que per­mi­ti­rá de­mos­trar ur­bi et or­bi que ya ha apren­di­do que se di­ce 'las' y no 'los' chu­ches. Ha­blan­do de Ra­joy, tam­bién he te­ni­do opor­tu­ni­dad de ver un ví­deo elec­to­ral en el que, ba­jo el su­ge­ren­te le­ma de «Ca­mi­nan­do rá­pi­do», el pre­si­den­te en fun­cio­nes in­ten­ta dar­nos a co­no­cer su la­do más per­so­nal uti­li­zan­do co­mo gan­cho la primera ac­ti­vi­dad que rea­li­za ca­da jornada. «Siem­pre he pre­fe­ri­do ca­mi­nar rá­pi­do a co­rrer –ex­pli­ca él–. Ca­mi­nar rá­pi­do es mi ma­ne­ra de al­can­zar ob­je­ti­vos. Por­que cuan­do no co­rres, tie­nes me­nos po­si­bi­li­da­des de tro­pe­zar». Pa­ra ilus­trar la me­tá­fo­ra, se le ve a con­ti­nua­ción re­co­rrer a pas­so ve­lo­ce los al­re­de­do­res de Ba­da­joz an­tes del ama­ne­cer (nó­te­se tam­bién el su­til men­sa­je) mien­tras don Ma­riano nos ex­pli­ca que el Gua­dia­na na­ce en las la­gu­nas de Rui­de­ra o se­ña­la dón­de que­da el puen­te vie­jo. A juz­gar por la cam­pa­ña elec­to­ral an­te­rior, pron­to los can­di­da­tos acu­di­rán a va­rios pro­gra­mas de te­le­vi­sión en los que ha­rán ga­la de su des­tre­za bai­lan­do zum­ba, co­ci­nan­do con Ber­tín o des­ba­rran­cán­do­se jun­to con Je­sús Ca­lle­ja por al­gún to­rren­te pro­ce­lo­so. Es lo que aho­ra lla­man 'bus­car el la­do hu­mano de los po­lí­ti­cos'. Ver­los co­mo son en ca­sa, en pan­tu­flas, dan­do de co­mer a su pe­rri­to o cam­bian­do los pa­ña­les de su hi­jo o, en su de­fec­to, de al­gún so­bri­ni­llo o ve­cino, por­que eso de que los hom­bres co­la­bo­ren en las ta­reas de ca­sa gus­ta un mon­tón. Y yo me pre­gun­to: «¿Se­ré yo la úni­ca ra­ra? ¿Se­ré un es­pé­ci­men en vías de ex­tin­ción al que le im­por­ta un ar­di­te lo bien que Ra­joy prepara los es­pa­gue­tis car­bo­na­ra, có­mo jue­ga a la pe­tan­ca Pe­dro Sán­chez, por dón­de pa­sea su pe­rro Pa­blo Igle­sias o qué de­sa­yu­na Al­bert Ri­ve­ra?». Tu­ve mi primera sos­pe­cha al sa­ber que el ví­deo de Mi­che­lle Oba­ma ha­cien­do fle­xio­nes en el pro­gra­ma de Ellen Dege­ne­res se ha con­ver­ti­do en uno de los más vis­tos del pla­ne­ta y lue­go caí del to­do del ca­ba­llo al com­pro­bar có­mo subía la po­pu­la­ri­dad de So­ra­ya Sáenz de San­ta­ma­ría des­pués de bai­lar la sin­to­nía de El hor­mi­gue­ro con Pa­blo Mo­tos. Vis­to lo vis­to, es­toy dis­pues­ta a en­men­dar­me. A par­tir de aho­ra in­ten­ta­ré adi­vi­nar cuál es el pro­gra­ma eco­nó­mi­co de Po­de­mos por los pro­duc­tos que com­pra Pa­blo Igle­sias cuan­do va al mer­ca­do ro­dea­do de cá­ma­ras pa­ra ha­cer sel­fies con los pes­ca­de­ros y las ven­de­do­ras de fru­ta. ¿Y qué tal de­du­cir el mo­de­lo au­to­nó­mi­co de Pe­dro Sán­chez por có­mo co­me los ca­lçots o be­be txa­co­li? Mu­cho me te­mo que, vis­to lo vis­to, los ab­ne­ga­dos vo­tan­tes, ade­más de aguan­tar el te­dio de re­vi­vir la cam­pa­ña an­te­rior co­mo el Día de la Mar­mo­ta, de­be­re­mos con­ver­tir­nos, ade­más, en lec­to­res de sig­nos, in­tér­pre­tes de in­ten­cio­nes, adi­vi­nos de pro­gra­mas po­lí­ti­cos. Un pla­na­zo.

In­ten­ta­ré adi­vi­nar el pro­gra­ma eco­nó­mi­co de Po­de­mos por los pro­duc­tos que com­pra Pa­blo Igle­sias cuan­do va al mer­ca­do ro­dea­do de cá­ma­ras

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.